null: nullpx
Mercedes-AMG

La operación de Mercedes-AMG se expande en menoscabo de su exclusividad

La división de Daimler amplia su catálogo y comienza a contar con concesionarios propios, un estrategia que podría ir en desmedro de su identidad.
31 Mar 2016 – 1:01 PM EDT

Mercedes-AMG , la división de autos de alto-poder de Mercedes-Benz. tuvo un buen 2015 y este año quiere subir la apuesta. Tobias Moers, jefe de la división, dijo en una entrevista con Automotive News que en 2016 proyectan ampliar su catálogo con 48 nuevos modelos, 10 más de lo previsto inicialmente. En este contexto de expansión, Mercedes-AMG procura ganar independencia respecto de su casa madre, Mercedes-Benz.

En este orden, entre los planes de la división figura la idea de contar con áreas específicas en los concesionarios e incluso disponer de concesionarios propios. "Los showrooms exclusivos de AMG se están haciendo factibles a nivel mundial. Abriremos uno en Japón y estamos en conversaciones para hacerlo también en Australia", señaló Moers.
En primera instancia el despliegue de los concesionarios propios de AMG no se prevé en mercados cardinales como el estadounidense y las diversas plazas europeas, aunque según advirtió el CEO de Mercedes-Benz en Estados Unidos, Dietmar Exler, algunos concesionarios del país ya cuentan con espacios dedicados a los vehículos de AMG, una tendencia que podría estirarse en el futuro.

El crecimiento supone otra faceta, ya que la expansión de Mercedes-AMG puede ir en contra de su identidad y su carácter exclusivo. En su repaso, Autoblog critica la aparición de modelos "tibios" con el sello de AMG como el C450, el E43 2017 (en la imagen principal), y la crossover GLC43 2017; y cuestiona las decisiones comerciales de una división que ya no presenta versiones que supongan una evolución considerable respecto a los modelos regulares de Mercedes-Benz.

La señalada tibieza de AMG es un precio que, acaso, Daimler está dispuesto a pagar considerando que esta división se ha convertido en un atractivo centro de ganancias para el grupo, con casi 69,000 vehículos vendidos en 2015, cifra que representa un crecimiento de nada menos que el 40%.

Se trate de una expansión saludable o de un crecimiento que puede subvertir la escencia de AMG, de lo que no cabe dudas es que esta nueva etapa con un catálogo más generoso y la posibilidad de contar con concesionarios propios, representa coyuntura decisiva para Mercedes-AMG cuya misión principal ya no será deslumbrar sino vender.

RELACIONADOS:Mercedes-AMGMercedes-Benz

Más contenido de tu interés