publicidad

En huelga de hambre 500 reclusos

En huelga de hambre 500 reclusos

Unos 500 presos están en huelga de hambre en tres cárceles venezolanas para pedir mejores condiciones de vida.

Las medidas de fuerza en cinco prisiones del interior venezolano son para demandar mejores condiciones penitenciarias y agilidad judicial, principalmente.

Las huelgas de hambre comenzaron en la cárcel de Barinas, en el suroeste del país, y un día después en la del céntrico estado de Guárico y en otra del sureño estado de Lara.

En el Centro Penitenciario "La Pica", en el nororiental estado de Monagas, 422 familiares de presos, incluidos 59 menores, están desde el domingo dentro de la prisión, en lo que califican de un "autosecuestro" para apoyar a los reclusos.

Lo mismo sucede en la cárcel de Vista Hermosa, en el amazónico estado de Bolívar, donde están recluidos desde hace una semana 87 familiares de presos, todo ellos mayores de edad.

Los secuestrados son 303 mujeres, 60 hombres y 59 niños, muchos de los cuales, según Rojas, fueron detenidos en contra de su voluntad por los internos en el día de visita del penal con la complicidad de algunos de sus familiares.

El director general de Custodia del Ministerio del Interior, Erling Rojas, aseguró que "gran cantidad" de los "autosecuestrados" en realidad están retenidos "en contra de su voluntad" y que se negocia, al menos, que los niños sean liberados.

Señaló que es urgente liberarlos porque muchos presentan problemas respiratorios, que pueden agravarse por las malas condiciones higiénicas en La Pica.

publicidad

Subrayó que "detrás de toda esta crisis hay una 'mano peluda' que busca desestabilizar y 'tumbar' los adelantos" logrados con el decreto presidencial de emergencia carcelaria de diciembre de 2004.

"Es extraño", añadió, que las medidas de fuerza se produzcan después del hallazgo en esas cárceles de una subametralladora y varias escopetas, así como cinco granadas, diez revólveres, 17 pistolas, una bomba de humo y municiones de diferente calibre.

No descartó, por ello, que "factores externos intenten crear caos" en las prisiones con objetivos que no precisó.

Rojas apuntó que funcionarios del Ministerio del Interior y Justicia atienden las demandas de los internos, en especial los casos vinculados con el retardo procesal.

El 13 de abril pasado, Héctor Coronado, vicepresidente de la Sala de Casación Penal y representante del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en la comisión presidencial para la emergencia carcelaria, admitió que los presos padecen hacinamiento, inseguridad y retraso procesal, entre otros problemas.

El Gobierno declaró la emergencia carcelaria en respuesta a la creciente violencia en los 30 penales y 16 internados judiciales del país, que albergan a un total de 19,383 reclusos.

En el 2004 murieron de forma violenta 327 presos y otros 655 resultaron heridos, de acuerdo a datos de la organización no gubernamental Observatorio de Prisiones.

En Venezuela existen 32 penales con casi 20 mil reclusos, más del 50 por ciento sin condena, aunque el Código Orgánico Procesal Penal, en vigencia desde hace algunos años, permite la libertad a los reos que hayan cumplido la mitad de la condena probable (aún sin haber sido juzgados) y tengan buena conducta.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad