null: nullpx
Logo image
México

"Visibilizar el sufrimiento de los migrantes es mi pasión": María de Jesús Peters Pino, fotógrafa mexicana premiada con el Ortega y Gasset

La fotoperiodista mexicana María de Jesús Peters Pino acaba de recoger el premio Ortega y Gasset de Periodismo, uno de los más prestigiosos en el mundo en español, por una impactante imagen que retrata el sufrimiento en un centro de detención en Tapachula, México. Conversamos con ella sobre el significado de su trabajo y su decisión de, pese a este reconocimiento, abandonar el país tras las amenazas de muerte recibidas.
Publicado 12 Jun 2022 – 10:16 AM EDT | Actualizado 12 Jun 2022 – 10:16 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Reportera del diario mexicano El Universal, María de Jesús Peters Pino se hizo con el premio Ortega y Gasset de Periodismo por una impactante imagen de 2019 en la que retrata a Fabiola, una mujer haitiana, y a su hijo enfermo en un centro de detención en Tapachula mientras suplica ayuda entre lágrimas tirada en el suelo

“Es la imagen de la desesperación humana vista en primer plano, de la ausencia de esperanza, de la desprotección, de no tener nada en la vida, de la violencia institucional… Reúne con gran impacto muchos de los detalles que ejemplifican el drama de las crisis migratorias: tras una primera mirada hacia los ojos de los protagonistas, bajo la valla de acero, aparecen al fondo las botas militares, que dan la espalda a la madre y al niño, pero que al mismo tiempo están controlando”, dijo el jurado que otorgó el premio.

A pesar de los reconocimientos —la imagen también ganó el Premio Nacional de Periodismo de México, entre otros galardones— la reportera está planeando la salida del país: su esposo, el periodista Juan de Dios García Davish, que dirige una agencia de noticias local, ha recibido amenazas de muerte

Y eso es algo a lo que hay que prestarle atención en un país que es el más peligroso del mundo para ser periodista, según el último ranking sobre la libertad de prensa , publicado por Reporteros Sin Fronteras. Este ranking sitúa a México en la posición 179 sobre 180 del indicador de seguridad para los periodistas.

Conversamos con Peters Pino, natural de Tapachula, cuando está inmersa en la tarea que lleva 23 años poniendo en práctica: retratar las condiciones de vida infrahumanas de la más reciente caravana donde se estima que viajan entre 4,000 y 14,000 personas (la cifra varía, según sea la fuente), la mayoría venezolanos, en busca de un futuro mejor.

  • ¿De dónde saca fuerzas para continuar?

Para mi esto no es un trabajo. Es mi pasión. Mi vida es visibilizar el sufrimiento de migrantes, grupos sociales desfavorecidos y comunidades indígenas. Estoy en medio de los ataques armados que viven comunidades indígenas todos los días. Físicamente me cansa, claro, pero no puedo dejarlos solos.

  • Pero con las amenazas de muerte ha llegado la hora de replanteárselo.

Llevamos recibiendo amenazas desde 2018. Al principio no estábamos muy convencidos, pero la decisión ya la tomamos. Estoy con cáncer desde hace tres años, en vigilancia médica, tengo análisis importantes para mí. Y una hija de 16 años. Pero ya hicimos una solicitud de visa para Estados Unidos. Reporteros sin fronteras nos ofrece acorgernos a uno de los programas que tienen para irnos quizás a España. Los más desprotegidos y los más expuestos somos los periodistas de provincias, este periodismo es muy arriesgado. Estamos tocando temas muy delicados.

  • ¿En qué situación queda México con tantos periodistas asesinados o en el exilio, por temor a perder tu vida?

Cuando un periodista se va o es asesinado también se mata la verdad, la oportunidad de muchas personas de visibilizar un problema. Es muy lamentable que el gobierno no haga nada y que coloque a los periodistas en un estado de indefensión. Son pocos los periodistas que hacen periodismo de a pie, de contar historias. Es muy lamentable cuando periodista tiene que huir. Se apaga todo esto. Apagas una pluma. Los dejas a la intemperie, en un limbo donde no sabes qué va a pasar. Y para mi es volver a comenzar de nuevo. Pero necesitamos salir de Tapachula.


  • ¿Cuál es la historia detrás de esta imagen ganadora?

Es un resumen de lo que he visto en más de 23 años de cubrir este tema migratorio. De sufrimiento. La madre estaba con un grupo de emigrantes en condiciones muy lamentables en una zona habilitada como estación migratoria. Los tenían muy lejos de las cámaras, donde no hubiese oportunidad de platicar con ellos.
Pero ese día consiguieron llegar a la puerta. La policía intentaba obstaculizar mi trabajo, era muy difícil captar imágenes. Sin embargo, una inmigrante haitiana llamada Fabiola, con su hijo de 2 años, trataba de enseñarme las ampollas que presentaba en el brazo. Fue un momento muy impactante porque delante de mi tenía a una madre desesperada, y me tiré debajo del portón a pesar de la basura y las ramas con las que intentaban obstaculizar mi trabajo.

Me di cuenta de que el arma con la que he trabajo es mi cámara, y tenía que usarla.
  • ¿Cómo ha recibido el reconocimiento? ¿Cambiará en algo las cosas?


Veo un panorama muy difícil. A veces luchas para cambiar cosas (atención a los migrantes, que se vean de forma humana, etc. que no haya discriminación, solidaridad). La foto ha movido muchos corazones pero falta para que se mueva el de una gran mayoría todavía.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés