Estalla en llamas y se hunde el petrolero iraní que chocó contra un barco en la costa de China

El buque cisterna iraní 'Sanchi', que chocó el pasado de de enero contra un mercante chino, lanzó llamas hasta de 3,280 pies de altura antes de sumergirse por completo. Un responsable iraní dijo que ya no hay posibilidades de hallar supervivientes entre los 29 desaparecidos.

La proa del petrolero iraní que chocó el pasado 6 de enero con un carguero en el Mar de China Oriental, en el que continuaban desaparecidos 29 marineros, se hundió tras registrarse este domingo una nueva explosión, informó el gobierno chino.

La explosión se produjo sobre las 12:00 hora local, cuando todo el petrolero empezó a arder con fuerza, con llamas de entre 2.624 y 3.280 pies (800 y 1,000 metros) de altura, detalló en un comunicado el Ministerio chino de Transportes.

"Según las últimas informaciones de la Administración Pública Oceánica, el [buque] 'Sanchi' se hundió por completo", declaró la agencia oficial china Xinhua.

Las autoridades chinas mantenían hasta hoy las tareas de búsqueda de los 29 marineros que todavía permanecían desaparecidos, ya que los equipos de emergencia solo han logrado rescatar tres cadáveres.

En la embarcación había 32 tripulantes (30 iraníes y dos bangladesíes).

Pero un responsable iraní dijo el domingo que no hay posibilidades de hallar supervivientes.

"Los miembros de la tripulación del navío murieron durante las primeras horas después del accidente debido a la potencia de la explosión y a las emanaciones de gas", declaró a la televisión estatal Mohammad Rastad, portavoz del equipo de rescate enviado por Teherán.

"No hay esperanza de encontrar supervivientes entre los miembros de la tripulación (...) Dos tercios del petrolero se han hundido, el fuego se ha propagada y rodea totalmente el navío y ya no podemos acercanos", precisó.

El buque cisterna 'Sanchi', con 136,000 toneladas de crudo iraní a bordo, se incendió el 6 de enero tras chocar con un mercante chino. El accidente se produjo a unos 300 kilómetros al este de la ciudad china de Shanghái.

Tras el choque, el barco derivó hacia aguas japonesas.

El petrolero de pabellón panameño, de 274 metros de eslora se dirigía hacia Corea del Sur. Pertenece a la National Iranian Tanker Company (NITC), que administra la flota de buques petroleros de Irán.

RELACIONADOS:AccidentesChina