publicidad

Cataratas de Iguazú alcanzan el mayor caudal de su historia

Cataratas de Iguazú alcanzan el mayor caudal de su historia

Uno de los atractivos turísticos de Sudamérica permanece cerrado debido a una crecida sin precedentes.

Alrededor de 130 mil personas afectadas

Las cataratas de Iguazú, uno de los principales atractivos turísticos de Argentina y de Sudamérica, permanecen cerradas al público debido a una crecida sin precedentes que registra el río del mismo nombre.

La Administración de Parques Nacionales (APN) de Argentina y el Área Cataratas del Parque Nacional Iguazú informaron que el río registró un caudal de casi 46 mil metros cúbicos de agua por segundo, cuando su nivel normal es de mil 500, detalla Notimex.

De acuerdo con la agencia argentina de noticias Télam, la marca máxima que se había registrado era de 36 mil metros cúbicos por segundo en las inundaciones de 1992.

El nivel del río comenzó a crecer el sábado pasado y poco a poco transformó las múltiples cascadas de agua clara en una desbordada caída de agua revuelta, que cubrió gran parte de la vegetación e incluso los puentes por donde caminan los turistas.

Los pronósticos indican que el nivel del agua comenzará a normalizarse el miércoles, por lo que la APN evalúa reabrir algunos miradores y senderos superiores mientras inspecciona los daños en las partes más bajas.

Los afectados

Por su parte, la agencia Efe indica que las inundaciones que sufre Paraguay afectan ya a unas 129 mil personas que residen en las márgenes del afluente que da nombre al país y se prevé que el número aumente por el alto nivel del río Paraná y las lluvias recientes, informó la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN).

publicidad

La SEN prevé que el río Paraguay subirá entre 5 y 8 centímetros en la próxima semana en Asunción, lo que desplazará a otras 15 mil familias en los próximos siete días, con lo que se estima que el número de afectados solo en la capital llegará a 75 mil.

El gran volumen de agua se debe una temporada atípica de grandes lluvias a principios de año en el Pantanal brasileño, donde nace el río Paraguay, y altas precipitaciones en meses posteriores en su tramo medio, según la Dirección Nacional de Hidrología.

Además, en los últimos días se han registrado nuevas lluvias en el norte del país, especialmente en el departamento de Concepción.

Mientras, en el sur, el río Iguazú, cuyo último tramo es frontera entre Argentina y Brasil, experimenta una súbita crecida que ha obligado a cerrar "todos los senderos y circuitos" del Parque Nacional Iguazú, en la provincia argentina de Misiones, donde se encuentran las famosas cataratas.

Actualmente descarga 32 mil metros cúbicos por segundo en el río Paraná, más de 20 veces su volumen normal, según los expertos de la Entidad Binacional Yacyretá, que gestiona la presa compartida por Argentina y Paraguay, aguas abajo.

Esa riada avanza por el río Paraná, lo que ha provocado evacuaciones en la ciudad paraguaya de Ayolas, donde está ubicada la represa.

Miles de personas evacuadas

Su alcalde, Nelson Delvalle, dijo a Efe que prevén sacar de sus casas a entre cuatro mil y 4,500 personas, que se añadirán a los 500 evacuados el pasado domingo de las ocho islas ubicadas en el brazo del río conocido como Aña Cuá.

El esperado aumento del nivel del agua empeorará la situación en el departamento paraguayo de 'eembucú, donde el Paraguay desemboca en el Paraná.

Según las previsiones de las autoridades, la crecida podría afectar a 60 mil personas, contando con las 43 mil que siguen sin recuperarse de las intensas lluvias caídas entre marzo y mayo pasados, informó hoy a Efe Andrés Villalba, de la oficina de prensa de ese departamento.

Ante esa posibilidad, las autoridades han declarado la alerta roja en Pilar, la capital de 'eembucú, y la ciudad de Alberdi, ambas bañadas por el río Paraguay.

Los técnicos creen que el alza del nivel del Paraná frenará el desagüe del Paraguay, lo que retardará la salida del agua de las áreas inundadas en todo su recorrido.

Los pobres, los más afectados

En Asunción se encontraban anegados los barrios pobres de la ciudad ubicados en zonas bajas, donde muchas de las calles de empedrado se han convertido en arroyos de más de un metro de profundidad.

Viviendas modestas con fachadas de colores, techos de teja y puertas sin cerrojo del barrio conocido como Bañado Sur, junto con otras miles de casetas de madera y lona, están en medio de embalses urbanos donde flotan zapatos, electrodomésticos, muebles y todo tipo de basuras, a apenas tres kilómetros del centro de la ciudad.

publicidad

El agua llegó el domingo al patio de la casa de Ulpiano Vega, un "ganchero" (recogedor de basura) del vertedero de Cateura de 40 años, por lo que decidió moverse con su esposa y dos hijos a una plaza en la que organizaciones no gubernamentales han preparado un campamentos con baños portátiles.

Él se está montando allí su propia caseta con palos de madera, chapa y nailon. "Esto afecta directamente a nuestras fuentes de trabajo, está todo inundado", dijo a Efe.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad