publicidad

Aplazado el juicio a Saddam Hussein

Aplazado el juicio a Saddam Hussein

El proceso se retrasa hasta el 5 de diciembre para que la defensa reemplace a dos abogados que fueron asesinados.

El juez Rizgar Mohammed Amin hizo el anuncio al reanudarse la audiencia a comienzos de la tarde tras una suspensión de alrededor de una hora. La defensa de Hussein anunció el domingo su intención de pedir un aplazamiento del juicio.

La fiscalía presentó objeciones a la decisión, pero el juez mantuvo el dictamen.

Hussein y siete colaboradores están siendo juzgados por la masacre de 148 aldeanos chiítas de Dujail, al norte de Bagdad, en 1982.

La audiencia de este lunes era la segunda desde que comenzó el juicio el 19 de octubre. El tribunal se reúne bajo draconianas medidas de seguridad en el sector fuertemente protegido de Bagdad, que se conoce como Zona Verde.

Rechazaron los reemplazos

Previo a la comparecencia del lunes, el tribunal había propuesto reemplazos para los tres abogados, pero el ex vicepresidente Taha Yassin Ramadan rechazó el suyo e insistía en su derecho de escogerlo.

Otro acusado, Barazan Ibrahim, se quejó además de que se le estaba negando atención médica adecuada desde que se le diagnosticó cáncer, y que ello constituía "asesinato indirecto".

Hussein se quejó de que había escrito tres o cuatro documentos al juez desde la sesión del 19 de octubre y que nunca se le respondió. El juez dijo que nunca los recibió.

La protesta de Hussein

El ex presidente iraquí protestó este lunes por la manera como lo tratan sus guardias estadounidenses y los calificó de "extranjeros criminales y conquistadores".

publicidad

Dirigiéndose al presidente del tribunal, Hussein le pidió al juez que ordenara "a estos extranjeros criminales y conquistadores" que traten mejor a los detenidos.

La retransmisión televisiva fue brevemente interrumpida mientras Hussein continuaba con su diatriba.

El ex jefe de Estado se quejó de la "confiscación de sus papeles y de su bolígrafo y de haber tenido que subir dos pisos a pie, maniatado, porque el ascensor estaba averiado".

Previo a la reanudación del juicio, varias manifestaciones tuvieron lugar en Irak. Mientras sus adversarios pedían su ejecución, sus partidarios exigían que fuese liberado.

Varias decenas de habitantes de Tikrit (situada a 130 km al norte de Bagdad), el ex bastión de Hussein, manifestaron para exigir la liberación del derrocado presidente de Irak, cuyo proceso fue aplazado para el 5 de diciembre.

Los manifestantes, muchos de los cuales eran estudiantes, llevaban fotos de Hussein y proferían consignas hostiles al gobierno de Ibrahim Jaafari. "¡Dios es el más grande! ¡Oh árabes, el proceso es injusto!", gritaban los manifestantes, congregados ante la gran mezquita de la ciudad, bajo fuerte vigilancia policial.

"Saddam no debe ser juzgado. Sigue siendo nuestro presidente legítimo", afirmó Haydar Ali Hussein, uno de los manifestantes, que no reconoció ninguna legitimidad al gobierno de Al Jaafari, surgido de las elecciones de enero pasado.

Piden que lo ejecuten

Al mismo tiempo, más al sur, habitantes de la ciudad chiíta de Dujail, al norte de Bagdad, manifestaron el lunes pidiendo la ejecución de Hussein.

Unas 200 personas se congregaron en el centro de la ciudad, llevando fotos de los habitantes de Dujail asesinados durante el régimen del derrocado mandatario iraquí.

"Nosotros pedimos la ejecución del dictador Saddam", se podía leer en los carteles que agitaban los manifestantes entre los cuales había numerosos parientes de las víctimas.

Las fuerzas de seguridad iraquíes colocaron numerosos retenes este lunes en las entradas de Dujail, donde se reforzó la presencia policial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad