null: nullpx
Juicios

Un psiquiatra cree que un cambio de medicación pudo provocar que Michelle Carter alentara a su novio a suicidarse

Antes de presentar los argumentos de cierre, la defensa de la joven invitó al estrado a un médico que explicó que un cambio de antidepresivos unas semanas antes de la muerte de su novio podría haber afectado su juicio y entendimiento.
14 Jun 2017 – 8:00 PM EDT

Michelle Carter fue "involuntariamente intoxicada" y era "incapaz de tomar decisiones" las semanas previas al suicidio de su novio Conrad Roy III, en 2014. Eso testificó el psiquiatra Peter Breggin en la última audiencia de la joven de 20 años, en la que es acusada de haber incidido en la muerte de Roy.

Breggin fue invitado al estrado de Taunton, en Massachussetts, por los abogados de Carter. Testificó que la chica no tenía intenciones perversas contra Roy aunque sí pensamientos genuinos de ayudarlo.

"Ella pensó que estaba actuando como una persona buena y colaboradora que ayudaba a su novio a lograr lo que quería", argumentó Breggin al ser interrogado por la fiscal de Bristol Katie Rayburn.


Según el médico, durante años la joven había estado tomando un antidepresivo, Prozac, pero por abril de 2014, semanas previas al suicidio de Conrad Roy, lo cambió a Celexa. Eso, asegura el psiquiatra, pudo incidir en su conducta.

Carter es acusada de homicidio culposo y los fiscales utilizan como evidencia para incriminarla cientos de mensajes de texto que compartió con su novio en los que, consideran, lo incitó a cometer suicidio. Alegan que nunca buscó ayuda sino que prefirió empujarlo a quitarse la vida en distintas conversaciones. Consideran que manipuló a su novio.

"Avísame cuando lo hagas", se leía en uno de los mensajes que Carter le escribió a Roy; "finalmente serás feliz en el cielo. No más dolor", le dijo en otro; "está bien si sientes miedo y es normal. Estás a punto de morir (...) Solo hazlo, baby", le escribió en uno más horas antes de que se quitara la vida.

Por ese tiempo, Roy, entonces con 18 años, batallaba con una fuerte depresión y pensamientos suicidas. Después de mucho hablarlo con su novia, una mañana de julio de 2014 fue hallado muerto en su auto, estacionado en una tienda Kmart, a unas 40 millas de su residencia en Boston. Murió envenenado con el monóxido de carbono de una planta eléctrica portátil que encendió dentro de su carro.

Una conclusión

El psiquiatra Beggin, que no ha sido médico de Carter anteriormente, dijo al juez de la corte juvenil del condado de Bristol, Lawrence Moniz, que llegó a esas conclusiones luego de revisar los récords educativos de la joven, leer los mensajes de texto y entrevistar al menos a una docena de personas que la conocen.

Antes de sus 12 años, asegura, la joven había sido una persona cariñosa, amable y servicial, concluyó Breggin. Pero al alcanzar la adolescencia se convirtió en una joven "muy problemática".


De hecho, comenzó a tomar el Prozac en 2011, con 14 años y fue diagnosticada con anorexia, explicó Breggin a la sala. Luego, cambió a Celexa que, según el médico, puede aumentar el riesgo de suicidio en personas menores a los 24 años, generar ataques de pánico y poco entendimiento de los problemas y situaciones que se enfrentan.

Distintas páginas médicas señalan los efectos secundarios del antidepresivo Celexa. Mencionan tendencias suicidas, agitación, ansiedad, confusión, aumento de la depresión y poca concentración, entre otros.

Para Breggin, las tendencia anoréxicas de Carter y sus problemas de conducta eran suficientes para no recetarle Celexa, pues cualquier dosis que tomara podía ser "peligrosa".

Carter es juzgada en una corte juvenil, ya que cuando inició el caso tenía 17 años. Ella se negó al juicio con jurado, así que su sentencia o absolución depende únicamente de lo que decida el juez Moniz. De resultar culpable podría enfrentar hasta 20 años de prisión.

Este martes, sus abogados hicieron sus argumentos finales sin que se escuchara la voz de la acusada.

Mensajes por doquier

Entre las preguntas de la fiscal al psiquiatra estaban por qué Carter habría contado a varios amigos del suicidio de su novio, explicándole incluso a algunos de ellos que lo escuchó morir.

Pero Breggin insistió en que la joven no podría ser criminalmente responsable de sus acciones en esos días de 2014, incluso cuando insistió a su novio que volviera a subirse al vehículo para suicidarse justo cuando parecía que se arrepentía.

"No había intención criminal allí", insistió el psiquiatra.


En fotos: Así comenzó el juicio de una joven acusada por alentar el suicidio de su novio

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Juicios SuicidiosAsesinatos
Publicidad