null: nullpx

Nueva York será sede este lunes de la primera gran convención nacional de ciudades santuario

“Un estudio reciente muestra que las ciudades santuario tienen tasas de criminalidad más bajas y economías más fuertes que las ciudades sin políticas que protegen a los inmigrantes”.
Opinión
Presidenta del Consejo Municipal de la ciudad de Nueva York y miembro de Local Progress.
2017-03-26T08:29:26-04:00

Desde el día de las elecciones, las comunidades inmigrantes en la ciudad de Nueva York y en todo el país han estado viviendo en un estado de miedo. El presidente Trump parece estar poniendo en marcha algunos de los peores elementos de su retórica de campaña: aumentar las acciones de imposición migratoria y dictar órdenes ejecutivas que demonizan y persiguen a los inmigrantes. Las incursiones del servicio de inmigración y aduanas (ICE) ahora apuntan a personas y lugares que hubieran sido inimaginables meses atrás, incluyendo iglesias, tribunales, refugios para personas sin hogar, víctimas de violencia doméstica, y a los DREAMers.

En respuesta, Nueva York y otras ciudades han incrementado sus esfuerzos para reafirmar su compromiso de proteger a sus comunidades de inmigrantes.

Si el presidente Trump pensó que sus amenazas o la orden ejecutiva que apunta a las ciudades santuario nos intimidarían, se equivocó. De hecho, sus acciones han tenido el efecto contrario. Durante mi discurso del Estado de la Ciudad en enero, anuncié un amplio paquete legislativo para defender a los inmigrantes neoyorquinos y a sus familias. Empezando con el bloqueo a ICE de áreas privadas en propiedades de la ciudad hasta la restricción de su acceso a las escuelas y los registros de los estudiantes, el Concejo de la Ciudad de Nueva York está proponiendo aún más iniciativas para enfrentar a la administración de Trump.

Pero no somos los únicos. Muchas ciudades en todo el país están encontrando maneras innovadoras de proteger a los inmigrantes y reforzar las políticas existentes que ya están defendiendo a estas comunidades.

Seamos claros, esta resistencia no puede y no se va disipar en el corto plazo. Los legisladores locales saben que los inmigrantes son una parte vital y central de sus comunidades y están ansiosos de hacer lo que puedan para protegerlos. Saben lo insensato que es separar a familias en nombre de un sistema de inmigración quebrado. Entienden que proteger a los residentes inmigrantes hacen que sus ciudades y pueblos sean más seguros y prósperos. De hecho, un estudio reciente muestra que las ciudades santuario tienen tasas de criminalidad más bajas y economías más fuertes que las ciudades sin políticas que protegen a los inmigrantes. En Nueva York, las políticas de protección a los inmigrantes han estado en pie por varios años. Seguimos siendo la ciudad grande más segura en los Estados Unidos y nuestra tasa de delincuencia sigue bajando.

Sin embargo, dada la naturaleza de la amenaza nacional actual, necesitamos hacer mucho más. Unidos somos más fuertes, así que nuestro siguiente paso debe ser juntarnos. Por eso, esta semana yo, en conjunto con Local Progress, una red nacional de legisladores, hemos organizando la primera convocatoria nacional de ciudades santuario para establecer una coalición de funcionarios electos locales dedicados a la defensa de nuestros residentes inmigrantes, compartir prácticas efectivas, considerar nuevas estrategias de litigación y organización y facilitar alianzas estratégicas para lograr nuestras metas en común.

Todos tenemos experiencias y conocimientos para compartir. Al reunirnos en torno a una visión común, podemos empezar a añadir al trabajo que ya hemos hecho y seguir desarrollando estrategias legislativas, presupuestarias y de organización y hacer frente a los retos que se avecinan como un frente unido. Construiremos nuestro propio muro de resistencia.

El día de su inauguración en 1993, el Presidente Bill Clinton dijo: “No hay nada malo en América que no se puede curar con lo que es justo en los Estados Unidos”. Es hora de defender lo que es correcto y cumplir con la promesa de este país. Nuestros valores de un trato justo, la inclusión y el estado de derecho pueden superar este desafío y, juntas, las ciudades santuario enfrentarán este reto.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

RELACIONADOS:OpiniónNueva YorkInmigración
Publicidad