null: nullpx

Los latinos tenemos el poder de frenar el racismo y la xenofobia de Trump

Los sentimientos turbios que habían quedado oprimidos en el margen de la sociedad -comentarios de odio que se diseminaron solamente entre grupos de supremacía blanca-ahora provienen de los micrófonos de la Casa Blanca.
Opinión
Luis A. Miranda, Jr
Director de la mesa directiva de Latino Victory Project.
2019-07-30T16:36:12-04:00

Desde el inicio de su campaña política, Donald J. Trump ha fomentado el racismo y la xenofobia, tanto en su discurso político de campaña como en las políticas oficiales de la Casa Blanca. Además de ser un defecto inmoral de su personalidad, el racismo es una estrategia política que le ayudó a ganar la presidencia.

Estamos viviendo un momento en nuestro país que nos ha demostrado una cruel realidad pero que es necesaria confrontar. Queda claro que si el racismo aún se manifiesta en los discursos políticos de Trump y de ciertos candidatos republicanos, este mal sigue vigente entre algunos votantes e impregnado en nuestro sistema social.

Durante la época de los derechos civiles, el país vivió un cambio de paradigma, en donde se implementaron leyes que por primera vez en la historia declararon ilegal la discriminación racial. Durante esta época, millones de personas, lideradas por íconos como Martin Luther King, Jr. y Dolores Huerta, entre muchos otros, unieron sus voces para reclamar lo que el gobierno les había negado—la igualdad racial.

Después de la elección de Trump, nos hemos dado cuenta lo frágil que es mantener nuestros derechos civiles.

Los sentimientos turbios que habían quedado oprimidos en el margen de la sociedad -comentarios de odio que se diseminaron solamente entre grupos de supremacía blanca-ahora provienen de los micrófonos de la Casa Blanca.

Ahora, los ideales de la supremacía blanca forman parte de la política y en las medidas que impone el presidente, ya sea por orden administrativa en agencias como la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y el Departamento de Justicia, o por orden ejecutiva.

Medidas como la “cero tolerancia,” la cual es responsable por la crisis humanitaria en la frontera, y la prohibición de entrada a personas que provienen de países musulmanes, son dos ejemplos que indican que el presidente y su administración están atacando a comunidades por razones de origen racial y religioso.

Esto es carne fresca para su base electoral, y Trump está más que dispuesto a servirles una porción generosa durante cada oportunidad que tiene frente al micrófono.

Una encuesta conducida recientemente por Change Research y patrocinada por las organizaciones Latino Victory Fund, Investing in US, Collective PAC y Voto Latino, reafirmó el daño que la retórica de Trump le está haciendo al tejido social de nuestro país.

El estudio reveló que la mayoría de los seguidores del presidente sostienen sentimientos racistas y anti-inmigrantes. Según la encuesta, el 41 por ciento de estas personas piensan que es importante “proteger y mantener el origen europeo/blanco”.

El 57 por ciento de los seguidores de Trump dicen sentirse incómodos si se encuentran frente a un inmigrante que habla poco o nada de inglés, mientras que el 86 por ciento cree que los Estados Unidos no tiene ninguna obligación de aceptar a refugiados, esto a pesar de que la entrada de refugiados es un derecho declarado por una ley internacional.

Estas cifras pueden incrementar si Trump continúa en la presidencia, y este incremento causará un daño irreversible a los valores democráticos que a duras penas estamos protegiendo en nuestro país.

El mandatario tiene la atención absoluta del país y de los medios, y es por seguro que va a continuar propagando el racismo y echándole más leña a la lumbre para asegurar una segunda victoria. Va a continuar fomentando el odio en contra de la comunidad latina, los inmigrantes, y las comunidades de color.

No podemos permitir que Trump nos robe el derecho a vivir en un país en donde la justicia y la igualdad son para todas las personas sin importar su color de piel o su origen étnico. La comunidad latina tiene mucho que perder si permitimos que Trump gane otra elección.

En las elecciones de 2020, los latinos vamos a ser el bloque de electores de color más grande del país, y esto nos da el poder de sacar a Donald Trump de la Casa Blanca, y elegir a un candidato o candidata que presente una visión inclusiva para nuestro país. Este poder electoral es un salvavidas que no podemos desperdiciar y tenemos que usarlo

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad