null: nullpx
Facebook

El caso del niño expulsado de una iglesia por tener autismo y que terminó en una disculpa pública

Miles de personas compartieron en redes sociales la carta dirigida al decano de la iglesia en King's College, en Reino Unido, lo que obligó a las autoridades del recinto a disculparse públicamente.
19 Jun 2019 – 5:45 PM EDT

A través de redes sociales, Paul Rimmer, un hombre inglés de Cambridge, denunció el penoso momento que vivió luego de que su hijo Tristán, de nueve años y quien tiene autismo, fuera obligado a retirarse de una capilla gótica de su ciudad, a la cual habían asistido para presenciar un servicio en el Día del Padre.

Según el diario The New York Times, el pequeño disfrutaba del momento, mirando con asombro y riendo alegremente, cuando se acercó un trabajador del lugar, quien le dijo a Rimmer que su hijo se comportaba de forma inadecuada y debía salir.

El padre del menor explicó que Tristán expresaba su emoción al reírse y gritar debido a su condición autista, por lo que el empleado del recinto religioso se disculpó, pero no se conmovió y les pidió salir.

Tras este hecho, el señor Rimmer envió una carta a las autoridades de la capilla y la publicó en Facebook, lo que provocó reacciones en miles de usuarios y obligó al decano de la iglesia en King's College, Cambridge, a emitir una disculpa pública ante el agravio con el que se identificaron cientos de familias con seres queridos autistas.

"Pensé que conseguiría 50 o 60 'Me Gusta' y ese sería el final”, dijo Rimmer sobre la carta en una entrevista.

En cambio, miles de personas compartieron su carta, una reacción que el padre de familia atribuyó a "la sensación de que la iglesia y el culto de la misma deberían estar abiertos a todos, porque un recinto así es un lugar universal".

"Sabe que no es bienvenido"

En el texto enviado al reverendo Stephen Cherry, decano de la capilla en el King's College de Cambridge, el señor Rimmer escribió:

"Mi hijo podrá no ser capaz de hablar, pero sabe perfectamente bien lo que sucede a su alrededor. Ni siquiera tiene 10 años y sabe que no es bienvenido”.

La publicación se compartió miles de veces y recibió cientos de comentarios, algunos refiriendo las palabras de Jesús en la Biblia: "Dejen que los niños pequeños se acerquen a mí". Otros recordaron sus propias experiencias de desprecio.

De acuerdo con datos de la National Autistic Society, un grupo de defensa británico, se ha pedido a más de un cuarto de las personas autistas y sus familias que abandonen un lugar público por razones relacionadas con su condición.

"Nuestra investigación mostró que las personas se sienten mal recibidas, se sienten juzgadas en público, las personas ponen los ojos en blanco o hacen comentarios horribles", afirmó Tom Purser, jefe de campañas del grupo, que estima que hay cerca de 700,000 personas autistas en Reino Unido.

Rimmer señaló que él y su esposa han tenido experiencias similares en cines o salas de conciertos en Estados Unidos y Gran Bretaña.

Incluso relató que en una ocasión, un feligrés de una iglesia católica en Londres lo había reprendido a él y a su hijo.

El lunes por la noche, Cherry se disculpó con Rimmer en Facebook y en su blog personal negó haber dado instrucciones para expulsar a la familia.

"Cada semana damos la bienvenida a miles de personas a los servicios en King's Chapel y hacemos todo lo posible para satisfacer todas sus necesidades y expectativas. Algunas veces fallamos y me doy cuenta de que te fallamos especialmente a ti y a Tristan", escribió.

Dos niños con el nombre Lucas que tuvieron cáncer, fueron confundidos en redes sociales

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:FacebookNiñosRedes Sociales
Publicidad