publicidad

Murió el artista uruguayo Carlos Páez Vilaró

Murió el artista uruguayo Carlos Páez Vilaró

Fue reconocido internacionalmente con varios galardones y uno de sus principales murales, "Raíces de la Paz".

El artista uruguayo Carlos Páez Vilaró, reconocido a nivel internacional por sus murales y la incesante búsqueda de su hijo tras un accidente aéreo en la cordillera de Los Andes, falleció este lunes a los 90 años en su casa en Uruguay, dijo su familia a medios locales.

Pintor, escultor y constructor, Páez Vilaró se volcó principalmente a la representación de la naturaleza y la comunidad afro-descendiente en América del Sur, luego de vivir varios años en África.

El artista murió de un infarto en Casapueblo, una original casa-museo-taller modelada con sus propias manos sobre los acantilados en Punta Ballena, en el exclusivo balneario Punta del Este.

Fue reconocido internacionalmente con varios galardones y uno de sus principales murales, "Raíces de la Paz", considerada la pintura subterránea más larga con 162 metros, que se encuentra en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, según indica Reuters.

"Uruguay, América y el mundo han perdido a un artista genial, que a partir de la universalidad del arte imprimió un aura personal e inconfundible a su obra", lamentó en un comunicado José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, recordando a Páez Vilaró como un artista "genial" y "amigo" de la institución.

El artista "es más que un referente para la ciudad y para el país. Se nos va alguien que dejó un legado que será difícil de empardar", comentó el alcalde de Punta del Este, Martín Laventure, al sitio Montevideo.com.

publicidad

La incesante búsqueda de su hijo

Páez Vilaró también es recordado por la búsqueda de su hijo tras un accidente en avión que sufrió el equipo de rugby del colegio Old Christians en 1972 cuando atravesaba la cordillera de Los Andes, con destino a Chile.

El artista nunca dio por perdido a su hijo y fue uno de los padres que insistió en continuar buscando a los muchachos desparecidos en la montaña, a pesar de que la búsqueda oficial por parte de las autoridades había sido abandonada.

Finalmente y tras 72 días, el hijo del pintor fue uno de los 16 jóvenes que apareció con vida. El caso, conocido como el "milagro de los Andes", ha sido contado en libros y películas de cine.

A su obra se suman extensas pinturas en hospitales en Chile y Argentina, así como en los aeropuertos de Panamá y Haití.

Tras ser homenajeado en el Parlamento en agosto de 2013, el artista se definió como un "hacedor" de cosas.

"He sido un intento: intenté la cerámica sin ser alfarero, intenté la construcción sin ser arquitecto, intenté la pintura sin maestros, intenté la música haciendo candombe pero sin ser compositor. Soy un hacedor", aseguró entonces.

Los restos del artista, según informa AFP, serán inhumados este martes en el panteón de la gremial de autores uruguayos, tras ser velados en el salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad