null: nullpx
Animales

Por qué quieren fumigar con veneno para ratas un santuario de aves cerca de San Francisco

Los roedores fueron introducidos en las islas hace casi 200 años y la Comisión Costera de California, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos han señalado en un informe que las ratas han provocado un daño ecológico.
8 Jul 2019 – 7:52 PM EDT

Una agencia del gobierno de Estados Unidos está proponiendo el uso de 1.5 toneladas de veneno para ratas para limitar la propagación de roedores invasores que afecta a las Islas Farallon, ubicadas a 30 millas de la costa de San Francisco.

El Servicio de Vida Silvestre y Pesca de EEUU (FWS) así como la Comisión Costera de California encabezan la propuesta, con la que pretende erradicar a decenas de miles de ratones domésticos que fueron introducidos en las islas hace casi 200 años, una especie invasora que daña el ecosistema nativo. Así lo señala el informe de ambos organismos que señala que los ratones han provocado "daños ecológicos a largo plazo".

"Los ratones domésticos están afectando el ecosistema nativo de las islas, incluidas varias especies nativas y zonas silvestres", dijo el FWS en una declaración de impacto ambiental publicada durante el mes de marzo. FWS señala que los ratones han atraído lechuzas que se alimentan de la población de roedores, insectos y petreles, un tipo de ave rara. Los ratones también han ayudado a diseminar una especie de planta invasora, dijeron los expertos.

Tres alternativas

El informe describe tres alternativas para exterminar a los roedores en las islas. Una de ellas es no realizar ninguna acción para tratar con la población de ratones y solo hacer esfuerzos mínimos como colocar trampas con resortes.

La segunda alternativa, que parece ser la más señalada por las autoridades, sería utilizar un helicóptero para verter el veneno para roedores llamado Brodifacoum-25D y trampas para beneficiar a las aves marinas nativas y restaurar así los procesos de los ecosistemas naturales en las islas del sur de Farallón", según el informe presentado por la comisión.

Una tercer alternativa usaría un veneno más potente que tendría una "reacción fatal" con la flora y fauna del lugar, según menciona el reporte. En caso de aplicar cualquiera de los dos tipos de veneno, su aplicación tendría una duración estimada de más de tres semanas y sería realizada durante el último trimestre del año, procurando que sea "fuera de la temporada de reproducción de las aves marinas y mamíferos" señala el informe.

El FWS señala que es posible que el veneno pueda afectar la calidad del agua y de los recursos marinos si se desplaza hacia el océano, pero el veneno no se disuelve fácilmente en el agua, señala el servicio, por lo que cualquier cantidad que se logrará desprender solo "tendría reducciones temporales y que serían localizables en la calidad del agua" y aseguran que no tendría efectos a largo plazo para la calidad del agua y de los animales.


Si bien muchos conservacionistas han aceptado la necesidad de detener la población de ratones invasores, también han dicho que el veneno podría provocar daños que perjudican a otras especies en la isla.

48 personas escribieron a la comisión para comentar sobre la propuesta, entre ellas se encuentra la bióloga de vida silvestre y asesora ambiental Kim Fitts quien dice que "sin lugar a dudas, el veneno viajará por la cadena alimenticia; no solo matará a los ratones previstos, sino también a toda la comunidad de depredadores carnívoros que viven en la zona costera".


Los Farallones albergan una gran cantidad de vida silvestre como aves marinas de gran tamaño, cinco tipos de mamíferos marinos y algunas especies raras como la salamandra arborícola de Farallón.

Expertos que participaron en el informe señalan que la erradicación de los ratones pretende ayudar a restaurar otras poblaciones de animales entre ellas anfibios, aves marinas nativas incluyendo plantas. Según el reporte, actualmente existe una población de cerca 59,000 ratones en las islas, es decir 500 ratones por cada acre.

Los Farallones fueron nombrados refugio nacional de vida silvestre en 1909 y las aguas que los rodean también forman parte del Santuario Nacional Marino Farallones. Las islas están fuera del alcance del público.

La Comisión Costera de California programará una audiencia pública para determinar si la propagación masiva del veneno para ratas, el brodifacoum, será el mejor recurso de acción en el futuro, según informó el periódico Los Angeles Times, la cita será este miércoles en el hotel Embassy Suites, 333 Madonna Road en San Luis Obispo, California.


Una bonita amistad entre un can y un ratón

Loading
Cargando galería
Publicidad