publicidad
El operativo se llevó a cabo en el departamento del Caquetá.

Los candidatos en Colombia apoyan diálogo con FARC pero los abandonarían si no avanzan

Los candidatos en Colombia apoyan diálogo con FARC pero los abandonarían si no avanzan

Los aspirantes a la presidencia colombiana avalan el diálogo de paz, pero no descartan abandonarlo si se estancan.

El operativo se llevó a cabo en el departamento del Caquetá.
El operativo se llevó a cabo en el departamento del Caquetá.

El ganador de los comicios presidenciales en Colombia será el encargado de sacar adelante el proceso de paz con la guerrilla. Los candidatos lo saben. Y el tema ha marcado la campaña. En las últimas horas, los aspirantes al Palacio de Nariño están expresaron su apoyo al proceso de paz del Gobierno con las FARC en Cuba, pero coincidieron en que pese a los avances logrados serían capaces de levantarse de la mesa si falta voluntad de paz de los guerrilleros.

En un debate de 90 minutos a menos de 48 horas de las elecciones, transmitido por el Canal Caracol, el presidente-candidato, Juan Manuel Santos, quien ha hecho de la paz su bandera de Gobierno y de campaña en busca de la reelección, respondió que si hay una circunstancia que lo obligue rompería el diálogo.

publicidad

"He dicho que rompería el proceso si veo que en la contraparte no hay voluntad para llegar al final del conflicto", dijo el mandatario.

Santos añadió que para las conversaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que se celebran en La Habana desde noviembre de 2012, el Gobierno ha seguido sin embargo un procedimiento "cuidadosamente planeado" con un equipo negociador de la mayor calidad.

El candidato del opositor Centro Democrático, "scar Iván Zuluaga, apoyado por el exmandatario y senador electo Álvaro Uribe (2002-2010), remarcó su tesis de que "las FARC siempre han engañado a los colombianos en todos los procesos de negociación".

Zuluaga insistió en la necesidad de "un cese al fuego verificable" para que haya una paz duradera. Desde el 20 de mayo al 28, las FARC y el ELN anunciaron un alto al fuego unilateral para que las elecciones se llevan a cabo en paz, algo que no ocurría hace unos 30 años. Sin embargo, para Zuluaga eso no es suficiente.

En una réplica, Zuluaga cuestionó a Santos por no haberse levantado de la mesa hace dos meses cuando las FARC asesinaron en el suroeste del país a dos policías a los que secuestraron y torturaron (hoy sábado, el Ejército colombiano denunció un ataque con explosivos de las FARC en el sureño departamento de Caquetá).

Ante ese planteamiento, Santos respondió que ha sido "el peor enemigo de las FARC" y le obsequió a Zuluaga su libro "Jaque al terror" en donde se detallan las operaciones exitosas contra esa guerrilla en las que participó como ministro de Defensa del expresidente Álvaro Uribe -su mayor opositor hoy día- o como jefe de Estado.

"Estoy haciendo es la paz con mis enemigos, no con mis amigos" enfatizó Santos, quien recordó que durante su Gobierno han muerto más de 40 jefes de diferente rango de las FARC.

En una de sus respuestas más contundentes, el candidato de la Alianza Verde, Enrique Peñalosa, aseguró que las Fuerzas Armadas deben hacer todo "lo que esté a su alcance" para "derrotar a las FARC militarmente en la medida que sea posible", sin detrimento de los diálogos.

Peñalosa, quien recibió elogios de Santos porque a juicio del presidente con esos comentarios lo apoya él en el tema de la paz, respondió cortante: "yo no lo apoyo a usted sino a las negociaciones en La Habana".

Clara López, del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA), se mantuvo en que "no se puede seguir negociando en medio de la guerra" y por eso planteó "cese el fuego" bilateral.

López se mostró convencida de que "el proceso de paz es irreversible" por lo que aseguró que si llega a la Presidencia se dedicará a la "construcción de la paz y la reconciliación".

La candidato del Partido Conservador, la exministra de Defensa Marta Lucía Ramírez, dijo que para seguir negociando, las FARC deben dejar de reclutar niños y de seguir sembrando minas antipersona en el campo.

"Si incumplen esas negociaciones nos tendremos que levantar de la mesa", manifestó Ramírez.

publicidad

Con información de EFE

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad