null: nullpx

Cambios en un documento para pagar impuestos causarán serios dolores de cabeza a millones de contribuyentes

“Serán millones quienes no renueven el ITIN a tiempo por no saber de la existencia de esta ley, por no entenderla, porque la orientación del IRS llega tardía, o simplemente por el temor natural que este tipo de normas causa entre los inmigrantes indocumentados”.
Opinión
Escritor y editor en el noticiero nacional de Univision.
2016-11-04T12:39:46-04:00

No estoy de acuerdo con las más recientes normas del Congreso acerca del Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN, por sus siglas en inglés). Y tampoco estoy de acuerdo con la demora en la reglamentación del IRS.

Claro está, al Congreso y al IRS (Servicio de Rentas Internas) “les importa un comino” que yo no esté de acuerdo con sus decisiones. ¿Quién soy yo para criticar al recaudador de impuestos más grande del planeta? sin embargo, aquí voy.

Resulta que en el mes de octubre, que recién termina, entró en vigor la llamada Ley de Protección a los Americanos de Alzas de Impuestos (PATH, por sus siglas en inglés) (la traducción no la hice yo, la hizo el IRS) promulgada por el Congreso en diciembre del 2015. Y en agosto de este año 2016, menos de un mes antes, el IRS publicó sus nuevos procedimientos para ayudar a los contribuyentes a navegar por estos cambios. Repito, menos de un mes antes, aunque tuvieron 8 meses para hacerlo. Les faltó delicadeza, buen tino, sentido común.

¿Y cuáles son los cambios? La nueva Ley indica que los ITIN que no se han utilizado en una declaración federal de impuestos por lo menos una vez en los últimos tres años ya no serán válidos para su uso en una declaración de impuestos a menos que sean renovados por el contribuyente. Además, a partir de este otoño (desde el primero de octubre), se deberán renovar los ITIN emitidos antes del 2013 que se hayan utilizado en una declaración federal de impuestos en los últimos tres años. Si le parece difícil de entender, léalo varias veces.

Si los contribuyentes tienen un ITIN caducado y no lo renuevan antes de presentar una declaración de impuestos el año próximo, podrían enfrentarse a una demora en sus reembolsos y podrían no ser elegibles para ciertos créditos tributarios, tales como el Crédito Tributario por Hijos y el Crédito Tributario de la Oportunidad Americana, hasta que se renueve el ITIN.

¿Y cuál es mi comentario? En mi opinión, el redactor de la ley pensó en una manera de actualizar los ITIN, que generalmente son utilizados para pagar impuestos por personas indocumentadas o por personas que no residen en el país y tienen negocios aquí. Hasta ahí podemos asumir como válida la intención. Pero el legislador no pensó en el perjuicio que causará a millones de contribuyentes que utilizan ese número para cumplir con el deber de pagar impuestos y de obtener las devoluciones a las que tienen derecho. Serán millones quienes no renueven el ITIN a tiempo por no saber de la existencia de esta ley, por no entenderla, porque la orientación del IRS llega tardía, o simplemente por el temor natural que este tipo de normas causa entre los inmigrantes indocumentados. Muchos preferirán perder las devoluciones de impuestos a las que tienen derecho pero, lo que podría ser más grave, muchos ingeniarán mecanismos para no pagar impuesto alguno ante el temor de que les retengan su dinero. Y allí los perdedores serán el fisco y el país entero. Eso podría significar que más y más dinero sea sacado del país.

Sé que es un tema complejo y para quienes tenemos un Número de Seguro Social no representa nada, pues usamos dicho número para pagar nuestros impuestos. Pero no podemos olvidar que hay 15 millones de indocumentados (cifra actualizada por la Oficina Nacional del Censo) muchos de los cuales usan el ITIN y otros tantos millones que usan el ITIN por otras razones.

El IRS se ha valido de los medios de comunicación para dar a conocer esta información, pero para periodistas en los medios resulta aburrido publicar esos largos boletines de prensa, que poca gente entiende. Es por ello que esos millones de personas de quienes hablo, recibirán el duro golpe entre enero y abril del 2017, cuando vayan a pagar o a reclamar devoluciones de impuestos. Será entonces cuando contadores públicos, abogados, quizás algunos notarios y otros, con un mínimo conocimiento del tema, y poco de escrúpulos, ofrezcan llenar el formulario de actualización, el W-7, y de nuevo los trabajadores indocumentados estarán sometidos a abusos y fraudes. Es una pena.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Publicidad