null: nullpx

“Dispárenles en la vagina”: la orden que el presidente filipino dio a sus tropas para combatir a mujeres guerrilleras

No es la primera vez que grupos defensores de los derechos humanos critican el comportamiento misógino del mandatario y sus comentarios que incitan al terror. De fondo está su declarada guerra contra las drogas donde se denuncian miles de ejecuciones extrajudiciales de presuntos noarcotraficantes.
12 Feb 2018 – 1:57 PM EST

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, volvió a ser el centro de las críticas esta semana por ordenar a sus soldados a dispararle directamente en la vagina a las mujeres que forman parte de la guerrilla comunista en esa nación asiática, en medio del crudo contexto que vive el país en su lucha contra las drogas.

“Sin sus genitales no son nada”, dijo también Duterte en un discurso frente a un grupo de exrebeldes la semana pasada, lo cual ha generado nuevamente una ola de polémica por la incitación a la misoginia y la violencia, algo que no es nuevo en el comportamiento del mandatario.

El impacto de sus duras palabras no trascendió a los medios hasta unos días después, puesto que Duterte estaba hablando en bisaya, su lengua nativa.

Historia de misoginia

No es la primera vez que grupos defensores de los derechos humanos ponen la alarma sobre el comportamiento misógino del mandatario y sus comentarios que incitan al terror. El pasado enero, varios medios reportaron que Duterte dijo tener entre sus planes para incentivar el turismo en la isla ofrecer 42 mujeres vírgenes a los visitantes foráneos.

También es conocido que durante su campaña presidencial, el presidente esbozó escandalosos comentarios de similar narrativa. Uno de los más sonados fue el chiste que usó para hablar de la violación y el asesinato de una misionera australiana a manos de prisioneros, durante una reyerta en una cárcel de la ciudad de Davao, en 1989.


En ese momento dijo: “Estaba molesto porque la violaron. Eso es una cosa. Pero era tan hermosa. El alcalde debió haber sido el primero”.

Algunas voces como la del cantautor y activista político filipino, Jim Paredes, se han sumado a la ola de críticas contra Duterte. Paredes tomó partido en la red social Twitter para condenar los escandalosos comentarios del presidente.

“¿Por qué ninguna congresista o senadora se ha pronunciado contra este crudo comentario?”, reclamó.

Carlos Conde, un investigador del grupo Human Rights Watch (HRW), se refirió a los comentarios del presidente filipino como “lo más reciente en una serie de comentarios misóginos, despectivos y humillantes con que se ha referido a las mujeres”.

Ejecuciones extrajudiciales

Algunos medios han calculado que la guerra contra las drogas en Filipinas avanza al impactante ritmo de mil muertos por mes. Una de las razones más poderosas que ayudó a Duterte a garantizar su triunfo durante la campaña presidencial fueron sus promesas de acabar con la alta tasa de criminalidad de la nación.

Sin embargo, quedan dudas sobre la legitimidad de las acciones que Duterte ha tomado al respecto. La presencia de “hombres armados no identificados” en las cada vez más frecuentes escenas de muerte que vive el país ha llamado la atención de la comunidad internacional.

Según reconoce el diario digital El País, la organización humanitaria Human Rights Watch (HRW) también se pronunció a través de un comunicado para denunciar cómo “detrás de los asesinatos por hombres armados no identificados están los llamados escuadrones de la muerte, formados por policías vestidos de civil”.

Patrullas y grupos de vigilancia informales, que presuntamente cuentan con la anuencia del presidente, toman la justicia por sus manos, en un número creciente de ejecuciones extrajudiciales.

La gravedad de la situación en Filipinas, reforzada por lo que parece ser un claro abuso de poder de las fuerzas policiales a la hora de resolver los conflictos internos que vive el país, ha llevado a la Corte Criminal Internacional a intervenir.

Algunos medios han reportado que la ICC (por sus siglas en inglés) abrirá exámenes preliminares para revisar los eventos que han tenido lugar en Filipinas durante la guerra contra las drogas. Sin embargo, teniendo en cuenta que la investigación de la organización sobre crímenes cometidos en la guerra de Afganistán tomaron más de una década, Duterte estaría lejos aún de enfrentar cargos inmediatos.

Imágenes de violencia en Filipinas y supervivencia en Chicago ganan el premio Pulitzer de fotografía 2017

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:MundoRodrigo DuterteFilipinas
Publicidad