null: nullpx

Fidel, el dictador inconveniente para Estados Unidos

“Un dictador es un dictador es un dictador, aunque a lo largo de la historia para Estados Unidos haya habido dictadores convenientes e inconvenientes”.
Opinión
Asesora ejecutiva de America's Voice.
2016-11-28T10:54:56-05:00


La muerte del longevo Fidel Castro cerró una era en la historia de Cuba, de Estados Unidos y del mundo. Ha sido motivo de fiesta para unos, de duelo para otros. Y la interrogante es qué supondrá la desaparición de Castro para el futuro de la isla toda vez que otro Castro, Raúl, sigue al mando, aunque aparentemente con un estilo más pragmático que su mítico hermano.

La otra interrogante es si el triunfo de Donald Trump dará al traste con la política de acercamiento hacia Cuba que inició el presidente Barack Obama, o si el instinto empresarial de Trump, y la presión de los sectores agrícolas y empresariales que abogan por el levantamiento del embargo hacia Cuba, serán más fuertes que sus promesas de mano dura para apaciguar al exilio.

No sería la primera vez que Estados Unidos avale a un dictador, si ese dictador es favorable a sus intereses económicos, políticos, militares o estratégicos.

Porque Castro sucedió a un dictador brutal, Fulgencio Batista, que a pesar de su sanguinario régimen, fue apoyado por Estados Unidos porque favorecía los intereses económicos, políticos, militares y estratégicos de Washington.

A la Cuba del comunista Castro, Estados Unidos le impuso un embargo que sigue vigente, y con Batista se hicieron de la vista larga ante sus atrocidades, porque era favorable a sus intereses.

Lo ha hecho a través de la historia. En Chile el socialista Salvador Allende fue democráticamente electo, pero atentaba contra los intereses de Washington, así que ese Washington no intervino al conocer del golpe militar que se avecinaba y que colocó en el poder a uno de los dictadores más brutales de la historia, Augusto Pinochet. No olvidemos la estrecha relación de Estados Unidos con Manuel Antonio Noriega, el otrora "Hombre fuerte de Panamá", claro está, hasta que les resultó inconveniente.

Y actualmente, Estados Unidos tiene relaciones comerciales con regímenes brutales, como China, por ejemplo, donde las violaciones a los derechos humanos básicos son rampantes.

Un dictador es un dictador es un dictador, aunque a lo largo de la historia para Estados Unidos haya habido dictadores convenientes e inconvenientes.

Murió Fidel, pero siguen vivos muchos obstáculos para una Cuba democrática. Ojalá que el próximo presidente sepa jugar sus cartas para que aunque haya otro Castro, vengan verdaderos cambios que rompan el ciclo de dictaduras, convenientes o inconvenientes, en la Perla del Caribe.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

RELACIONADOS:OpiniónMuertesFidel CastroCuba
Publicidad