null: nullpx

Acción de Gracias por la resistencia de los inmigrantes

“La interrogante es qué se considerará historial delictivo toda vez que son al menos 300,000 los inmigrantes que han sido condenados por delitos graves”.
Opinión
Asesora ejecutiva de America's Voice
2016-11-21T13:16:17-05:00

Fueron inmigrantes quienes celebraron el primer Día de Acción de Gracias en Estados Unidos; son inmigrantes los que pizcan o procesan los alimentos con los cuales millones darán gracias este jueves a través del país. Y son inmigrantes, y sus aliados, los que el jueves darán gracias y al mismo tiempo rogarán por tener fortaleza para resistir los vientos políticos que ya azotan.

La elección de Donald J. Trump como presidente ha generado ansiedad entre la población inmigrante, sus familiares y aliados. Su declaración de que deportará o encarcelará hasta 3 millones de indocumentados, según él con historial delictivo, no ha calmado esa ansiedad, pues la interrogante es qué se considerará historial delictivo toda vez que son al menos 300,000 los inmigrantes que han sido condenados por delitos graves, según el Instituto de Política Migratoria.

En estos casi ocho años la administración de Barack Obama ha deportado a unos 2.5 millones de indocumentados, centrándose, según las autoridades, en amenazas a la seguridad nacional, aunque en muchos casos no ha sido así. ¿Qué hará Trump para deportar o encarcelar hasta 3 millones de indocumentados? ¿Cuál es su plan y en cuánto tiempo piensa implementarlo? ¿Qué considerarán causal para una remoción? ¿Qué impacto tendrá esto sobre las familias, las comunidades, la economía, nuestra imagen ante el mundo?

La otra gran interrogante es qué hará Trump con los dreamers o Soñadores. Como candidato prometió revocar la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), girada por el presidente Obama en 2012, y que ha amparado de la deportación y concedido permisos de trabajo a más de 700 mil jóvenes indocumentados.

Las primeras nominaciones hechas por Trump, entre asesores y secretarios de Gabinete, le echan más leña al fuego de esa ansiedad, particularmente la del senador republicano de Alabama, Jeff Sessions, como Secretario de Justicia. Y quién sabe cuál será la sorpresa en el Departamento de Seguridad Interna (DHS).

En 1986 el Senado, en control de los republicanos, rechazó la nominación de Sessions a un escaño de juez federal tras testimonios de excompañeros de trabajo de Sessions que afirmaban que era un racista. ¿Qué será de la protección de los derechos civiles bajo la tutela de Sessions?

El senador ha sido además uno de los más acérrimos detractores de una reforma migratoria con vía a la ciudadanía. Favorece las deportaciones, la colaboración de policías locales y estatales con las autoridades migratorias. Incluso propuso penas obligatorias de cinco años de prisión a quienes reingresaran a Estados Unidos tras haber sido deportados.

Esto, sumado al personaje que será el asesor en jefe de Trump, Stephen Bannon, un individuo que responde al sector más prejuicioso y recalcitrante que apoya a Trump, no augura buenas noticias para los inmigrantes.

Este Acción de Gracias, tanto Trump como sus elegidos se reunirán con sus familias y celebrarán además el triunfo electoral que les permitirá impulsar planes, muchos de los cuales van en detrimento de los inmigrantes.

Esos inmigrantes, sus familias y sus aliados arriban a otro Acción de Gracias en medio de una gran incertidumbre y temor genuinos y justificados.

Los primeros invocarán a Dios, aunque en la práctica luego pisoteen las enseñanzas cristianas. Los segundos seguiremos rogando por justicia dando gracias por la resistencia de la comunidad inmigrante, la resistencia que será punta de lanza de la pelea que se avecina.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Publicidad