Juicios

"Fue como un milagro": el peculiar bigote de Salvador Dalí aparece intacto al exhumarlo

Las autoridades abrieron la tumba del famoso pintor español para extraer ADN tras una denuncia de paternidad y, al retirarle el pañuelo que cubría su rostro, vieron que su bigote seguía colocado "a las diez y diez".
21 Jul 2017 – 10:49 AM EDT

"Me quedé absolutamente asombrado, fue como un milagro". Así se sintió Narcís Bardalet, el forense que embalsamó al pintor español Salvador Dalí, cuando volvió a ver al artista tras abrir la tumba donde reposa desde hace casi 30 años.

Las autoridades dieron vía libre a la exhumación del cadáver tras una demanda de paternidad realizada por Pilar Abel, una mujer que asegura ser hija del icónico pintor, fallecido en 1989 a los 84 años.

Bardalet, citado por AFP, aseguró que al retirar la lápida de una tonelada y media y levantar el pañuelo blanco de seda que cubría su rostro "apareció el bigote marcando las diez y diez, tal como yo siempre he dicho, y la melena intacta. Es decir, podía ver a Salvador Dalí Domènech con su bigote a las diez y diez y su melena".


La exhumación se inició sobre las 8:00 pm (hora local) en Figueres, en el noreste de España, para extraer del cadáver "muestras de pelo, uñas, varios dientes y dos huesos largos", según informó Luís Peñuela, secretario general de la Fundación Gala-Salvador Dalí.

Durante más de cuatro horas, tres forenses llevaron a cabo la operación a pedido de un juzgado madrileño y, según informó la fundación, no encontraron ningún problema. La apertura de la tumba se realizó exactamente a las 10:20 y volvió a ser cerrada a las 11:40, según explicó Peñuelas, citado por el diario español El País. "La losa fue levantada con dos vigas y poleas. Así se accedió al interior de la tumba. El ataúd estaba en perfectas condiciones. Se levantó a superficie sin incidentes y se movió a la zona de forenses”, explicó.

Pese a que no hubo incidentes, Peñuelas criticó duramente la exhumación, que calificó de "casi un acto de violencia contra la persona difunta". En todo caso, mostró su satisfacción porque "todo el material (extraído) será devuelto a la Fundación. La Fundación reabrirá la tumba en un acto privado para restaurar la integridad del cuerpo de Salvador Dalí".

Una fortuna de 136 millones

La extracción del ADN del pintor surrealista se produjo después de una batalla legal iniciada por Pilar Abel, de 61 años, quien asegura ser una hija legítima del artista y, por eso, exige parte de su herencia. Sin embargo, los resultados de los análisis de ADN no se conocerán hasta el 18 de septiembre, cuando se presenten ante el juicio que debe aclarar si realmente es su descendiente.

La Fundación se ha opuesto desde el principio a la exhumación del cadáver argumentando que, como prueba, solo existe el testimonio Abel. Por eso, sostiene que la resolución judicial "no está motivada" ya que "no hay indicio alguno de que la pretensión de la demandante Pilar Abel Martínez tenga algún fundamento".

Sin embargo, la justicia española se ha posicionado, por ahora, al lado de la supuesta hija de Dalí. Según Abel, su madre conoció al pintor cuando trabajaba como sirvienta en la casa de unos amigos del artista y se quedó embarazada. Sin embargo, poco después se casó con otro hombre y, asegura, su abuela le contó la verdad cuando tenía ocho años. En 2007, su madre también le confesó el encuentro, pero ahora no puede dar testimonio de esa relación "encubierta" -como se la describió a su hija- porque padece Alzheimer.

La fortuna del autor de obras como 'El gran masturbador' o el 'Cristo de San Juan de la Cruz' está estimada en 136 millones de dólares. El pintor fue pareja de Gala, quien fue también su musa, pero no tuvo descendencia con ella.


En fotos: vivir en una ‘casa ataúd', la alternativa de los más pobres en Hong Kong

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Juicios España
Publicidad