¿Quién le pone el cascabel al gato?

“A diferencia de otros inmigrantes que buscan asilo político, los cubanos pueden regresar a su país sin poner en peligro su estatus migratorio”.
Opinión
Escritor y editor en el noticiero nacional de Univision
2016-05-27T10:49:34-04:00


Recientes investigaciones judiciales y periodísticas señalan a algunos inmigrantes cubanos, recién llegados a Miami, de formar parte de organizaciones criminales que cometen una serie de delitos que van desde estafas con tarjetas de crédito; crear accidentes automovilísticos ficticios para realizar fraudes a las compañías de seguros; estafar al Medicare, y contrabandear el dinero que obtienen de esos delitos utilizando “mulas” para regresar el efectivo a la isla.

A raíz de esto, algunas personas la han emprendido diciendo que “todos” los cubanos son criminales por el aumento de los delitos en el sur de la Florida. Esta situación podría parecerse a la época del auge del narcotráfico del abatido capo de las drogas colombiano, Pablo Escobar Gaviria, en la década de 1980, cuando el colombiano en Miami era estigmatizado y lo relacionaban con las drogas.

Según eso, en algunos lugares he escuchado a gente del común decir que todos los cubanos son “los chicos malos”. Nadie puede señalar a todas las personas de delincuentes o criminales por lo que haga un minísculo grupo. Muchos se atreven a generalizar sobre la conducta de otro por sus acciones, pero considero que están equivocadas. Más cuando de una comunidad se trata. Gran parte de la diáspora cubana que ha salido huyendo de la dictadura de los hermanos Castro, ha hecho crecer a Miami. Vemos grandes empresas y florecientes negocios que generan empleo y desarrollo para esta parte del país.

Pero, expertos consideran que en las últimas décadas ha llegado una nueva “subclase de residentes” a la “capital del sol” para establecer su centro de operaciones y obtener dinero ilegítimo que luego se lo gastan en la isla. Recientemente periodistas del diario Sun Sentinel viajaron a Cuba, examinaron y obtuvieron datos del gobierno federal nunca antes hechos públicos para señalar por primera vez la existencia de una red criminal que ha sido facilitada por la ley estadounidense llamada “Ley de Ajuste Cubano de 1966”, una medida excepcional que el Congreso aprobó durante la Guerra Fría, y le concede a los cubanos ventajas únicas sobre cualquier otro grupo de inmigrantes.

Los cubanos pueden ingresar a este país sin visas ni verificaciones de antecedentes penales en Cuba. A diferencia de otros inmigrantes que buscan asilo político, los cubanos pueden regresar a su país sin poner en peligro su estatus migratorio estadounidense. Esta ley se ha mantenido prácticamente sin cambios mientras que las restricciones financieras y de viaje entre los dos países se han suavizado, fomentando que el sistema promueva el abuso. De ahí que el Congresista Republicano de origen cubano, Carlos Curbelo, haya propuesto modificar esa Ley y detener la concesión automática de beneficios a los cubanos, que la mayoría de los inmigrantes de otras nacionalidades tarda años obtener: derecho a cupones de alimentos, Medicaid, seguro de invalidez y otro tipo de asistencia.

Curbelo presenta como una cuestión de justicia, los cubanos serían tratados como los inmigrantes de la mayoría de los otros países, que están obligados a presentar una petición de refugio o asilo y esperar años para que pueda ser aprobado, antes de calificar para beneficios especiales. En esta ley está el meollo del asunto. Muchos cubanos en la isla que tienen sueños de venir a este país, ya sea para reencontrarse con su familia o sencillamente en busca de libertad, piensan que esa ley muy pronto será abolida y entonces deciden lanzarse al mar poniendo en peligro sus vidas.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad