null: nullpx

Puede ser que el control republicano del Senado dependa de Nevada

“Si Heck no lo consigue, sería un golpe devastador para un Partido Republicano que necesita ganar elecciones en sitios como Nevada, que cada año que pasa se vuelve más diverso racial y étnicamente”.
Opinión
Columnista sénior de Opportunity Lives.
2016-11-01T08:49:21-04:00


Si los republicanos consiguen retener el control del Senado tras estas elecciones, tendrán que agradecérselo al congresista Joe Heck (R-NV). Puede que el control de la cámara alta dependa del resultado de un puñado de elecciones, entre ellas la de la carrera por suceder al saliente líder de la minoría demócrata en el Senado, Harry Reid (D-NV).

En un año normal, sería fácil ver a Heck encaminándose hacia la victoria. Al fin y al cabo, Heck tiene un currículum impresionante. Antes de saltar a la política, fue empresario de un pequeño negocio, coronel del Ejército de Estados Unidos en la reserva y también fue médico. Exactamente el tipo de ciudadano-legislador que encarna la visión del servidor público que tenían los Fundadores.

Pero lo que realmente hace especial a Heck es que, a diferencia de algunos republicanos que se han mostrado lentos a la hora de ajustarse a un electorado cada vez más diverso, él ha pasado años haciéndose un nombre y creándose un perfil entre las minorías del estado.

“Recuerdo cómo Joe Heck buscaba acercarse a la comunidad hispana cuando estaba en la Asamblea Estatal”, comenta Chris Roman, residente hispano de toda la vida en Nevada y observador político para Opportunity Lives. “Era diferente a la mayoría de republicanos de ese entonces”.

Pero evidentemente, este no es un año normal. Como otros republicanos en ajustadas elecciones por todo el país, Heck se ha visto atrapado en una situación de delicado balance para distanciarse del terremoto Trump pero no irritar a las bases republicanas que respaldan al candidato presidencial de su partido.

Los demócratas lo saben. Y en Nevada vincular a Heck con Trump es la principal estrategia demócrata durante esta disputada (y cada vez más costosa) carrera por el Senado.

Los demócratas han nominado a Catherine Cortez-Masto, una empleada pública que ha pasado buena parte de su carrera profesional en el gobierno estatal. De hecho, Cortez-Masto ha ocupado recientemente el puesto de procuradora general de Nevada. Y en un estado en el que la población hispana está creciendo rápidamente, Cortez-Masto no deja de pregonar sus orígenes mexicanos por parte de padre. En sus discursos y anuncios políticos, Cortez-Masto se presenta como solucionadora de problemas que se ha enfrentado a los grandes bancos al tiempo que ha luchado por proteger los derechos infantiles y familiares. Y promete hacer lo mismo si es elegida para el Senado.

Si resulta elegida, Cortez-Masto se convertiría en la primera senadora hispana. Los republicanos pueden reivindicar que la primera gobernadora hispana es Susana Martínez, de Nuevo México. Pero en toda la historia del Senado, no hay ninguna hispana electa. Por eso el estratega del Partido Demócrata Andrés Ramírez está entusiasmado con dicha posibilidad. “Como hispano, estoy orgulloso de lo que [Cortez-Masto] ha hecho por nuestra comunidad en Nevada y estoy deseando verla convertida en representante de nuestra comunidad a nivel nacional”, indicó Ramírez.

Pero para Wadi Gaitán, secretario de Prensa de la Iniciativa LIBRE, grupo hispano de defensa del libre mercado que está emitiendo anuncios en internet y en los medios de comunicación en contra de Cortez-Masto, la política identitaria no es suficiente para pasar por alto lo que ellos consideran malísimos argumentos de política pública.

Cortez-Masto se opone, por ejemplo, a una medida que permitiría que los padres de Nevada disfrutasen de mayor libertad a la hora de decidir a qué escuela envían a sus hijos usando las Cuentas de ahorros para la educación (ESA). La medida, convertida en ley el año pasado con la firma del gobernador Brian Sandoval (también de herencia mexicana), fue alabada por los defensores de la opción escolar, que ven las cuentas ESA como una forma de ofrecerles a los padres una alternativa al modelo tradicional de escuela pública, además de proporcionar un mayor control sobre el dinero del estado destinado a la educación.

Gaitán explicó a Opportunity Lives que las familias hispanas se encuentran entre las principales beneficiarias de las cuentas ESA y que la oposición de Cortez-Masto es muy reveladora.

“El rasgo más importante de alguien que se presenta a este cargo es cuál es su posición frente a los temas [de política pública], así como si respalda programas que beneficien el interés general de la comunidad” dijo Gaitán, añadiendo que la educación es un tema primordial para los votantes hispanos, especialmente en el área de Las Vegas.

En uno de sus anuncios, LIBRE acusa a Cortez-Masto de “ponerse de parte de intereses especiales y de sus socios políticos, en vez de defender los intereses de los estudiantes de Nevada”.

La inmigración se está revelando como una de las cuestiones definitorias para ambos candidatos. Afortunadamente para Heck, cuenta con un largo historial de respaldo en general a favor de una reforma migratoria. De hecho, en 2013, Heck se desmarcó de sus compañeros republicanos de la Cámara al patrocinar legislación que en la práctica legalizaría a los inmigrantes indocumentados traídos al país cuando eran menores, siempre que estuvieran trabajando o estudiando.

Debido al pragmatismo de Heck respecto a la inmigración, los demócratas lo han tenido realmente complicado para presentar a este médico como un clon de Trump. Aunque eso no quiere decir que no lo estén intentando.

“Heck ha politiqueado con el tema de la reforma migratoria, y como resultado de ello, ha puesto en entredicho su probidad en este tema”, comentó Ramírez, el estratega del Partido Demócrata. “Los hispanos son muy conscientes de sus cambios de opinión sobre el tema y por eso no lo respaldan o dicen poco a su favor en este tema”.

Sin embargo, no todo el mundo se lo está creyendo. Y entre ellos está Laura Nowlan, seguidora de Heck que votó por Barack Obama en 2008. Ella dice que la oposición a Heck entre algunos en la comunidad hispana es exclusivamente política.

“Heck lleva mucho tiempo ayudando a los hispanos”, indicó Nowlan. “De hecho, presentó un proyecto de ley [de reforma migratoria] que halló respaldo incluso entre los demócratas… Al final, se opusieron porque no querían atribuir ningún mérito a un republicano”.

Cuando noticias salaces dominan los titulares de prensa, resulta difícil defender ciertos matices de política migratoria. Esto resultó más que evidente cuando surgió la noticia de que Trump había sido grabado utilizando lenguaje vulgar sobre las mujeres. Casi inmediatamente, Heck pidió a Trump que se retirara de la carrera electoral, una decisión que despertó la ira de los seguidores de Trump.

Desde luego hubo quien respaldó a Heck, por ejemplo, Adriana Fralick, una ciudadana nacionalizada americana y nacida en México: “Me siento orgullosa de lo que hizo [Heck]. Hace falta mucho valor para hacer eso”, dijo Fralick.

Heck necesitará encontrar esa fórmula mágica que atraiga a las bases republicanas al mismo tiempo que obtiene el respaldo de votantes hispanos, jóvenes y mujeres de clase media como Fralick. Si Heck no lo consigue, sería un golpe devastador para un Partido Republicano que necesita ganar elecciones en sitios como Nevada, que cada año que pasa se vuelve más diverso racial y étnicamente.

Al igual que ocurre en otros estados, como Ohio, donde el senador Rob Portman va a la cabeza según la mayoría de las encuestas de opinión pública, Heck cuenta con que algunos electores de su estado dividan su voto, es decir, que voten a Hillary Clinton y que a su vez voten a los republicanos para el Senado.

“Si alguien está haciendo realmente bien su trabajo, uno debería respaldar a esa persona y apoyar a esa persona”, dijo comentó. “Y Heck merece que se le respalde”.

El día de las elecciones, los habitantes de Nevada no sólo decidirán si Heck merece ese respaldo, sino que podrían acabar decidiendo si los republicanos mantienen el Senado.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente asu(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad