Noticias

Por qué el rey Felipe VI de España no será coronado

La proclamación del nuevo rey de España no será como cuento de hadas. Felipe no recibirá ninguna corona.
18 Jun 2014 – 5:24 PM EDT


La jornada será exclusivamente laica

La proclamación del nuevo rey de España no será como cuento de hadas. Felipe VI de Borbón no recibirá ninguna corona ya que únicamente prestará juramento en una sobria ceremonia que dará comienzo a su delicada misión de renovar una monarquía desacreditada y preservar la unidad nacional amenazada por el auge independentista en Cataluña.

En España, a diferencia de otras monarquías, no llevará una corona en la cabeza ni asumirá su nuevo cargo en un Palacio, ni tendrá invitados extranjeros en la ceremonia.

Con el uniforme de gala militar y luciendo el fajín de seda roja de capitán general de los ejércitos, que habrá recibido por la mañana de su padre, Felipe subirá al trono de España con 46 años tras la abdicación de Juan Carlos jurando fidelidad a la Constitución de 1978.

La ceremonia ante los parlamentarios españoles conciliará la tradición española - una investidura ante los representantes electos del pueblo -, la sobriedad requerida por los tiempos de crisis y la proximidad con los madrileños.

 


Rompiendo con la tradición católica del país, la jornada será exclusivamente laica.

La Casa Real explica que han optado por un modelo similar al de la proclamación de Felipe de Bélgica, el 21 de julio de 2013 tras haber renunciado su padre Alberto II, en la simplicidad "pero con una mayor participación de la calle".

Quién es el futuro rey

El futuro rey, de 46 años, es un hombre identificado con los españoles y ha sido el primer heredero de la Corona en tener una licenciatura, presentar un programa de televisión, intervenir en un acto sindical, asistir a una manifestación o casarse con una profesional de la comunicación.

 


Cuenta con una intensa preparación, iniciada desde su mismo nacimiento, el 30 de enero de 1968, e intensificada cuando, nueve años después, recibió los atributos que le acreditaron como príncipe de Asturias, título del heredero de la Corona española.

De él se destaca que es meticuloso en su trabajo, reflexivo y prudente, que sus principales virtudes son la coherencia y la constancia, y añaden que su esposa, Letizia -con la que acaba de celebrar diez años de matrimonio-, ha contribuido a que sea más abierto y amable.

Fiel a sus cometidos como heredero de la Corona, el futuro Felipe VI ha asumido en los últimos años un importante papel institucional que le ha llevado a un lugar preferente en la proyección pública de la Casa Real.

RELACIONADOS:NoticiasMundo
Publicidad