null: nullpx

La homosexualidad y el Islam

“En el Islam no podemos afirmar ni la existencia de una homofobia de manera global, ni tampoco de un rechazo generalizado a la homosexualidad”.
Opinión
Profesor e investigador mexicano (naturalizado), de origen argelino, especializado en relaciones internacionales y el Medio Oriente
2016-06-15T08:38:50-04:00

La reciente masacre de Orlando nos plantea la necesidad de reflexionar sobre la homosexualidad y la homofobia en el Islam.

El primer punto a destacar es si el acto fue por un odio a los homosexuales o simplemente uno de tantos atentados terroristas que se han llevado a cabo en donde la víctima es accidental. En la medida que el propio terrorista frecuentaba el lugar (según los testigos, lo visitó una docena de veces), es dudoso pensar que el motivo fue la homofobia, aunque un Imam haya predicado en la Mezquita al-Husseini de Orlando su visión condenatoria de la homosexualidad. Es más probable que, conociendo el lugar, Omar Mateen decidió por razones aun desconocidas vengarse. Además, utilizó la red para hacer citas con homosexuales y su propia esposa sospecha que él mismo lo era. De esta manera la homofobia como principal argumento de la matanza, se desmorona. También la afiliación de Mateen al Estado Islámico es poco probable, aunque se menciona que se adhirió al movimiento en el último momento. En sus constantes frecuentaciones de la discoteca Pulse, Omar se emborrachaba hasta desconocerse, lo que implica su ausencia total de religiosidad.

Sin embargo, a pesar de estas dudas que todavía existen sobre el atentado y sus motivos, es interesante reflexionar sobre la homofobia y el Islam.

La homosexualidad como cualquier otro tema, no puede ser discutida de una manera abstracta en el Islam. En la medida que la religión musulmana no es monolítica, hay variadas posiciones sobre todos los temas y debates.

En el Corán, las referencias a la homosexualidad están ligadas a la tradición hebrea y cristiana de Sodoma y Gomorra (llamada Lot en el Corán). La condena que encontramos en el Antiguo y el Nuevo Testamento es la que el libro sagrado islámico retoma sin agregar una visión autóctona.

La existencia de cuatro escuelas jurídicas en el Islam sunita, además de la visión shiíta, nos ofrecen de entrada un panorama bastante complejo. Sin embargo, aún en los países con una misma escuela, encontramos leyes distintas que tienen su origen en la historia, la tradición, la cultura y el sistema político del Estado.

En términos generales, la homosexualidad per se no es condenada, sino el acto sexual fuera del matrimonio en la medida que es asimilado al adulterio y de esta manera recibido el mismo castigo dependiendo de cada país. En Turquía, Argelia o Líbano no existe ninguna pena, mientras que puede ser la muerte en el caso de Arabia Saudita.

Es el surgimiento de las corrientes yihadistas como el Estado Islámico el que ha definido la homosexualidad como un crimen, castigado con la pena de muerte.

A pesar de todas estas contradicciones en torno a la homosexualidad, es importante recordar que el propio Imam Jomeini legitimó el cambio de sexo en los hospitales, con el costo cubierto por el Estado, por las personas que lo desean.

También, a lo largo de la historia del Islam, varios textos e intelectuales fueron reconocidos públicamente por sus prácticas homosexuales. Uno de los poetas más importantes de la literatura árabe, Abu Nuwas, fue abiertamente homosexual, además de adicto al alcohol. En la novela islámica más traducida en el mundo, Las mil y una noches, el Jeque menciona abiertamente su interés por los varones, justificándose a la manera griega, porque “nada en la mujer puede compararse a las perfecciones de un joven hermoso, a su talle flexible, a la finura de sus miembros, al conjunto de colores tiernos que hay en sus mejillas, a la gentileza de su sonrisa y al encanto de su voz”.

Esta descripción de Las Mil y una noches no es una escena extraordinaria, sino una práctica común. Los Jeques y los reyes en el Islam, además de su Harem de mujeres, tenían regularmente a un mancebo.

El canto a la homosexualidad en las novelas islámicas y su práctica en las casas reales, contrasta con su rechazo popular en el mundo islámico, con ciertas excepciones como en Bosnia, Turquía o Líbano.

De esta manera, está muy claro que en el Islam no podemos afirmar ni la existencia de una homofobia de manera global, ni tampoco de un rechazo generalizado a la homosexualidad.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad