publicidad

Irak: Ataque insurgente deja dos muertos

Irak: Ataque insurgente deja dos muertos

Un mortero mató a un recogedor de basura iraquí e hirió a 14 soldados de la Coalición; también insurgentes mataron a un funcionario de un hospital de Bagdad.

La liberación de Mohammed Mamdouh Helmi Qutb, el tercer diplomático en rango de la embajada egipcia, coincidió con las amenazas de dos grupos extremistas contra cuatro nuevos rehenes y el recrudecimiento de la audaz oleada de secuestros desatada en Irak.

A su llegada a la embajada egipcia en Monsour, al noroeste de Bagdad, el diplomático dio las gracias a "todos los que participaron en gestionar mi liberación".

El Ejército estadounidense dijo que los informes iniciales indican que de cuatro a cinco morteros fueron disparados el martes hacia la llamada Zona Verde, antigua sede del gobierno norteamericano de ocupación y actual sede del gobierno interino iraquí, así como de las embajadas de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Un mortero cayó en el suburbio de Salhiya, que limita con la Zona Verde, mató a un recogedor de basura e hirió a otro, según un camarógrafo del Servicio Noticioso Televisivo de The Associated Press (APTN) que se hallaba en el lugar.

"Este pobre hombre estaba simplemente haciendo su trabajo y ha sido asesinado por un mortero... dirigido contra la Coalición", dijo a APRN un vecino del barrio, Muthana Joma Hassoun.

Un vocero militar que habló con la condición de no ser identificado, dijo que el fuego de morteros hirió también a 14 soldados, pero no pudieron determinarse de inmediato sus nacionalidades, el lugar preciso del ataque ni la gravedad de sus heridas.

publicidad

Al sur de Bagdad, pistoleros desconocidos asesinaron al director auxiliar del Hospital Mahmoudiya, el doctor Qassem el-Obaidi, según dijo el jefe de la institución.

El doctor fue asesinado por desconocidos que dispararon contra su automóvil en el camino de su trabajo a su casa, en la tarde del lunes, dijo el director del hospital, el doctor Daoud al-Ta'i.

El Hospital Mahmoudiya está ubicado a unos 40 kilómetros al sur de Bagdad.

En otro acto de violencia, una explosión dañó el martes una vivienda de la aldea de Niemieya, al sur de la localidad de Faluyá, y dejó seis iraquíes muertos, dijo el doctor Thaer Abdalá del Hospital General de Faluyá.

Por otro lado, el martes se anunció que Irak postergará la realización de una importante conferencia nacional hasta el 31 de julio a pedido de las Naciones Unidas, porque sus funcionarios no están listos para participar en el gran evento, dijeron los organizadores.

La conferencia, considerada un paso crucial en la transformación democrática de la nación, contará con la participación de mil delegados que seleccionarán a 100 miembros de una asamblea interina que convocará a las primeras elecciones del país, fijadas para enero de 2005.

La fecha y la sede de la conferencia, que iba a concluir a fines de mes, han sido mantenidas en secreto por razones de seguridad.

Sin embargo, las Naciones Unidas pidieron una demora debido que estaban retrasados en sus preparativos, dijo el martes el presidente de la conferencia Fuad Masoum. La conferencia comenzará el 31 de julio y concluirá el 2 de agosto.

La conferencia se ha visto envuelta en dificultades incluso antes de su inicio. Los líderes de algunas provincias no se ponían de acuerdo en las listas de delegados y algunas importantes facciones han amenazado con boicotear la reunión. Los temores por la seguridad son considerados de suma gravedad.

La asamblea que será seleccionada por la conferencia de delegados tendrá poder de aprobar el presupuesto nacional, vetar órdenes ejecutivas con dos tercios de la mayoría y designar reemplazos en el gabinete en caso del fallecimiento o renuncia de un ministro.

Empresa jordana se retira de Irak

Mientras en Amán, una empresa jordana anunció el martes que se retira de Irak para salvarle la vida a dos de sus empleados que están secuestrados allí.

"Cesaré operaciones y saldré de las oficinas de la empresa en Irak por razones humanitarias y para garantizar la vida y seguridad de dos de mis empleados secuestrados en Irak", dijo a The Associated Press Rami al-Ouweiss, director ejecutivo de la empresa Daoud Asociados.

Dos choferes de la compañía -Fayez Saad al-Udwan y Mohammad Ahmed Salama al-Manaya'a- fueron secuestrados el lunes en Irak por un grupo que se hace llamar las Fuerzas de los Muyaedín.

El grupo había amenazado con matar a los rehenes en 72 horas a menos que la empresa se retirara de Irak.

"Al igual que otros jordanos, siempre he respaldado a mi hermanos de Irak en todas las circunstancias", dijo Al-Ouweiss al anunciar su retiro.

publicidad

Se abstuvo de precisar cuándo la firma se retirará de Irak, pero indicó que estaba realizando las gestiones para hacerlo.

La esposa de Al-Udwan, Umm Mohammad, agradeció a Al-Ouweiss por su "sabia decisión".

"Espero que conlleve a la libertad de mi esposo y su regreso a salvo a casa", indicó a la Associated Press.

Previamente el martes, los familiares de los rehenes habían amenazado con decapitar a Al-Ouweiss y con matar al personal de la empresa a menos que la firma cumpliera de inmediato con las condiciones de los secuestradores.

"Le dijimos al director ejecutivo de la empresa, Rami al-Ouweiss, que si no cumplía hoy con las demandas de los secuestradores, su empresa y las vidas de sus empleados no estarían a salvo", dijo el hermano de Al-Udwan, Omar.

El padre de Al-Manaya'a, Ahmed Salama, dijo: "Le cortaremos la cabeza al director de la firma si no accede a nuestras demandas de que retire sus operaciones de Irak".

Los dos hombres hablaron con los periodistas en una reunión de sólo hombres familiares de los rehenes frente a las oficinas de Daoud.

Los representantes de las familias de los dos rehenes sostuvieron una reunión durante 40 minutos con los funcionarios de la empresa el martes.

La empresa suministra servicios de construcción y alimentación a los militares estadounidenses en Irak.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad