La reforma de impuestos será una gran ayuda para la economía de Estados Unidos

“Los opositores de la reforma están francamente asustados, no de que llegue el Armagedón, como dijo Nancy Pelosi, sino de que la reforma funcione”.
Opinión
Presidente de La Iniciativa LIBRE.
2018-01-02T12:02:16-05:00

Al escuchar a quienes se oponen a la reforma de impuestos recientemente aprobada, uno podría pensar que el desastre es eminente.

Pero las advertencias sobre la ruina económica que surgen de algunos cuarteles son en realidad un indicador: los opositores de la reforma están francamente asustados, no de que llegue el Armagedón, como dijo la líder minoritaria de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sino de que la reforma funcione.

Más dinero en los bolsillos de los trabajadores no es el fin del mundo. Empleadores que pagan menos impuestos para poder expandir sus negocios, pagar salarios más altos y emplear a más trabajadores no es un desastre.

Según la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara federal, en el 2018 una familia típica de cuatro personas con un ingreso medio de 73,000 dólares al año recibirá un recorte de impuestos de 2,059 dólares, y no tendrán que esperar para disfrutarlo. Los cambios en las retenciones de impuestos ocurrirán en pocas semanas y en ese momento empezará a aparecer más dinero en sus pagos.

Quienes se oponen a la reforma hablan de los impuestos como si el dinero fuera del gobierno, el cual, magnánimamente, te permite quedarte con el resto después de cobrar su parte. Pero el dinero es tuyo. Tu trabajaste por él, y entre más de tu dinero te puedas quedar, mejor.

Otra queja agotada es que beneficiará a los ricos solamente.

La verdad es que algunas personas de altos ingresos pagarán más por la eliminación de excepciones especiales, que en su mayoría los benefician a ellos. Aunque muchos de ellos verán una reducción de impuestos, como también será el caso de la clase media y de las personas de bajos ingresos. De nuevo, contrario a los alaridos de la izquierda, esta ley incrementa la progresividad de nuestro sistema tributario –los de ingresos más altos pagarán un mayor porcentaje de impuestos federales bajo la nueva ley en comparación con la ley anterior–. Con un ingreso medio de alrededor de 47,000 dólares al año por hogar, las familias hispanas en particular se quedarán con más de su dinero. Además, el porcentaje de reducciones es mayor para la clase media que para las clases más altas. Un reporte del Instituto Cato sobre el proyecto de ley del Senado demostró que el promedio de reducciones para las personas que ganan entre 40,000 y 75,000 dólares al año será alrededor de 37%; mientras que para los que estén ganando más de un millón de dólares al año será solo 6%.

Y las personas de bajos ingresos –muchas de los cuales no pagan impuestos sobre sus ingresos– también se beneficiarán en varias formas.

Para empezar, la deducción estándar fue casi duplicada, al pasar a 12,700 dólares para individuos y 24,000 para quienes declaran impuestos en forma conjunta. Esto hará más fácil para millones de personas declarar sus tributos, ya que no tendrán que enumerar sus deducciones.

El crédito fiscal para los hijos fue duplicado a 2,000 dólares, y la cantidad que puede ser reembolsada –es decir, que puedes reclamar aun cuando no tengas un pasivo tributario– también fue incrementada. Eso significa más dinero en los bolsillos de los padres.

El impuesto corporativo también ayudará a los individuos al aumentar salarios y emplear más trabajadores. Un estudio de Boston University vaticina un incremento promedio de ingresos de 3,500 dólares por hogar. Ya hemos visto varias empresas alrededor del país anunciar aumentos de salarios y bonos para las navidades. Eso es un aumento que los trabajadores pueden sentir en estos momentos.

Es más, un reporte reciente descubrió que una preocupación muy importante de los hispanos dueños de pequeños negocios para el siguiente año son los impuestos corporativos –con un porcentaje mayor de hispanos dueños de pequeños negocios respondiendo afirmativamente a ese punto en comparación con los dueños de pequeños negocios que no son hispanos–. Los dueños de pequeñas empresas que declaran individualmente se beneficiarán de una provisión que les permite deducir el 20% de su ingreso. Ellos también se beneficiarán de deducciones impositivas más rápidas en la compra de nuevos equipos. De nuevo, esto significa más crecimiento económico, más trabajos y salarios más altos.

Otro aspecto de la nueva ley es que revoca la obligación de Obamacare de tener seguro de salud, lo que impone un impuesto las personas que deciden no comprarlo. El impuesto recae mayormente en los grupos de ingreso medio y bajo. El 58% de las penalidades en el año 2015 fueron para quienes ganaban menos de 50,000 dólares al año.

La conclusión es que la reforma de impuestos es buena para los hispanos de todos los niveles de ingresos, y también buena para Estados Unidos.

No creas en los fatalistas. Sus argumentos no se pueden considerar válidos al examinar la evidencia. Al ver como la economía empieza a liberarse y al ver más dinero en tus bolsillos, esta realidad se hará bastante clara.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

RELACIONADOS:EconomíaImpuestosHispanos