Nadie ha dicho que los inmigrantes que cometen un crimen serán deportados de Estados Unidos

“Inmigrantes son todos aquellos extranjeros que ingresan con una visa de inmigrante a Estados Unidos. Y nadie está exento de cometer un crimen y no por ello se convertirá en deportable”.
Opinión
Editor Principal de Inmigración en Univision Noticias
2016-08-26T12:36:57-04:00

Ahora que el debate sobre el futuro de los indocumentados vuelve a la mesa de discusiones pero sin una propuesta de reforma migratoria, es saludable tener en claro qué se dice de los “indocumentados criminales”, o qué significa ser un “indocumentado criminal”. Y si todos los “indocumentados criminales” serán o deberían ser expulsados de Estados Unidos. Hasta ahora –según el esbozo de ideas trazado por el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump–, pareciera que todos los indocumentados son criminales y, por lo tanto, todos serán deportados. No es correcto.

Cuando se hable del tema no hay que decir “inmigrantes criminales” sino solo referirnos a lo que plantea el candidato: “indocumentados criminales”. Porque inmigrantes son todos aquellos extranjeros que ingresan con una visa de inmigrante a Estados Unidos. Y nadie está exento de cometer un crimen y no por ello se convertirá en deportable. Eso sí, puede que no califique para ningún tipo de beneficio migratorio en el futuro.

Los cónyuges, padres e hijos de un ciudadano o de un residente legal permanente, trabajadores pedidos por medio del Formulario I-140, ganadores de la lotería de visas, novios o prometidos, ciertos trabajadores religiosos, trabajadores con prioridad, profesionales con título avanzado, personas con habilidades excepcionales e inversores, entre otros, son categorías clasificadas como inmigrantes, y lo serán hasta que se conviertan en ciudadanos estadounidenses.

Ahora; cuando se habla de crimen, ¿a cuáles crímenes hay que referirse? ¿Qué convierte en criminal a una persona? ¿Un delito cometido fuera o dentro de Estados Unidos? ¿Un delito grave? ¿Varios delitos pequeños? Y si un indocumentado nunca ha sido juzgado, ni sentenciado, ¿es un criminal y por lo tanto deportable? ¿Una infracción de tránsito convierte en criminal a una persona? ¿Y qué pasa, por ejemplo, cuando un extranjero huye de un país porque el gobierno lo encarceló por sus ideas? ¿Es un criminal en Estados Unidos?

La batalla por la legalización de los millones de indocumentados en Estados Unidos (el Pew Center estima que son 11.3 millones) recrudeció a mediados de 2005 cuando la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley H.R. 4437 (republicano) que criminalizaba la estadía indocumentada, una falta hasta ahora de carácter civil (“porque a los indocumentados no les leen los derechos de la Ley Miranda y no tienen derecho a un jurado. No tienen protección de derechos criminales garantizados por la Primera y la Cuarta Enmienda de la Constitución”, me explicó un abogado amigo). En marzo del año siguiente el senado aprobó una legislación menos severa e incluyó un camino a la ciudadanía para los indocumentados. Pero cuando un comité de conferencia iba a armonizar ambos proyectos, el proceso fue detenido por razones de seguridad nacional y todo quedó igual que antes, como ahora.

Diez años después, nuevamente se discute quién podría y quién no, quién es criminal y quién no lo es, quien se queda y quién será deportado. Y como hace una década, no hay respuestas, solo palabras, discursos, posturas que no aterrizan porque no se escriben en proyectos de ley.

Una referencia para decidir quién se queda y quién se marcha la escribió el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), en el memorando de prioridades de deportación del 20 de noviembre de 2014. La lista incluye:


  • Prioridad 1: Quienes sean considerados una amenaza a la seguridad nacional, de la frontera o pública (terroristas, personas involucradas en espionaje, criminales, pandilleros, entre otros);
  • Prioridad 2: Personas con historial extenso de violaciones de inmigración, quienes hayan cruzado la frontera recientemente (después del 1 de enero de 2014);
  • Prioridad 3: Personas con DUI, cargos por violencia doméstica, explotación sexual, robo y cualquier delito que tenga más de 90 días como penalidad de cárcel;
  • Prioridad 4: Inmigrantes con una orden final de deportación en o después del 1 de enero de 2014.

Pero sigue flotando en el ambiente la duda. ¿Quién es criminal y quién no? ¿Qué ocurre con los indocumentados que cometieron crímenes fuera de Estados Unidos, llevan tiempo en el país (15 0 20 años), tienen familia (cónyuge e hijos estadounidenses) y pagan impuestos? ¿Y qué pasará, en el caso de que se apruebe una vía de legalización, con aquellos que han trabajado por años con papeles falsos? ¿O trabajaron sin visa y sin una autorización de empleo? ¿O se casaron por segunda vez y no se han divorciado?
Cada uno de los 11.3 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos es un caso único; ninguno es igual a otro. Por tanto, la solución que le sirva a Pedro no necesariamente le será útil a Juan, y el fracaso de Juan no tiene por qué convertirse en un impedimento para Antonio. Todo dependerá de los méritos de cada caso, y del abogado u organización que lo asista en la gestión para conseguir un beneficio migratorio.

En el caso de aprobarse una ley de reforma migratoria o dictarse una orden ejecutiva ya sea para otorgar beneficios o deportar extranjeros, debe existir un reglamento. Y hasta que no se conozcan las normas a seguir (bajo la ley), no hay manera entonces de decir quién se queda, a quién se deporta. Por ahora. Punto. Solo se trata de un discurso “mete miedo”.

Una más. Si en el supuesto caso se publicara la lista de faltas que convierta a un indocumentado en deportable por ser un criminal, no necesariamente todos los indocumentados que hayan cometido la misma falta deben considerarse deportables. Todo depende de los méritos de cada caso.

De inmigración, indocumentados y reforma migratoria se hablará de aquí a noviembre, y a partir de noviembre hasta que el Congreso decida cambiar la ley para mejorarla. Mientras, se puede hablar de “indocumentados criminales” pero es un error hablar de “inmigrantes criminales”. Recuerde: en Estados Unidos nadie es culpable hasta que se pruebe lo contrario.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad