null: nullpx

Claves para superar la renuencia de muchos hispanos a vacunarse

"Aumentar la tasa de vacunación entre minorías como la hispana es una condición necesaria para lograr la inmunidad colectiva de la que depende el éxito de la lucha contra la pandemia".
Opinión
Miembro del equipo de política de Univision.
2021-07-07T16:10:04-04:00
Comparte
Un hombre recibe la vacuna contra el covid-19 en un hospital de Estados Unidos. Crédito: Adobe Stock

El presidente Biden no logró cumplir su compromiso de vacunar contra el covid-19 a 70 por ciento de los adultos estadounidenses para el cuatro de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos. El porcentaje está en 67 en el momento en que escribo estas líneas. Parte del problema han sido los hispanos que no se han vacunado como es deseable. Es un reflejo del rezago de la comunidad hispana en renglones fundamentales como la educación y el acceso al cuidado de salud y a información verificable.

Junto a los afroamericanos, los hispanos se han visto desproporcionadamente afectados por la pandemia. En centros metropolitanos grandes, como Los Ángeles, Nueva York y Miami, han aportado la mayoría de los contagios, ingresos en hospitales y muertes. Aun así, ha sido cuesta arriba la lucha para lograr que se vacunen y protejan sus vidas, las de sus familiares y las otras personas que les rodean.

Al concluir mayo, por ejemplo, los hispanos representaban el 16 por ciento de los vacunados en Nueva York mientras que los blancos no hispanos eran el 43 por ciento. En California, los hispanos representan 63 por ciento de los casos de coronavirus, pero apenas 29 por ciento de los vacunados, según un reciente informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Las tendencias son similares en otros estados, como la Florida, aunque por fortuna mejoran gracias a intensas campañas federales y estatales para fomentar el acceso equitativo a la vacunación.

Un factor que contribuye al bajo índice de vacunación entre los hispanos ha sido el limitado acceso a la atención médica. Muchos hispanos carecen de seguro de salud y no han desarrollado el hábito de ir al médico para prevenir enfermedades. Muchos son inmigrantes que temen ser discriminados, detenidos o deportados, aun cuando el gobierno federal aclara que no persigue a los indocumentados que acuden a vacunarse. La aclaración consta en letreros visibles que se han erigido en los centros de vacunación que ha establecido o auspiciado el gobierno federal.

Activistas que promueven la campaña de vacunación me dicen que otra razón que explica la renuencia de muchos hispanos a vacunarse es la preocupación que muchos tienen a faltar a sus trabajos. La motivan empleadores insensibles a la necesidad de que sus empleados se vacunen, aunque también el temor que tienen algunos de esos trabajadores a sufrir reacciones adversas a la vacuna que les impidan trabajar. Otro motivo es la falsa creencia de que les cobrarán mucho dinero por la vacuna.

La desinformación, precisamente, se ha convertido en el obstáculo principal para que se vacunen más hispanos. Bribones sin escrúpulos libran campañas en redes sociales para desorientar a los latinos, propagando infundios como que las vacunas provocan infertilidad entre hombres y mujeres. También promueven teorías conspirativas, como la llamada “ new world order” o nuevo orden mundial, según la cual el gobierno de Estados Unidos desarrolló las vacunas para eliminar a personas débiles e improductivas. Son runrunes insensatos que fácilmente curan la educación y la información responsable. Pero, desafortunadamente, muchos hispanos no tienen acceso a estos dos elementos esenciales.

Racistas y xenófobos, extranjeros y del patio, son los principales sospechosos de propagar falsedades para desalentar la vacunación entre los hispanos. “Los latinos se rezagan en las tasas de vacunación”, le dijo al LA Times la escritora y periodista investigativa Jean Guerrero, “en parte por culpa por de la desinformación en español que deliberadamente nos tiene como blanco en Facebook, YouTube, WhatsApp y otros (medios)”. Es en esencia la misma gentuza que propaga desinformación para frenar la participación de las minorías étnicas en las elecciones.

Aumentar la tasa de vacunación entre minorías como la hispana es una condición necesaria para lograr la inmunidad colectiva de la que depende el éxito de la lucha contra la pandemia. La responsabilidad recae, principalmente, sobre los gobiernos federal, estatales y locales. Su obligación es insistir en llevar las vacunas a todas las comunidades que reportan los peores índices de vacunados. El gobierno federal, concretamente, puede y debe seguir expandiendo el esfuerzo a centros comunitarios de salud que suelen atender las necesidades médicas básicas de muchos miembros de minorías y por consiguiente gozan de su confianza.

Pero las autoridades sanitarias también deben combatir la renuencia a vacunarse ofreciendo información honesta y transparente sobre las vacunas. Esto exigirá contrarrestar con efectividad la proliferación de teorías conspirativas y desinformación en las redes sociales. Y también responder de manera oportuna y seria a las preguntas y dudas que muchas personas aún tienen sobre la seguridad de las vacunas disponibles en el mercado.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Visita El Detector, nuestro sitio de verificación de datos, en el que combatimos la desinformación sobre covid-19 y vacunas

Comparte

Más contenido de tu interés