null: nullpx

La lucha por el derecho a gobernar nuestros cuerpos está en manos de la Corte Suprema

"Hoy, se trata del acceso al aborto seguro y legal. Mañana, será nuestra capacidad de acceder a métodos anticonceptivos. Pero esto no es lo que quiere la mayoría de los estadounidenses. La gran mayoría, un 77% para ser más precisos, no quiere ver a Roe anulado por la Corte Suprema".
Opinión
Diana Salgado
Abogada de litigios y políticas públicas de Planned Parenthood
2020-03-06T12:35:32-05:00

La lucha por el derecho a decidir si una persona quiere convertirse en madre y cuándo hacerlo, ha llegado a un punto crítico en los Estados Unidos. Dos casos cruciales sobre el aborto y los métodos anticonceptivos se están discutiendo actualmente en la Corte Suprema. El impacto de estos fallos podría marcar a generaciones.

Soy mujer, soy mamá, soy abogada y todos los días, fuera y dentro de la Corte, yo lucho por el derecho a la libertad reproductiva y el aborto seguro y legal. Lo considero un derecho desvinculado a las posturas políticas personales, y más bien a un derecho ceñido con la realidad de que: casi una de cada cuatro mujeres estadounidenses se hará un aborto en algún momento de su vida.

También me considero activista porque mi trabajo con Planned Parenthood me permite defender los derechos sexuales y reproductivos de millones de mujeres ante jueces, uniendo mi voz con miles de personas en las calles en protesta a leyes que restringen acceso a salud reproductiva. Algo poco imaginable para una mexicana-americana proveniente de una comunidad inmigrante quien ahora trabaja para que la vida de un sinnúmero de latinas en Estados Unidos sea diferente.

Eso fue exactamente lo que hice esta semana en apoyo a mis colegas que presentaron el caso June Medical Services v. Russo ante la Corte Suprema, un caso que podría determinar el futuro del acceso al aborto en este país. El caso decidirá si una ley de Louisiana es constitucional o no – la ley exige que los médicos tengan privilegios de admisión en el hospital local, sin ninguna razón médica. Esta es una de varias leyes conocidas como: TRAP (por sus siglas en inglés) que son regulaciones dirigidas a proveedores de aborto.

Hace menos de tres años, en el caso Whole Woman's Health v. Hellerstedt, la Corte Suprema dictaminó que una ley idéntica de Texas era inconstitucional. Aunque no se sabe qué hará esta Corte ahora, creo que debe dejar en claro que respetará su propio precedente.

Si la Corte aprueba esta ley, para muchas mujeres en Louisiana el aborto sería casi imposible de acceder, efectivamente eliminando las protecciones que las mujeres han tenido por más de 40 años bajo Roe v. Wade. Esto podría tener un efecto dominó nacional que va más allá de Louisiana. Establecería un precedente para que los tribunales aprueben restricciones de aborto médicamente innecesarias y eventualmente anulen a Roe v. Wade.

Esta primavera, la Corte también considerará un caso sobre el beneficio de anticonceptivos de la Ley de Cuidado a Bajo Costo, conocida como Obamacare, que garantiza la cobertura de métodos anticonceptivos y que ha beneficiado a más de 62 millones de mujeres, entre ellas 17 millones de mujeres latinas y 15 millones de mujeres negras.

Estoy siguiendo con mucha atención a estos casos y varios otros casos sobre derechos reproductivos que están a un paso de llegar a la Corte Suprema. Pues es la primera vez que la Corte escuchará argumentos orales y tomará decisiones sobre casos de salud reproductiva desde que se unieron a la Corte los magistrados Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, quienes fueron postulados por Trump. Nuestros derechos están en juego, y como he visto en otros casos, dependemos de jueces imparciales para defenderlos.

Hoy, se trata del acceso al aborto seguro y legal. Mañana, será nuestra capacidad de acceder a métodos anticonceptivos. Pero esto no es lo que quiere la mayoría de los estadounidenses. La gran mayoría, un 77% para ser más precisos, no quiere ver a Roe anulado por la Corte Suprema.

El aborto y los anticonceptivos constituyen cuidado básico de la salud y en pleno 2020 resulta inaceptable que el derecho al cuidado básico de la salud se esté debatiendo. Por eso, en Planned Parenthood seguiremos luchando por el acceso a la salud de todos, y la habilidad de tomar decisiones sobre nuestros cuerpos.

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.