El adiós a una heroína callada, Helen Fabela Chávez

“La silenciosa dignidad que Helen Chávez demostró por medio de su dedicación a un hombre y su movimiento, honró la lucha del más vulnerable y desprotegido”.
Opinión
Presidente del Senado de California
2016-06-09T14:35:44-04:00


La muerte a los 88 años de edad de Helen Fabela Chávez, esposa del legendario líder campesino César Chávez, nos vuelve a recordar que la mujer es el cimiento de la familia. El eje del movimiento en el cual su esposo luchó tanto para organizar.

Helen fue la fuente del sosiego en momentos de batallas que parecían ser imposibles de ganar, para organizar el primer sindicato de campesinos en la historia de los Estados Unidos.

Modesta, de origen humilde de Delano, usó su feroz determinación para elevar la conciencia de las precarias condiciones de trabajo de miles de campesinos y millones de otros que fueron inspirados por “La Causa”, junto a su esposo.

Con su silencioso heroísmo y perseverancia, nunca habló en público o con los medios de comunicación, pero sostuvo convicciones profundas. En Septiembre de 1965, mientras los miembros de la recién organizada unión debatían si se unían a la huelga de uvas que había empezado ese mes por miembros de un sindicato mayoritario Filipino, Helen con su manera tranquila y no complicada, concluyó el debate preguntando: “¿Somos o no un sindicato?”

La mujer, que nos protege, que nos cría, que vive en la pobreza con trabajos duros, recibiendo salarios miserables. La mujer incansable que guarda en su corazón el amor de su familia, defendiéndolos ante todo y todos.

La silenciosa dignidad que Helen Chávez demostró por medio de su dedicación a un hombre y su movimiento, honró la lucha del más vulnerable y desprotegido.

La lucha del campesino, la causa justa de un trabajador. Las contribuciones laborales que cada generación entrega a un país, a un estado, a una ciudad y a una familia, fueron entendidas y vividas hace mucho tiempo por César Chávez y su esposa Helen.

Una lucha que continuamos hoy, en el día a día, con el sudor de la frente de millones de trabajadores en California.

Helen, con su fortaleza para ayudar a su compañero de vida y de lucha en el camino justo, ayudó a su esposo a continuar esa causa digna, frente a la mínima y abrumadora posibilidad del éxito.

Su servidor, Kevin de León, hijo de madre soltera inmigrante, limpiadora de casas en las zonas más lujosas de San Diego, hoy es el Presidente del Senado de California, donde ahora aprobamos leyes para defender a los más vulnerables de nuestra sociedad. Hoy, protegemos desde los pasillos del gobierno estatal a los inmigrantes trabajadores que, de sol a sol, entregan su vida por una mejor condición humana.

Hoy honro el legado e inspiración de Helen Fabela Chávez, quien murió rodeada de sus siete hijos que la sobreviven, al igual que sus 31 nietos y 16 bisnietos.

Helen jugó un papel vital en la creación de la Unión de Trabajadores Campesinos de Estados Unidos, durante 31 años, al lado de su esposo, César Chávez.

Helen apoyó sin descanso a su esposo, a lo largo y ancho del Valle Central de California, en su cruzada contra la opresión de los trabajadores agrícolas a manos de los capataces, agricultores y rancheros.

Su humildad, desinterés, heroísmo y perseverancia férrea, estuvieron en el corazón de un movimiento que ella ayudó a construir.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad