publicidad
Imagen tomada de Twitter de un agente de la DEA.

Diario colombiano entrevistó a narco que afirma haber estado en fiestas con agentes DEA

Diario colombiano entrevistó a narco que afirma haber estado en fiestas con agentes DEA

Las parrandas que pagaban narcotraficantes a agentes de la DEA tenían la intención de “romper el hielo”.

Imagen tomada de Twitter de un agente de la DEA.
Imagen tomada de Twitter de un agente de la DEA.

Las parrandas que pagaban narcotraficantes a agentes de la DEA, así como a abogados de EEUU y otros países, tenían la intención de “romper el hielo”. Eso fue lo que dijo un testigo que afirmó haber estado presente en varios de estos eventos, en entrevista con el diario colombiano El Tiempo.

El hombre, que prefirió guardar su identidad, afirmó que las polémicas fiestas duraban incluso varios días, y en ellas abundaban las prostitutas y el alcohol.

Más allá, el narcotraficante dijo "siempre de acuerdo al medio"que estas reuniones no solamente se hacían en las casas que habitaban los agentes con fondos del gobierno de Estados Unidos, sino también en fincas, restaurantes y discotecas que se cerraban durante los encuentros.

publicidad

El Tiempo sostiene que los narcotraficantes, en el marco de estos encuentros, exploraban la posibilidad de entregarse a las instancias de justicia de Estados Unidos, además de que aprovechaban para indagar sobre su situación con respecto a EEUU. “En medio de los brindis y de la fiesta, la gente se iba relajando y era más fácil empezar a preguntar qué tan mal estaba el patrón en los Estados Unidos, qué tan empapelado estaba, y eso permitía hacer cálculos de qué tanto había que colaborar y qué tanto había que entregar plata y rutas para conseguir un acuerdo favorable”, dijo el testigo.

El rotativo afirma que ubicó a personas cercanas a los jefes paramilitares que se entregaron en el marco del proceso de paz con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), y que fueron extraditados a Estados Unidos en marzo del 2008, quienes “señalaron que desde la desmovilización ya era común que se hicieran ‘atenciones’ a agentes federales y abogados que negociaban la entrega de nacionales a la justicia estadounidense”.

“Se hacían como una atención a los visitantes en las que, por supuesto, había nenas, licor, y en muchas ocasiones, droga”, aseguró.

Las fuentes que consultó el diario dijeron además que a los mencionados encuentros, tanto agentes como abogados extranjeros, fueron trasladados en lujosos vehículos o incluso en vuelos privados entre 2005 y 2009. Los emisarios de los narcotraficantes tenían la consigna de “satisfacer todos los deseos y peticiones de sus invitados”.

“Los agentes "añadió el testigo"buscaban contactos en el país y eso implicaba tener reuniones con fuentes que conocieran el negocio de la droga y que pudieran entregar información para sus investigaciones. Eso permitía que, a través de enlaces, se les hicieran invitaciones y después de asistir a la primera fiesta ya no faltaban a las siguientes”.

El escándalo en torno a la DEA comenzó con un informe de más de 100 páginas de la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia, en el que hay declaraciones de policías colombianos acusando a agentes de los mencionados comportamientos.

Además, una investigación interna de la DEA entre 2009 y 2010 reveló que varios agentes acudían a fiestas que se pagaban con dinero del narcotráfico, y recibían “costosos regalos, armas y hasta dinero de los cárteles de la droga”. Al respecto, el medio añade que siete agentes implicados admitieron que participaron en encuentros sexuales, pero dijeron no saber que el dinero que pagaba las fiestas procedía del narco.

La Oficina del Inspector General entonces cuestionó que la preparación de los agentes no les hubiera permitido sospechar de dónde salía el dinero de las parrandas, además de que fue enfática al decir que el comportamiento de los enviados puso en riesgo la misión, pues contaban con equipo con información clave.

publicidad

El informe de la OIG no menciona nombres de los capos que supuestamente financiaban este tipo de fiestas sexuales, pero la fuente que consultó el diario El Tiempo asegura que algunos de los que se valieron de esta estrategia fueron Carlos Mario Jiménez alias Macaco, así como los hermanos Miguel Ángel y Víctor Manuel Mejía Múnera, llamados Los Mellizos.

El medio, finalmente, recuerda que después de la Cumbre de las Américas en Cartagena en 2012, el proceder de los agentes del Servicio Secreto, se puso “bajo la lupa” el comportamiento de los integrantes de distintos organismos de seguridad de Estados Unidos, especialmente en Colombia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad