Juicios

Condenan a cuatro años de prisión a un policía que mató a un afroamericano en Oklahoma

Los defensores del Robert Bates, agente voluntario de la policía de Tulsa, alegaron que el hombre sufre apnea del sueño y confundió su revólver reglamentario con la pistola eléctrica.
1 Jun 2016 – 2:29 AM EDT

El agente de policía blanco que mató a tiros a un afroamericano desarmado hace un año en Oklahoma (EEUU) fue condenado este martes a cuatro años de cárcel al ser hallado culpable de homicidio en segundo grado.

Robert Bates, de 74 años y ejecutivo de una empresa aseguradora, trabajaba como voluntario para la Oficina del Sheriff del condado de Tulsa cuando se vio involucrado el 2 de abril de 2015 en el asesinato del hombre afroamericano Eric Harris, que quedó registrado en vídeo.

Los abogados del policía argumentaron que su cliente confundió el revólver reglamentario con la pistola eléctrica tipo "taser", el arma que supuestamente pretendía usar, pero esa explicación no le valió a un jurado que tan solo deliberó durante tres horas y que lo declaró culpable hace un mes.

El jurado también recomendó entonces la pena de cuatro años, la máxima prevista para estos casos, a la que Bates fue condenado.

La defensa de Bates ya anunció que planea recurrir a la condena alegando una serie de problemas médicos que supuestamente sufre el anciano como apnea en el sueño, enfermedades cardiovasculares y niveles bajos de testosterona.

En el momento del homicidio, Harris había caído en una operación encubierta y huía de los agentes a los que había intentado vender un arma de la que ya se había desposeído.

En un vídeo difundido previamente a través de los medios de comunicación y mostrado durante el juicio, se escucha decir "Oh, le disparé. Lo lamento" al agente reservista Bates después de perseguir a Harris y paralizarlo en el suelo con ayuda de otros agentes.

"Oh Dios. Oh, me ha disparado", dice entonces el afroamericano, que alerta a los policías de que no puede respirar, mientras uno de ellos presiona su rodilla contra la su cara y los otros le sujetan los brazos.

"Al diablo tu respiración", responde uno de los agentes a Eric Harris, que fue trasladado en una ambulancia de emergencias al hospital de la ciudad, donde falleció una hora más tarde.

El asesinato de Harris llegó en pleno cuestionamiento de las fuerzas de seguridad en Estados Unidos tras la muerte de varias personas negras e hispanas a manos de la Policía, un espiral que empezó un año antes con el caso Michael Brown en Ferguson, Missouri.

Publicidad