publicidad

Se alejan esperanzas de hallar con vida a mineros en Honduras

Se alejan esperanzas de hallar con vida a mineros en Honduras

El accidente se produjo al derrumbarse uno de los túneles de las minas de San Juan de Arriba, en Tegucigalpa.

Las esperanzas de encontrar con vida a ocho mineros atrapados en el derrumbe de una mina artesanal de oro, ocurrido el miércoles al sur de Honduras, se alejaban entre los socorristas, aunque un grupo chileno de expertos tenía previsto llegar este sábado.

Tres de los once mineros lograron salir con vida el viernes después de un rescate desesperado en el que los socorristas sacaron tierra y piedras con sus propias manos.

Opina sobre esta noticia en los Foros de Univision. 

El accidente se produjo al derrumbarse uno de los túneles de las minas de San Juan de Arriba, municipio de El Corpus departamento de Choluteca, 160 km al sur de Tegucigalpa.

"No veo esperanzas de vida, vamos a rescatar cadáveres", dijo el geólogo Aníbal Godoy, contratado para rediseñar la estrategia de búsqueda.

Aún quedan varios mineros atrapados en Honduras Univision

Godoy subió a la montaña donde está la entrada de la mina, y se reunió con autoridades de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), bomberos y socorristas salvadoreños y guatemaltecos para analizar si utilizaban maquinaria en las excavaciones, pero lo descartaron.

"La gente (del rescate) tiene que entrar con casco, con botas y lámpara para entrar a rescatar los cadáveres; ya no hay prisa, vamos a ir ademando con madera" el techo del túnel para prevenir derrumbes que puedan sepultar también a los rescatistas, explicó Godoy.

Jimmy Munguía, un minero de 27 años, logró escapar con otros cinco compañeros minutos antes del derrumbe por estar trabajando cerca de la salida.

"Las piedras nos caían en la cabeza pero logramos salir (...) Estábamos excavando nuestra propia tumba, pero Dios nos ha dado otra oportunidad", declaró.

publicidad

Como conocedor de la zona, Munguía, con otros mineros, colaboran en las tareas de búsqueda de los ocho restantes. "Los vamos a sacar vivos o muertos", afirmó.

Comienza a sentirse mal olor

Godoy se reunió con otros mineros que conocen los recovecos de los túneles, más de 80 que perforan la elevada montaña boscosa de árboles medianos, para elaborar un mapa de cómo se cruzan entre sí en las profundidades de hasta unos 300 metros.

"Calculamos que están atrapados entre seis y ocho metros" del lugar de donde fueron rescatados los otros tres, dijo Godoy.

El comisionado de Copeco, Moisés Alvarado, explicó que rescatar con vida a los ocho obreros "es bien difícil porque después de un tiempo el cuerpo humano no soporta la deshidratación".

Un mal olor comenzó a sentirse este sábado en la entrada de la mina, constataron periodistas.

"Desde largo se siente el mal olor a cadáver", dijo Rafael Maradiaga, quien trabaja en la mina en la sección de suministro de materiales, como piochas, palas y dinamita que utilizan los trabajadores.

"No vamos a dejarlos allí, necesitamos de las personas que se sientan capaces, pero nadie va a trabajar más de ocho horas", instruyó Godoy a los socorristas.

Los tres supervivientes rescatados el viernes relataron que en las primeras horas del accidente escucharon quejidos de los otros compañeros pero ya en la noche habían cesado.

Expertos chilenos ofrecen ayuda

Desde el miércoles empezaron las excavaciones a mano, internándose unos 100 metros por el túnel algunos de los mineros, y más tarde se sumaron bomberos y especialistas salvadoreños y guatemaltecos.

Dos rescatistas chilenos que participaron en el mediático rescate de 33 mineros en el desierto de Atacama hace cuatro años y un asesor del Ministerio del Interior chileno en materia de emergencias llegarán a Honduras para apoyar las labores de rescate.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, "solicitó a distintos organismos prestar toda la ayuda necesaria para colaborar con el rescate" de los ocho mineros hondureños aún sepultados, informó en un comunicado la cancillería.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad