publicidad
Ceremonia de naturalización.
Brendan Boyle
Opinión

Representante demócrata a la Cámara por el distrito 13 de Pennsylvania.

En el mes de la herencia hispana: una ley para facilitar el derecho al voto

En el mes de la herencia hispana: una ley para facilitar el derecho al voto

“Mi propuesta, la Ley de Empoderamiento Ciudadano, H.R. 3113, haría obligatoria la distribución de formularios de registro para votantes a los nuevos ciudadanos de Estado Unidos durante las ceremonias de naturalización”.

Ceremonia de naturalización.
Ceremonia de naturalización.

Mi padre tenía diecinueve años cuando llegó a Estados Unidos. Fue una solitaria travesía que comenzó en un pequeño pueblo en Irlanda y terminó en la gran ciudad de Filadelfia. No puedo imaginar el valor que le tomó a mi padre abordar ese avión e iniciar una nueva vida. No puedo imaginar los desafíos a los que se enfrentó durante los primeros años, tratando de entender y construir su futuro en su nuevo hogar mientras se aferraba a los recuerdos y tradiciones de su país de origen. Su fortaleza es la razón por la cual estoy aquí hoy; la razón por la cual tuve la oportunidad de crecer en esta gran ciudad, obtener becas para estudiar la democracia que nació en esta ciudad y convertirme en congresista de Estados Unidos.

publicidad

Esa misma fortaleza, valentía y esperanza es lo que veo en las comunidades hispanas en todo nuestro país. Sin importar cuándo llegaron, si provienen de México o Venezuela, El Salvador u otros lugares, ellos comparten la experiencia e integridad de ser inmigrantes.

A pesar de los obstáculos, los inmigrantes adoptaron este país como propio, trabajaron más duro de lo que la mayoría pensaría posible y al hacerlo construyeron un Estados Unidos más hermoso, más próspero y más excepcional. Este mes de la Herencia Hispana celebramos esas historias. Celebramos a los hispanos en Estados Unidos y las tradiciones que trajeron consigo y que enriquecen a nuestra nación de forma invaluable.

Hoy nuestra discusión sobre los inmigrantes se ve nublada por el pánico y el miedo –desde la prohibición de venir a este país a aquellos que buscan refugio contra la guerra y el hambre hasta la terminación de DACA, pasando por el ridículo llamado a la construcción de un muro fronterizo inútil y costoso–. La verdad es que los inmigrantes hispanos y sus descendientes han fortalecido a esta nación en todos los aspectos. Lucharon junto a nuestros padres fundadores para obtener una democracia libre e independiente. Ayudaron a iniciar el movimiento obrero que creó la clase media –la base de la prosperidad estadounidense–. Han luchado en todas las guerras, sirven en la Corte Suprema y han marchado por los derechos civiles. Son propietarios de empresas y generadores de empleos. Ellos son mis colegas en el Congreso de Estados Unidos y los compañeros de clase en la escuela preescolar de mi hija.

Somos una nación de inmigrantes. Esta es una de nuestras mayores fortalezas. Las diversas perspectivas de los inmigrantes estadounidenses son el combustible para una economía y una democracia fuertes y prósperas –y ellos son a menudo las personas más patriotas.

Es por eso que presenté una propuesta de ley el pasado 4 de julio, Día de la Independencia, para asegurarme de que las voces de los inmigrantes sean escuchadas en nuestro gobierno.

Mi propuesta, la Ley de Empoderamiento Ciudadano, H.R. 3113, haría obligatoria la distribución de formularios de registro para votantes a los nuevos ciudadanos de Estado Unidos durante las ceremonias de naturalización, facilitándoles el ejercicio de su derecho básico como ciudadanos: el derecho al voto.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad