null: nullpx
Negocios

Por qué los Marlins de Miami reclaman la "ciudadanía" de las Islas Vírgenes Británicas

La maniobra financiera corre el riesgo de dañar la ya maltratada imagen de una de las franquicias más golpeadas del béisbol meses después de un popular cambio de dueño.
10 Abr 2018 – 05:11 PM EDT
Comparte
Estadio de los Marlins de Miami en pleno corazón de la Pequeña Habana. Crédito: Getty Images

Muchos fanáticos del béisbol en la ciudad de Miami han visto lo suficiente después de ver languidecer a su equipo en el sótano de las Grandes Ligas mientras su propietario disfrutaba de los lujosos beneficios de un estadio favorecido en parte por la financiación pública.

Ahora, de una manera inusual, algunos dirían escandalosa, y para evitar pasar una parte de las ganancias al gobierno local, los Marlins de Miami se están yendo ‘offshore’ y reclaman la ciudadanía corporativa en las Islas Vírgenes Británicas, según documentos judiciales que el diario The Miami Herald dio a conocer primero.

La maniobra, una práctica común de las corporaciones superricas y multinacionales, está diseñada para evitar un pleito entre la Ciudad de Miami y el Condado de Miami-Dade para recuperar una parte de las ganancias de la venta del equipo el año pasado a la ya retirada estrella de los Yankees de Nueva York Derek Jeter y sus socios que ascendió a $1,200 millones.

Pero buscar el domicilio en una isla británica donde no se juega béisbol podría ser considerado por los puristas del béisbol como una traición a un deporte apodado "el pasatiempo nacional de Estados Unidos".

Los abogados que representan a los Marlins argumentan en el tribunal que uno de los nuevos dueños corporativos del equipo, una compañía de las Islas Vírgenes Británicas llamada Abernue Ltd., tiene su domicilio en el Caribe. Como resultado, los abogados de la escuadra argumentan que la disputa debe considerarse un asunto internacional y debe transferirse a un juez federal.

"No es una jugada inteligente", dijo un veterano consultor de relaciones públicas de Miami que representó a un expropietario de los Marlins. "Ya hay mucho resentimiento. Hemos pasado demasiados caminos difíciles con este equipo de béisbol", agregó, refiriéndose a una amarga controversia sobre la construcción del Marlins Stadium, que se inauguró en 2012 a un costo para los contribuyentes de $500 millones.

Dos series mundiales


Los Marlins ganaron dos Series Mundiales en 1997 y 2003, pero los fanáticos luego observaron horrorizados cómo los dueños del equipo aprovechaban al vender a los mejores jugadores y los más amados.

"Hubo alguna esperanza de que Jeter pusiera las cosas en el camino correcto. Podría destruir eso en un abrir y cerrar de ojos", dijo Gordon. Los Marlins jugaron frente a la asistencia más reducida de su historia en el Marlins Park el pasado lunes.

El equipo ahora es propiedad de 'Marlins Teamco', una compañía formada el año pasado por Jeter y el dueño mayoritario Bruce Sherman con el objetivo de comprar la franquicia al vendedor de arte de Nueva York, Jeffrey Loria.

"Uno de los miembros de Marlins Teamco es una corporación constituida en las Islas Vírgenes Británicas con su sede principal en las Islas Vírgenes Británicas", escribieron los Marlins en la presentación del tribunal el mes pasado. "En consecuencia, Marlins Teamco es ciudadano de las Islas Vírgenes Británicas" en virtud de la ley federal que rige los tratados.

Los abogados del condado dieron un giro a ese argumento en documentos judiciales. Afirman que no hay nada internacional sobre la disputa: Marlins Park es propiedad del gobierno municipal y Derek Jeter es ciudadano de EEUU.

"Esta es la más local de las disputas, que involucra un contrato negociado localmente entre partes locales según la ley local y que requiere un desempeño local", escribieron los abogados del condado argumentando que mantienen la demanda en el Tribunal de Circuito de Miami-Dade.

La escalada legal surgió luego de que un juez de Miami-Dade se alineara con Miami y el condado de Miami-Dade en un fallo preliminar que rechazó una solicitud de arbitraje de Loria, que el expropietario espera que la elimine de una jurisdicción local potencialmente parcializada.

La ciudad y el condado dicen que tienen derecho a compartir algunas de las ganancias de la venta en equipo. Pero Loria afirma que perdió $140 millones mienras fue dueño de los Marlins, que compró por $159 millones en 2002.

Comparte
RELACIONADOS:NegociosMiami Marlins

Más contenido de tu interés