null: nullpx

Kaine, el "arma" de Clinton en español

“Kaine reúne cualidades nada despreciables para cortejar el voto latino: es católico, apoya la reforma migratoria además de su sólida defensa de los derechos civiles. Y habla español, aprendido en Honduras donde fue misionero jesuita”.
Opinión
Asesora ejecutiva de America's Voice
2016-07-25T09:18:22-04:00


FILADELFIA, Pennsylvania.- La semana pasada escribí que detesto los simbolismos huecos para atraer el voto latino, pero tras el negativismo que irradió la Convención Nacional Republicana, ver la presentación del compañero de fórmula de Hillary Rodham Clinton en la mancuerna demócrata, el senador y exgobernador de Virginia, Tim Kaine, fue bienvenida.

Es muy simple concluir que, dada la agenda de miedo y exclusión del Partido Republicano, la fórmula Clinton-Kaine no tendría dificultades para atraer a todos los sectores electorales que catapultaron a Barack Obama a la presidencia en 2008 y lo reeligieron en 2012: mujeres, afroamericanos, hispanos y otras minorías, jóvenes e independientes, entre otros.

Pero las elecciones son más complicadas que eso.

Clinton, por ejemplo, tiene retos para atraer a los votantes jóvenes, sobre todo aquellos que pelearon hasta el final por la nominación del senador Bernie Sanders. Otro sector difícil son los hombres blancos, particularmente los moderados, aunque muchos esperan que la selección de Kaine los ayude con ese segmento.

Y es que Kaine es un híbrido que puede apelar a diversos sectores, incluyendo centristas y progresistas. Un católico opuesto personalmente al aborto, pero que defiende el derecho de la mujer a elegir. Un exgobernador que favorece el control de armas y que logró implementarlos en un estado como Virginia.

Hay algunos sectores desencantados de que Clinton no haya optado por un hispano para la vicepresidencia, pero la decisión se basa, entre muchos otros cálculos, en lo que traiga esa persona a la mesa en términos de votos electorales del estado del que provenga y de otros. Virginia es un estado oscilante importante en la batalla por la Casa Blanca. Algunos de los nombres hispanos que circularon son de estados considerados seguros bastiones demócratas: California (el congresista Xavier Becerra), y Maryland vía Nueva York (el Secretario del Trabajo, Tom Pérez). Texas, de donde es oriundo el Secretario de Vivienda, Julián Castro, es un estado republicano.

Empero, Kaine reúne cualidades nada despreciables para cortejar el voto latino: es católico, apoya la reforma migratoria además de su sólida defensa de los derechos civiles. Y habla español, aprendido en Honduras donde fue misionero jesuita.

Obviamente, hablar español no es el único factor para que uno apoye a un candidato. De hecho, no es lo que mueve a la mayoría de los electores hispanos. Pero sí le importa a un segmento. Y en un ciclo electoral como este, cuando el bando republicano esgrime una agenda antiinmigrante y antihispana, el español de Kaine, sumado a su mensaje positivo y refrescante, se convierten en arma efectiva para Clinton a fin de atraer el voto latino.

El primer evento de la mancuerna demócrata fue en Miami, Florida, otro estado oscilante y vital en la ruta a la Casa Blanca, donde el voto latino jugará un papel central. Kaine aprovechó la ocasión para presentarse ante esos electores hispanos diciendo, en español, que en Honduras "aprendí los valores de mi pueblo: fe, familia y trabajo, los mismos valores de la comunidad latina aquí en nuestro país".

Clinton goza de un amplio apoyo entre los votantes latinos, según diversos sondeos, pero el reto siempre ha sido, primero, que se registren si son elegibles, y luego que salgan a votar.

Muchos sectores consideran que los ataques de Trump a los inmigrantes y a los hispanos servirán como motor para el registro y la movilización de los electores hispanos. Se calcula que 13.1 millones acudirán a las urnas este año aunque 27.3 millones son elegibles para votar.

Clinton y Kaine han retomado además uno de los asuntos pendientes de la administración Obama: la reforma migratoria. Como senadora Clinton votó a favor de la reforma en 2006 y de los esfuerzos para avanzarla en 2007. Kaine votó a favor del proyecto de reforma amplia S. 744 en el 2013. Pronunció entonces, en español, el primer discurso que se haya formulado en el Senado federal en otro idioma que no sea inglés.

En el tema migratorio hay algunas espinas. Una de esas es el récord de deportaciones bajo la administración del presidente Obama, que ganó en 2008 y fue reelecto en 2012 con amplio apoyo latino, entre otras cosas, porque prometió la esquiva reforma migratoria.

Aunque en materia migratoria el historial de la fórmula demócrata es bastante sólido, su gran reto será impulsar esa reforma en caso de que el Congreso permanezca en manos republicanas. Clinton ya prometió presentar un plan en los primeros 100 días de su gestión.

Pero no hay que cruzar el puente antes de llegar al río.

De momento, el "arma" de Clinton, Tim Kaine, fortaleció los contrastes con la fórmula republicana en su acercamiento a los hispanos al declarar, en español, "¡Bienvenidos a todos en nuestro país, porque somos americanos todos!". Amén.

Ahora a lograr que los latinos le conozcan.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad