publicidad

Rumsfeld promete castigo a abusadores

Rumsfeld promete castigo a abusadores

El secretario de Defensa Donald Rumsfeld condenó el abuso de un grupo de prisioneros iraquíes por parte de soldados de Estados Unidos en Irak.

"Estamos tomando y continuaremos tomando las medidas que sean necesarias para depurar las responsabilidades de quienes puedan haber violado el código de la conducta militar y traicionado la confianza que ha depositado en ellos el pueblo estadounidense", dijo Rumsfeld en rueda de prensa.

El secretario agregó que las acusaciones eran "profundamente perturbadoras" y que el abuso era "inaceptable y contrario a los valores de Estados Unidos".

No obstante, rechazó las críticas congresionales de que el Pentágono avanzaba con demasiada lentitud y afirmó que se seguía el procedimiento militar correcto.

"Esas cosas son complicadas, llevan algún tiempo", dijo acerca de las investigaciones. Pero insistió en que "el sistema funciona".

Entretanto, los legisladores que salieron de una reunión a puerta cerrada con funcionarios del Pentágono dijeron que abusos similares, aunque en menor número, podrían haber ocurrido en otras instalaciones iraquíes y en Afganistán.

"Hubo algunos incidentes en Afganistán", dijo el senador John Warner, presidente de la Comisión de Fuerzas Armadas del Senado, al concluir la reunión con funcionarios del Pentágono. "Este es el problema de ruptura de disciplina más grave que he visto jamás".

El general George Casey, subjefe del Ejército, dijo a la prensa después de la reunión del martes que los individuos que sean hallados culpables recibirán un castigo apropiado.

publicidad

"Estamos extremadamente decepcionados de que alguien pueda maltratar a detenidos de la manera que lo han hecho en Irak", dijo Casey. "Lo que se ve en esas fotos no es un reflejo de nuestro entrenamiento ni de nuestros valores. Es una ruptura completa de la disciplina".

Al salir de la reunión, el senador demócrata Edward Kennedy dijo temer que las acusaciones divulgadas hasta el presente sean "el comienzo, y no el fin" de los casos de abuso por parte de los militares.

En cambio, el senador republicano John McCain dijo a la prensa que tenía "grandes esperanzas... de que esto no fuese un caso de abusos sistemáticos y que la conducta de la mayoría abrumadora de los norteamericanos es decente y honorable".

Varios miembros de la comisión del Senado prometieron una investigación completa de los abusos.

Por su parte, un funcionario del Pentágono dijo que el Ejército de Estados Unidos hizo un "examen de alto nivel" a fines del año pasado sobre la administración de sus centros de detención en Irak, meses antes de que los comandantes fueran informados de los abusos a que habían sido sometidos prisioneros iraquíes.

El Ejército estadounidense inició en diciembre investigaciones criminales sobre 35 casos de supuesto abuso en prisiones militares en Irak y Afganistán, incluyendo los de 25 muertes de prisioneros, dijo un alto oficial este martes.

El mayor general Donald Ryder, fiscal jefe del Ejército, dijo que en los casos sobre muertes se incluye dos supuestos homicidios de prisioneros a manos de soldados, la muerte de un prisionero que intentaba escapar y otras 10 muertes que están bajo investigación.

Los otros 12 casos involucran muertes de prisioneros por causas indeterminadas o naturales.

La información es publicada luego de que la administración del presidente George W. Bush prometiera este martes castigar a los responsables de torturas infligidas a prisioneros iraquíes, después de la difusión de fotos mostrando torturas físicas y psicológicas en la prisión de Abu Ghraib, cerca de Bagdad, que horrorizaron a la opinión pública internacional y estadounidense.

En Nueva York, el jefe de la diplomacia estadounidense dijo que las fotos mostradas por la televisión "han dejado atónitos a los estadounidenses" y son "totalmente fuera de lugar" para los militares norteamericanos.

Por su parte el jefe del Pentágono subrayó que "se están realizando seis o siete investigaciones" por parte de las autoridades militares sobre este tipo de hechos "desde el 16 de enero".

Según fuentes militares, se han abierto causas contra seis militares implicados en estos episodios. Otros cuatro están siendo investigados.

Seis oficiales recibieron, por su parte, una amonestación escrita que, de hecho, pone fin a sus respectivas carreras. Una general Janis Karpinski, encargada de la prisión, fue sancionada. Todos decidieron apelar las sentencias.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad