publicidad

Ataques insurgentes dejan 30 muertos

Ataques insurgentes dejan 30 muertos

Los insurgentes atacaron con bombas y morteros a las fuerzas policiales de Irak en Mosul y Bakuba, matando a por lo menos 30 personas.

Continuaron así presionando con su campaña en busca de socavar las nuevas fuerzas de seguridad de la nación.

El ataque más sangriento tuvo lugar en Bakuba, donde explotó un coche-bomba frente a las puertas de la sede policial provincial, matando a 15 personas y lesionando a otras 17, precisó el coronel de la policía Mudhahar al-Jubouri.

Muchas de las víctimas se encontraban en el lugar en busca de trabajo como policías, manifestó al-Jubouri.

En la ciudad de Mosul, al norte, un atacante suicida se inmoló dentro del predio del Hospital Jumhouri, matando a 12 policías que custodiaban el lugar e hiriendo a otros cuatro, indicaron funcionarios del centro médico.

La bomba detonó fuera del edificio del hospital, dijo el director de esa institución, Tahseen Ali Mahmoud al-Obeidi. Algunos testigos relataron que el atacante suicida llamó a agentes policiales para que se acercaran a él y luego se inmoló en medio de una multitud.

"Escuché una explosión. Cuando acudí, vi cadáveres por todas partes", explicó Al-Obeidi.

La tierra estaba empapada de sangre. Las enfermeras recogían partes de cadáveres y las colocaban en bolsas.

En un comunicado difundido por la internet, el grupo Al Qaeda en Irak, liderado por el miliciano jordano Abu Musab al-Zarqaui, se atribuyó la responsabilidad del ataque.

La entidad terrorista dijo que "un león de la Brigada de los Mártires" que llevaba un cinturón cargado con explosivos ingresó al puesto policial del hospital de Mosul.

publicidad

No fue posible verificar de manera inmediata la autenticidad del comunicado.

Nadie se declaró responsable del ataque de Bakuba.

También el lunes, grupos de insurgentes atacaron con morteros una comisaría policial en Mosul, matando a tres civiles, expresó un funcionario policial.

La ciudad de Mosul, la tercera más grande de Irak, ha sido escenario de ataques insurgentes diarios y de enfrentamientos entre los rebeldes y las fuerzas de seguridad estadounidenses e iraquíes.

Los ataques representan la más reciente señal de que los insurgentes están incrementando sus embestidas contra las fuerzas de seguridad iraquíes, que Estados Unidos espera puedan tener un papel más importante para combatir los rebeldes una vez que asuma el nuevo gobierno.

La violencia y los secuestros generan nuevas preocupaciones por la seguridad tras una breve reducción de los ataques después de los comicios del 30 de enero, cuando los iraquíes eligieron una nueva Asamblea Nacional en las primeras votaciones nacionales desde la caída de Saddam Hussein, en abril del 2003.

Se espera que los resultados finales de los comicios estén el jueves, pero los recuentos iniciales señalan que habrían ganado los candidatos chiítas, respaldados por sus clérigos.

Los chiítas conforman cerca del 60 por ciento de los 26 millones de iraquíes.

Se cree que muchos sunitas árabes -que son los sectores que alientan la insurgencia y representan al 20 por ciento de la población- permanecieron en sus casas, por temor a una represalia rebelde o respondiendo a un boicot a los comicios lanzado por clérigos sunitas.

Por otro lado, la comisión electoral iraquí admitió el lunes que más de 15 mil personas no pudieron votar en la región de Mosul debido a irregularidades.

Izzedine al-Mahmoudi, funcionario de la comisión, dijo a periodistas en Bagdad que 15,188 personas en Mosul y en la provincia circundante de Nínive no pudieron sufragar en las históricas elecciones iraquíes del 30 de enero debido a que los representantes de las casillas no se presentaron a laborar y se agotaron las boletas electorales.

Algunas casillas fueron saqueadas por pistoleros que robaron las boletas, dijo Al-Mahmoudi.

"Hay cierto número de casillas cuyo material electoral fue saqueado por pistoleros, y en muchas zonas los representantes que las custodiaban fueron amenazados a punta de pistola", señaló. "Se robaron las urnas e intentaron sobornar a los trabajadores".

Algunos políticos del norte iraquí, incluyendo a representantes de las comunidades suní y cristiana, habían denunciado que gran cantidad de sus electores no pudieron votar debido a malos manejos electorales o a un intento por mantenerlos alejados de las urnas.

Aplastante victoria de Alianza Kurda

La lista de los dos grandes partidos kurdos iraquíes logró una victoria aplastante en dos de las tres provincias del Kurdistán (norte), tras el recuento de la casi totalidad de los votos, anunció el lunes la Comisión Electoral.

publicidad

La lista de la Alianza Kurda, que agrupa a la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) y al Partido Democrático del Kurdistán (PDK), consiguió 1,041,388 de los 1,121,897 votos escrutados hasta ahora en Dohuk y Suleimaniya, lo que representa el 92.8 por ciento de los votos emitidos.

La lista del Grupo Islámico Kurdo de Mohamad Najib al Barzanji ocupa el segundo puesto con 39,579 votos, un 3.5 por ciento, seguida por la Lista Nacional de Mesopotamia, una alianza de dos partidos cristianos, que obtiene 4,219 votos.

Esos resultados corresponden al recuento de los votos en el 90 por ciento de los colegios electorales de Suleimaniya y Dohuk, cuando aún quedan los de Erbil.

La lista kurda ocupará muy probablemente el segundo puesto a nivel nacional, por detrás de la chiíta Alianza Unificada Iraquí, respaldada por el gran ayatolá Alí Sistani, que ya cuenta con más de dos millones de votos.

La lista chiíta de la Alianza Unificada Iraquí está a la cabeza en la provincia de mayoría sunita de Salahedin, antiguo feudo de Saddam Hussein al norte de Bagdad, en las elecciones generales del 30 de enero, indicó este lunes la Comisión Electoral.

La lista 169, apadrinada por el gran ayatolá Alí Sistani, obtuvo 27,645 votos, el 22.1 por ciento de los 124,651 votos escrutados hasta ahora.

Le sigue la lista de la Alianza Kurda, que reagrupa al Partido Democrático de Kurdistán (PDK) y la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), y que obtuvo 18,791 votos (15 por ciento).

publicidad

La lista del presidente sunita saliente Ghazi al Yauar está en tercera posición con 15,791 votos (12.7 por ciento).

La lista del primer ministro Iyad Alaui, un chiíta laico, obtiene 13,035 votos (10.4 por ciento) y llega en quinta posición, tras el recuento de votos en el 80 por ciento de las oficinas electorales de la provincia, donde la tasa de participación fue sin embargo muy baja, según la Comisión Electoral.

Piden liberación "inmediata" de secuestrada

Mientras en París, el gobierno francés pidió el lunes la liberación "inmediata" de la periodista italiana Giuliana Sgrena a la que sus raptores amenazan con matar si Roma no retira sus tropas destacadas en Irak, declaró el lunes el ministerio de Relaciones Exteriores.

"Francia pide su liberación inmediata y transmite a su familia, a las autoridades italianas y al pueblo de aquel país toda nuestra solidaridad", declararon portavoces de la Cancillería.

Según ellos, el secuestro de Giulana Sgrena ha provocado en Francia una "conmoción" muy grande y el gobierno la "condena", al igual que todas las demás tomas de rehenes.

Francia sigue trabajando para encontrar la pista de la periodista del diario Liberation, Florence Aubenas, y de su intérprete, Hussein Hannoun, desaparecidos desde hace más de un mes en Irak.

A diferencia de otros rehenes, todavía no ha habido un grupo que ha reivindicado el secuestro ni ha pedido nada a cambio de su liberación, según el gobierno francés.

publicidad

Sgrena, enviada especial a Irak del diario de izquierda Il Manifesto, fue secuestrada el viernes en Bagdad y en un comunicado difundido en Internet un grupo, llamado "Organización de la Yihad islámica" afirma el lunes que su suerte se decidirá rápidamente y da 72 horas a Roma para que retire sus tropas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad