La malicia y la cobardía de Trump no tienen límites

“Los dreamers son estadounidenses. Crecieron en este país, se graduaron de sus escuelas y se pusieron a trabajar aquí. Sus sueños están hechos en Estados Unidos. Ahora su futuro está amenazado”.
Opinión
Director Ejecutivo de America's Voice
2017-09-05T14:03:40-04:00

En un acto de cobardía moral y política, el presidente Donald J. Trump ha terminado formalmente el programa DACA que dio esperanza y futuro a cientos de miles de jóvenes que son estadounidenses en todo, excepto en su estatus migratorio.

Con esta acción, que ni siquiera tuvo la decencia de asumir –pues en su lugar envió al Secretario de Justicia, Jeff Sessions, a hacer el anuncio–, Trump ha alcanzado un nuevo nivel de malicia al aplastar los sueños de 800,000 jóvenes que son tan estadounidenses como tú y como yo.

Tras justificar el nacionalismo blanco en su respuesta a lo acontecido en Charlottesville y de socavar nuestro sistema de justicia con su perdón al racista exalguacil Joe Arpaio, Trump ha volcado su odio contra los jóvenes hombres y mujeres que conocemos como dreamers. Sus sueños han sido convertidos ahora en una pesadilla en el régimen de este oscuro y desalmado presidente.

La forma en que Estados Unidos trate a los Dreamers es una prueba moral que va más allá de etiquetas de partido y nos hace preguntarnos lo que somos como pueblo y lo que aspiramos a ser como país. Los dreamers son estadounidenses. Crecieron en este país, se graduaron de sus escuelas y se pusieron a trabajar aquí. Sus sueños están hechos en Estados Unidos. Ahora su futuro está amenazado.

Nadie debería caer en la trastada de la Casa Blanca de que había un mínimo de humanidad en su decisión de hoy. No hay terreno neutral ni ambigüedad cuando se trata de los dreamers.

Es tiempo de escoger y todos deberíamos hoy estar del lado de los dreamers, en su momento de necesidad, y presionar al Congreso para que haga avanzar un proyecto de ley bipartidista y permanente para extender las protecciones y oportunidades que ellos merecen y de las que todos nos beneficiamos.

Algunos republicanos que en su momento condenaron DACA, ahora salieron en su defensa. Quizá esos republicanos vieron la luz al darse cuenta de los beneficios de DACA para los individuos que ayuda y para la nación. O quizá esos republicanos entienden las consecuencias políticas de revocar un programa exitoso. Sea cual sea el caso, si la actual situación conduce a que el Congreso actúe sobre alguna versión del DREAM Act, así sea con mayoría demócrata y el apoyo de algunos republicanos sensatos, le damos la bienvenida a una salida permanente, siempre y cuando no se utilicen las vidas ni el futuro de estos jóvenes para impulsar otras medidas policiales y punitivas.

Tras la cobarde acción de Trump, la pelota está en la cancha del Congreso republicano.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad