null: nullpx
Ilegales

Condenan a más de ocho años de cárcel a hombre que esclavizó a albañiles mexicanos en California

El empresario Job Torres Hernández contrató a trabajadores de la construcción de origen mexicano e indocumentados en Estados Unidos entre 2015 y 2017. Durante este tiempo, los mantuvo cautivos en inmuebles ilegales y los sometió a trabajos forzados.
26 Jun 2019 – 2:01 PM EDT

Job Torres Hernández, quien fue detenido en 2017 por haber esclavizado a un grupo de albañiles mexicanos indocumentados en California, fue sentenciado el martes a una pena de ocho años y medio de cárcel, informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

De acuerdo con el juez del caso, Jeffrey S. White, el acusado está obligado a pagar los salarios no realizados a los trabajadores de la construcción que él explotó laboralmente. De esta manera, tendrá que restituir a los afectados 919,738.64 dólares.

Las víctimas, provenientes de la ciudad fronteriza de Tijuana, ingresaron de manera ilegal a Estados Unidos entre mayo de 2015 y agosto de 2017, bajo la promesa de Torres Hernández de darles un empleo en el área de la construcción.

Sin embargo, el ahora sentenciado los mantuvo cautivos en situaciones precarias e insalubres en un albergue ilegal, pero además los sometió a trabajos forzados las 24 horas, con la amenaza constante de que llamaría a las autoridades migratorias de Estados Unidos en caso de que no acataran sus órdenes.

En abril, Univision Noticias tuvo acceso a decenas de fotos del caso en las que se observan las condiciones en las cuales se encontraba el inmueble habitado por los albañiles mexicanos: baños sucios, galeras que fueron usadas como habitaciones, un par de tablas que servían de cama, restos de comida y objetos de las personas que fueron explotadas.

Los trabajadores tenían acceso limitado a baños y duchas y, en ocasiones, las propiedades estaban cerradas con llave, lo cual impedía que las víctimas huyeran.

Torres Hernández, de 38 años de edad y originario de Hayward, es propietario de Silvery Towers y diversas compañías de la construcción al norte de California, donde laboraron los indocumentados esclavizados.

En el juicio, las víctimas declararon con ayuda de un intérprete. De acuerdo con estos testimonios, Torres Hernández “les pagó mucho menos de lo que había prometido” y además les negó salarios que habían ganado con su trabajo.

Cuando las víctimas externaron su inconformidad, Torres los amenazó. Concretamente les advirtió que, si lo denunciaban, él los dañaría físicamente, perjudicaría a sus familias o los deportaría.

Además, el empresario le dijo a los albañiles que, si recurrían a la policía o presentaban una demanda contra él, nadie les creería por su condición de migrantes indocumentados.

Torres, quien ahora espera ser instalado en una prisión, también fue sentenciado a un período de libertad supervisada de tres años, el cual comenzará después de concluir su pena de ocho años y medio de cárcel.

En fotos: así vivían los mexicanos que por temor a que los deportaran trabajaron hasta 24 horas al día

Loading
Cargando galería
Publicidad