null: nullpx

Por qué las escuelas deben aprender de los padres recién llegados de El Salvador

“Mis experiencias como inmigrante y como estudiante de inglés han influenciado profundamente mis investigaciones sobre el mejoramiento de los servicios para familias y niños recién llegados a las escuelas públicas del Distrito de Columbia”.
Opinión
Investigadora del Programa de Políticas Educativas de New America.
2018-08-01T16:05:14-04:00

¿Alguna vez te preguntaron algo?

Le pregunté a mi mamá si algunos de mis maestros o de los administradores escolares de mi preparatoria se preocuparon alguna vez por saber lo que pensaba de la educación que yo estaba recibiendo en la escuela cuando llegamos a Estados Unidos.

“No, a mí nunca me preguntaron nada”, respondió mi mamá.

Mis padres, como muchos padres inmigrantes recién llegados, confiaban en que mis maestros y administradores escolares me iban a dar una buena educación.

Yo nací y crecí en El Salvador y vine a Estados Unidos cuando era una adolescente. Mis experiencias como inmigrante y como estudiante de inglés han influenciado profundamente mis investigaciones sobre el mejoramiento de los servicios para familias y niños recién llegados a las escuelas públicas del Distrito de Columbia (DCPS).

Este trabajo es relevante y esencial, ahora más que nunca.

El número de inmigrantes de El Salvador está creciendo nacionalmente. En Washington DC y en el área metropolitana los salvadoreños representan la comunidad más grande de latinos. Además los estudiantes latinos representan un 20% de los estudiantes que asisten a las escuelas públicas del Distrito de Columbia.

Aprender de las perspectivas de los padres y familias recién llegadas de El Salvador y aplicarlas en las escuelas puede ser una solución para mejorar los servicios a los estudiantes salvadoreños. Para lograrlo, las escuelas deben de crear espacios donde los padres y las familias se sientan bienvenidos y empoderados, lugares donde no solamente se escuchen sus voces sino que sus perspectivas ayuden a generar cambios que beneficien la educación de sus hijos.

Como investigadora en la capital de la nación he descubierto que los padres recién llegados de El Salvador quieren compartir sus perspectivas sobre la educación que sus hijos están recibiendo en Estados Unidos. Pero, las escuelas no se acercan a estos padres para que compartan lo que piensan.

Es más, las escuelas están teniendo dificultades para atraer a los padres recién llegados de El Salvador.

Esto es un gran problema porque los padres tienen valiosos conocimientos sobre sus hijos y pueden darles a las escuelas las herramientas y recursos necesarios para servirles mejor. La mayoría de las veces, las escuelas esperan que los padres se acerquen a la educación de sus hijos. Y cuando los padres no se acercan, las escuelas culpan a los padres por no participar en la educación de sus hijos.

Las escuelas tratan de hacer contacto con los padres por medio de actividades que se han usado tradicionalmente en Estados Unidos, como conferencias entre padres y maestros, y organizaciones para padres. Estas actividades que promueven la “participación” tal vez funcionen con la mayoría de padres pero no toman en consideración las necesidades únicas de los padres recién llegados de El Salvador y por lo general fracasan en atraerlos. Son iniciativas que ignoran los retos que los padres recién llegados enfrentan en este país, como navegar el sistema escolar estadounidense y sobrevivir en este ambiente político.

Entonces, aprendamos de los padres recién llegados de El Salvador.

Considerando la creciente presencia de salvadoreños en Estados Unidos y el hecho que los salvadoreños tienen niveles más bajos de educación que otros latinos, los distritos escolares que sirven a esta comunidad necesitan poner atención específica a sus necesidades. Esto no solo es importante para mejorar la educación que le proveemos a esta comunidad de padres y estudiantes sino que sirve para recalcar que los latinos que viven en Estados Unidos no son un grupo monolítico y necesitan recursos únicos y específicos para el éxito educacional.

No hay mejor manera de saber cómo acercarse a los padres que aprendiendo directamente de ellos. Pedirles a los padres recién llegados de El Salvador que compartan sus perspectivas sobre la educación de sus hijos puede guiar a los maestros, administradores de las escuelas estatales y locales, políticos, y otros interesados a mejorar las interacciones y los servicios que las escuelas deben ofrecerle a esta comunidad.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad