publicidad

Mina argentina de la muerte

Mina argentina de la muerte

Seis mineros murieron y ocho se encuentran desaparecidos con muy escasas posibilidades de ser rescatados vivos en un socavón andino del sur argentino.

Conmovido por la tragedia, el presidente Néstor Kirchner se trasladó a la localidad de Río Turbio, en su provincia natal Santa Cruz, para participar del velatorio de las víctimas y saludó a los mineros que protagonizan una dramática espera desde que ocurrió el accidente el lunes por la noche en la boca del yacimiento siniestrado.

El mandatario estuvo primero en la sede administrativa del yacimiento, donde se reunió con miembros del grupo de socorristas y luego se acercó a unos 200 metros de la boca de la mina para saludar a los trabajadores.

Kirchner había presentado antes sus condolencias a los familiares de los mineros fallecidos, quienes eran velados en el Centro Cultural de la ciudad.

El jefe de Estado aseguró que se trató "de un accidente" lo que provocó el incendio y el derrumbe de la mina y prometió "investigar para deslindar responsabilidades" porque "no se va a encubrir a nadie".

Sergio Acevedo, gobernador de Santa Cruz, donde está situado el yacimiento de Río Turbio (sur) informó que dos obreros fueron encontrados muertos el miércoles por los brigadistas, sumándose a otros cuatro que habían sido hallados el martes.

"Ya nada nos hace pensar que (a los desaparecidos) los podamos encontrar con vida, por las condiciones que ha encontrado en la mina el equipo de rescate. Pensamos que con el correr de las horas la noticia va a ser trágica", dijo el secretario de la Producción de Río Turbio, Paulino Rodríguez.

publicidad

Rodríguez señaló que la presencia de monóxido de carbono generado por el incendio a unos 600 metros de profundidad "hace que respirar sin equipos sea letal".

Ochos socorristas ingresaron la mañana del miércoles por una galería de ventilación, primero en vehículos y luego a pie, para llegar hasta donde están bloqueados los mineros, a 600 metros de profundidad y a unos 7 kilómetros de la entrada de la mina.

Otros brigadistas realizaban tareas contrarreloj para apagar los últimos focos de incendio.

Los equipos destinados a las tareas de rescate y extinción de incendios están integrados por personal de Defensa Civil, Policía, bomberos, Gendarmería y mineros.

Un chispazo en una cinta transportadora de carbón provocó un fuerte incendio y el derrumbe de varios túneles, según las primeras evaluaciones.

Otros 43 mineros que estaban en la mina al momento del accidente lograron escapar caminando y agarrándose de las manos. Primero habían intentado hacerlo a bordo de un camión, pero el conductor chocó contra una columna a causa del intenso humo.

Según los especialistas, el chispazo hizo que de inmediato entrara en combustión el grisú, la mezcla gaseosa de gas metano y aire muy inflamable y explosiva que se desprende de las paredes de los yacimientos de carbón.

Los expertos sellaron algunas entradas de oxígeno para evitar que se propaguen los focos de fuego que aún no fueron controlados, e instalaron un gran ventilador para que actúe como extractor de humo.

Kirchner había viajado hace apenas 12 días a esa localidad de Santa Cruz, donde anunció inversiones para los yacimientos carboníferos, que ocupan a unos 1,100 obreros y son la fuente de ingresos de todos los habitantes del lugar.

Ante la indignación de los obreros y familiares, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, quien se encuentra en el lugar, se comprometió a realizar "una profunda investigación" para determinar las responsabilidades por el accidente.

El sindicato local del sector apuntó contra el antiguo dueño de la mina, el poderoso empresario Sergio Taselli, quien fue acusado de "vaciamiento" y de no realizar las inversiones necesarias durante el período en que estuvo a cargo de la explotación del socavón, entre 1994 y 2002.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad