null: nullpx

Por qué no deberías dejar de hablar en español a tus hijos en casa para que aprendan inglés

“Suena contradictorio, pero las investigaciones continúan demostrando que cuanto más se use la lengua materna en casa, más se ayuda a la educación en inglés en la escuela”.
Opinión
Asociada en el programa de Política de Educación en la fundación New America. Miembro del Dual Language Learner National Work Group, de Estados Unidos.
2016-09-23T12:56:36-04:00

Cuando era profesora de segundo grado, en Estados Unidos, casi la mitad de mis estudiantes hablaban español en sus hogares. Aunque casi todos habían nacido en el país, muchos de sus padres y miembros familiares habían inmigrado de países centroamericanos.

Esos padres preguntaban a menudo cómo podrían ayudarles a sus hijos y, debido a su inglés limitado, algunos sentían que no había manera de hacerlo.

Eso no era cierto. Les conté que podrían hablarles, leerles cuentos y resolver problemas matemáticos con sus hijos en español; y que todo eso apoyaría la educación de esas niñas y niños en inglés.

Pero entonces recibía miradas escépticas.

En efecto, tal sugerencia les parece rarísima a muchos padres de habla hispana, ya que el dominio del inglés sigue siendo el acceso para lograr las oportunidades económicas y la integración social.

Muchos inmigrantes latinos ven el uso del español por parte de sus hijos pequeños con cautela, casi con desconfianza, asumiendo nerviosos que eso impedirá su potencial. Y esta creencia se ve reforzada cuando las autoridades codifican formalmente mandatos de ‘Solo inglés’ en las leyes estatales de educación.

Recuerdo haber presenciado un ejemplo de esta forma de pensar durante una discusión con la madre de un estudiante. Ella tenía miedo de que hablar español con sus hijos interrumpiría su desarrollo del inglés, por lo que en casa solo hablaba inglés con ellos.

Me descorazonó un poco, porque hay una gran base de investigaciones que demuestra que los padres deben sentirse capaces de utilizar su lengua materna con sus hijos. De hecho, algunos estudios han encontrado que el uso del lenguaje no nativo por parte de un padre puede incluso afectar negativamente el desarrollo cognitivo y el aprendizaje de idiomas en niños de apenas dos años de edad.

Como la experta en neurociencia Dana Suskind concluye en su libro "Treinta millones de palabras: la construcción del cerebro de un niño", la investigación sugiere que es "siempre mejor" que los padres les hablen a los niños en su lengua materna.

Esto es cierto sin importar el nivel educativo de los padres, o su dominio del inglés:

Un estudio reciente realizado en niños en edad preescolar de habla hispana se suma a este cuerpo de investigaciones sobre el desarrollo académico en dos idiomas. Los investigadores estudiaron a 125 estudiantes de habla hispana del programa Head Start, en el suroeste del país, en un aula donde predominaba el inglés. La mayoría eran niños mexicanoestadounidenses nacidos en EEUU de familias que ganaban menos de 30,000 dólares al año.

Fueron examinados durante el otoño y la primavera para ver cómo el acto de reconocer las letras y decodificar las palabras en español afectaba su aprendizaje de destrezas similares en inglés; lo mismo se hizo para las destrezas básicas de matemáticas en español, tales como contar y la aritmética sencilla.

El estudio descubrió que los niños que llegan al prekinder con altos niveles de lectura en español y matemáticas parecen mejorar su aprendizaje de estas destrezas en inglés. Estos resultados aportan solidez a la base de investigaciones en este campo de dos formas muy importantes:

Mientras que los resultados son consistentes con previas investigaciones sobre niños de la escuela primaria, los científicos señalan que el nuevo estudio amplía la generalización de esos resultados a niños de 3 a 5 años de una manera que antes era poco clara.

Existe menos investigación sobre las asociaciones entre idiomas y las destrezas matemáticas en español e inglés. El reciente estudio ofrece nueva evidencia de que las destrezas matemáticas no son específicas del idioma, sino que pueden ser transferidas de español a inglés.
Tomados en conjunto, los resultados tienen implicaciones útiles a la hora de convencer a las familias de habla hispana para que ayuden a sus alumnos más jóvenes. Los educadores deben inculcar a los padres la confianza de que su lengua materna puede promover la preparación académica en inglés.

Por ejemplo, los profesores pueden animar a los padres a incluir temas relacionados con las matemáticas en sus conversaciones en español, como contar y organizar objetos, y usar en casa materiales de instrucción en español. Hay que anotar, no obstante, que el estudio se centró únicamente en los casos de aprendizaje dual de español e inglés, por lo que los resultados pueden no ser aplicables a los estudiantes cuyas familias hablan otros idiomas.

Suena contradictorio, pero las investigaciones continúan demostrando que cuanto más se use la lengua materna en casa, más se ayuda a la educación en inglés en la escuela. Los educadores deben tranquilizar a las familias de hispanos, explicándoles que su lengua materna, lejos de ser una desventaja, es un recurso valioso que deben cultivar.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad