El mandato individual de Obamacare es un impuesto sobre los estadounidenses más pobres

“Revocar el mandato ayudaría a más hispanos a quedarse con más de su dinero, y también a escoger el seguro que mejor satisfaga sus necesidades”.
Opinión
Director de la Iniciativa LIBRE.
2017-11-30 14:01:51

¿Si los legisladores deciden cambiar la ley para que las personas puedan escoger un seguro de salud sin enfrentar una costosa penalidad, puede eso considerarse un aumento de impuestos? Podría sonar como una pregunta absurda, pero de la manera en que las reglas del presupuesto están actualmente escritas, la izquierda cuenta esto como un aumento de impuestos –y la formulación de esta interpretación absurda está nublando el debate sobre la reforma tributaria–. El problema de fondo en este tema es que muchos de quienes van a ver una reducción en sus impuestos están escuchando que pudieran ver un aumento, solamente porque remover la costosa penalidad podría llevarlos a escoger una opción de seguro diferente.

El mandato individual impone penalidades severas –hasta el 2.5% del ingreso gravable– a quienes no compran seguro de salud, o a quienes compran seguros más baratos basado en sus necesidades, pero que no satisfacen los requisitos federales. Este impuesto les quita la libertad de elegir a las familias –forzándolas a escoger un seguro que puede no servir a sus necesidades–. Es un impuesto sobre los más pobres y afecta fuertemente a la comunidad hispana, que compone una gran parte de las familias de bajos ingresos dentro de Estados Unidos.

Según datos del Internal Revenue Service (IRS) del 2015 casi el 80% de los hogares que pagan una penalidad ganan menos de 50,000 dólares al año. Es difícil encontrar otro impuesto federal que tenga tanto impacto sobre las familias de bajos ingresos. Sin embargo, es extraño que, porque muchos deciden no obtener un crédito federal para comprar el seguro de salud, la franja izquierdista de Washington considera la eliminación de la penalidad como un aumento de impuestos.

En California, el estado con la mayor cantidad de hispanos, 778,600 hogares pagaron 377.2 millones de dólares en penalidades en el año 2015. En Nuevo México, el estado donde los hispanos componen el mayor porcentaje de la población, 37,540 de los ciudadanos que declararon impuestos pagaron 17.5 millones de dólares. En North Dakota, el estado con la comunidad de hispanos de mayor crecimiento (desde el 2007), 17,170 de los ciudadanos que declararon impuestos pagaron 7.8 millones de dólares. Estas son personas reales, trabajadores que necesitan que les alcance el dinero y que tuvieron que pagar millones de dólares al gobierno sin recibir nada a cambio.

En total, alrededor de 6.7 millones de personas pagaron una penalidad que cuesta 695 dólares por adulto y 347.50 dólares por niño, o el 2.5% del ingreso gravable, dependiendo de cuál es mayor.

El Congreso debe eliminar este impuesto que afecta a las familias de bajos ingresos. En estos momentos, el proyecto de reforma al sistema tributario que está sido considerado por el Senado haría esto. Si es posible introducir este proyecto de ley sin eliminar esta cláusula, cuanto antes mejor.

Los autores del proyecto de ley sabían que estaban creando un problema porque incluyeron varias excepciones que perdonarían a millones de pagar la penalidad.

De poco sirve reclamarle ahora, pero el presidente Barack Obama sabía que estaba creando un problema. En su campaña electoral del 2008 estuvo en contra de un mandato individual diciendo que forzar a las personas a comprar seguro de salud o pagar una penalidad los dejaría “peor… ellos entonces no tendrían cuidado de salud, y estarían pagando una penalidad más alta por lo demás”.

Hasta el Washington Post lo admitió: “Los republicanos tienen razón. El mandato individual es un impuesto sobre los pobres”. Lea el articulo aquí.

Está claro que lo que piensan los votantes del mandato no es una obstrucción para su revocación. Una encuesta a los principios de este año hecha por Economist/YouGov señala que dos tercios de los encuestados se oponen al mandato. Otras encuestas han arrojado resultados similares.

Y todavía la lógica retorcida del proceso del presupuesto, y algunos políticos oportunistas dicen que la revocación del mandato sería un aumento en los impuestos a los estadounidenses de bajos ingresos, porque al ser liberados de la penalidad no estarían comprando seguros de salud que califiquen para subsidios de impuestos. En la lógica impenetrable de Washington, el no recibir un subsidio para algo que no deseas comprar se considera un aumento de impuestos.

Pero aquí en el mundo real, no ser forzado a pagar una penalidad para algo que no pretendes comprar se llama reducción de impuestos.

Revocando el mandato se ayudaría a más hispanos y otros estadounidenses– a quedarse con más de su dinero, y también a escoger el seguro que mejor satisfaga sus necesidades. Esto, acompañado con los movimientos recientes de la Casa Blanca para restaurar el derecho de las aseguradoras a ofrecer seguros más baratos y de corto plazo, opciones que pronto estarán disponibles. Esta solución basada en las necesidades de los usuarios es una manera de reformar el mercado sin las regulaciones y mandatos caros e injustos. Las familias hispanas se beneficiarán de estos cambios.

Los que apoyan a Obamacare dicen que estos movimientos debilitan el delicado balance de la ley. Si esto es así, hay un problema fundamental con una ley que depende de un costoso sistema de coerción que fuerza a las personas a participar.

Lo que necesitamos es más opciones y menos coerción. El gobierno no debe estar en el negocio de extraer grandes cantidades de dinero de los ciudadanos más pobres que están tomando una decisión racional al no comprar un producto que no necesitan. Mientas más pronto este chantaje sea solucionado más estadounidenses estarán en mejores circunstancias.

Nota: L a presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

RELACIONADOS:SaludObamacareImpuestos