publicidad
El Papa ha mostrado su intención por limpiar la mala imagen de la Iglesia.

Los escándalos que atravesó el Papa en su primer año

Los escándalos que atravesó el Papa en su primer año

Varios son los escándalos en los que ha estado envuelta la Iglesia Católica durante el primer año del Papa.

El Papa ha mostrado su intención por limpiar la mala imagen de la Iglesia.
El Papa ha mostrado su intención por limpiar la mala imagen de la Iglesia.

Varios son los escándalos en los que ha estado envuelta la Iglesia católica durante el primer año del papa Francisco al frente del Vaticano, sin embargo a todos y cada uno de ellos el Sumo Pontífice ha hecho frente.

Quizá el mensaje que emitió durante su homilía matutina del pasado 16 de enero en la capilla de la Casa Santa Marta, es un reflejo de la intención del Papa por limpiar la mala imagen.

En esa ocasión señaló que "los escándalos en la Iglesia ocurren porque no hay una relación viva con Dios y con su Palabra. De esta forma, los sacerdotes corruptos, en vez de dar el pan de la vida, dan comida envenenada al santo pueblo de Dios".

Polémica designación

El papa Francisco enfrentó su primer escándalo de su papado, luego que la revista italiana L’Espresso informara en un reportaje que el pontífice fue traicionado por grupos de influencia en el Vaticano que urdieron "el más cruel y pérfido engaño" para que nombrara en el "Banco de Dios" a Battista Ricca, un obispo con un historial de escándalos y vida licenciosa.

publicidad

Battista Ricca fue nombrado por Francisco en el Banco Vaticano (Instituto para las Obras de Religión) en momentos en que el líder de la Iglesia Católica buscaba sanear esa entidad de corrupción, lavado y nexos con la mafia y otras modalidades del crimen organizado.

Sin embargo, quienes le recomendaron a Battista, un viejo amigo de Francisco, le ocultaron los problemas en que ha estado envuelto, incluso una golpiza sufrida en un rostíbulo gay al que entraba disfrazado cuando era embajador o nuncio en Montevideo, capital de Uruguay.

El reportaje de L’Espresso afirma, además, que Battista Ricca es activo miembro del llamado "lobby gay" del Vaticano, y que cuando fue nuncio en Uruguay incurrió en corrupción y tráfico de influencia al nombrar a un amante en la sede diplomática, beneficiándolo con el salario y el alojamiento en la propia embajada.

Al respecto Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, reaccionó al reportaje de L’Espresso pretendiendo restarle importancia y señalando que era "poco confiable" el reportaje.

Un pez gordo del Vaticano

En junio de 2013 la policía italiana detuvo a un pez gordo del Vaticano, monseñor Nunzio Scarano, también conocido como "monseñor 500" por su afición a los billetes de color púrpura.

A Scarano le acusaban de una operación de lavado de dinero que incluía, gracias a la ayuda de un exagente de los servicios secretos italianos, el flete de una avioneta desde Suiza a Italia con 20 millones de euros en billetes grandes.

La Guardia de Finanza le echó el guante y, solo unas semanas después, durante el vuelo de regreso de su viaje a Río de Janeiro, el papa Francisco se refirió al respecto: "No ha ido a la cárcel porque se pareciera a la beata Imelda. No era un santo".

De esta forma el Papa dio a entender que estaba firmemente dispuesto a limpiar de una vez por todas el banco del Vaticano.

Responde a críticas de la ONU

A principios de febrero, la ONU criticó a la Iglesia por no haber hecho lo suficiente sobre la pedofilia y los escándalos de sacerdotes abusadores.

Naciones Unidas acusó al Vaticano de "sistemáticamente" adoptar políticas que permitían el abuso sexual de decenas de miles de menores por sacerdotes.

El Papa dejó pasar un mes y dijo que la Iglesia hizo más que cualquier otro Estado en la materia.

"Los casos de abusos son tremendos porque dejan heridas profundísimas. Benedicto XVI fue muy valiente y abrió el camino. Y siguiendo ese camino la Iglesia avanzó mucho. Tal vez más que nadie. Las estadísticas sobre el fenómeno de la violencia contra los menores son impresionantes, pero muestran también con claridad que la gran mayoría de los abusos provienen del entorno familiar y de la gente cercana. La Iglesia Católica es tal vez la única institución pública que se movió con transparencia y responsabilidad. Ningún otro hizo tanto. Y, sin embargo, la Iglesia es la única en ser atacada".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad