¿Está su hijo preparado para el éxito universitario?

Aplicar a la universidad y solicitar ayuda financiera pueden ser un reto, pero equiparse con la información necesaria y asegurarse de que su hijo tenga acceso a oportunidades de preparación universitaria pueden disminuir esta ansiedad.
Opinión
Vice President of External Affairs, Hispanic Federation
2018-08-24T11:58:06-04:00

Estar preparado para la universidad significa no solo lograr que los estudiantes entren a la universidad, sino que también se gradúen de la universidad. Más del 35% de los latinos se inscriben en la universidad. Es impresionante, considerando que esta tasa ha crecido significativamente en la última década. Sin embargo, la cruda realidad es que solo 15% de los latinos en todo el país tienen una licenciatura. Esto tiene consecuencias reales, especialmente para los jóvenes que ingresaron a la universidad y se retiraron, dejando atrás una deuda universitaria y ningún título para demostrar que se cursaron los estudios.

Entonces, ¿por qué nuestros jóvenes se están inscribiendo, pero no están terminando la universidad? Algunos desafíos incluyen las finanzas, las cargas familiares y la dificultad para navegar el camino universitario, por nombrar algunos. Sin embargo, uno de los mayores impedimentos para la graduación es que los estudiantes no están preparados académicamente para el trabajo de nivel universitario.

La preparación para el éxito postsecundario comienza en el momento en el que nace un niño. Como padres, somos sus primeros maestros involucrándolos en la alfabetización y la creatividad para asegurarnos de que alcancen los hitos del desarrollo. Y, cuando entran a la escuela, debemos continuar no solo siendo sus maestros, sino también sus defensores, inscribiéndolos en escuelas de calidad e interactuando con el personal de la escuela para garantizar que el niño esté en el camino hacia el éxito postsecundario.

El camino hacia la universidad incluye una sólida base educativa que comienza en los primeros grados, asegurando que los estudiantes estén preparados para tomar cursos rigurosos y desafiantes en la escuela secundaria y preparatoria. Al seleccionar una escuela secundaria, los padres deben buscar cursos avanzados (advanced placement) o de matrícula doble (dual enrollment), programas que probablemente proporcionen créditos universitario una vez que el estudiante se gradúa. Esto también significa que el estudiante está mejor preparado para administrar los cursos universitarios al estar expuesto al plan de estudios de la universidad en la escuela secundaria. También se recomienda que los estudiantes tomen cuatro años de matemáticas e inglés, así como cualquier otro curso que consideren importante en sus requisitos de crédito universitario.

Estar informado sobre el proceso de ir a la universidad también es clave para garantizar que los estudiantes se inscriban y se gradúen de la universidad. Como hija de inmigrantes y estudiante universitario de primera generación en Estados Unidos, tuve que aprender a navegar sola por el proceso de solicitud. Y, aunque la mayoría de las escuelas tienen consejeros dedicados a ayudar a los estudiantes a atravesar este proceso, la realidad es que a menudo son escasos entre cientos de estudiantes.

La solicitud para aplicar a la universidad y el proceso de ayuda financiera pueden ser un reto, pero equiparse con la información necesaria y asegurarse de que su hijo tenga acceso a oportunidades de preparación universitaria pueden disminuir esta ansiedad. Como padre y defensor, es su responsabilidad asegurarse de que se cumplan las necesidades de asesoramiento de su hijo. Para informar a los padres, algunas organizaciones comunitarias, como la Hispanic Federation, ofrecen talleres gratuitos para padres en el proceso de ingreso a la universidad. Al abogar, su hijo también aprenderá a abogar por sí mismo e, idealmente, se inscribirá en programas gratuitos después de la escuela y en la universidad de verano para estudiantes de secundaria. Muchos de estos programas comienzan en noveno grado y apoyan al estudiante a lo largo de la escuela secundaria, asegurándose de que ingresen a la universidad y algunos incluso apoyan a los estudiantes durante su primer año de universidad.

Como puede ver, hay varias formas de apoyar a su hijo en su camino a la universidad. Al participar activamente en sus logros académicos, actuar como su defensor, ayudarlos a abogar por sí mismos y a aprovechar los cursos rigurosos y los programas de preparación universitaria, es más probable que los estudiantes puedan ingresar y graduarse en la universidad; aumentando así la tasa de graduación latina y sirviendo como un ejemplo para las futuras generaciones de latinos. Adelante.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Publicidad