null: nullpx

Quisieron llegar solos a EEUU y no lo lograron: las imágenes de los niños retenidos en México

Un albergue en Ciudad Juárez recibe a decenas de menores no acompañados que no lograron cruzar a Estados Unidos. Fueron frenados por las autoridades que los hallaron en la calle, intentando cruzar la frontera o en inspecciones y revisiones en carreteras. El director del lugar dice que al ver truncados sus planes viven un luto.
30 Abr 2021 – 05:44 AM EDT
Comparte
1/11
Comparte
En octubre de 2020, Ciudad Juárez inauguró un albergue para menores no acompañados que querían llegar a Estados Unidos pero fueron detenidos en el camino, en México. "A partir del año 2018 se empezó a notar un aumento en este tipo de migración de niños no acompañados que no podían ser resguardados en otros albergues porque ya se había rebasado la capacidad", cuenta José Villa, director del Centro Integral de Atención a Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes 'Noemí Álvarez Guilla'. Tienen una capacidad para recibir a 70 menores: a inicios de abril de 2021 tenían 60. Crédito: Anna Clare Spelman/Univision
2/11
Comparte
Uno de ellos es Jefferson, un hondureño de 9 años. Al hablar, parece confundido: "No sé por qué no he ido a Estados Unidos", dice. Cuenta que salió de su país escoltado por su tío, que es coyote. Quería conocer a su mamá. Crédito: Anna Clare Spelman/Univision
3/11
Comparte
"Pienso que nunca voy a conocer a mi mamá", dice. Ella migró cuando él tenía apenas 3 años. Ellos hablaban por teléfono frecuentemente. Ella le contaba que se había ido para trabajar y poder mantenerlo. Lo dejó al cuidado de unos tíos y su abuelo. Crédito: Anna Clare Spelman/Univision
4/11
Comparte
En el albergue 'Nohemí Álvarez Guilla' la mayoría de los jóvenes están entre 16 y 17 años. Villa explica que son pocos los que tienen menos de esa edad y que, por lo general, vienen acompañados de sus hermanos mayores. Crédito: anna clare spelman
5/11
Comparte
Entre las actividades que realizan a diario está la pintura. Hay un salón destinado para que los niños puedan pasar el tiempo dibujando y haciendo proyectos creativos. Crédito: Anna Clare Spelman/Univision
6/11
Comparte
Del total de niños, 60% son mexicanos que vienen repatriados de Estados Unidos. Es un número que ha ido en aumento desde 2020, según Villa. El año pasado, hasta abril, contaban 300 niños devueltos; en lo que va de año cuentan el doble. El resto de menores que duermen en el lugar vienen de Guatemala, Honduras, El Salvador, Ecuador, Nicaragua y Brasil. Crédito: Anna Clare Spelman/Univision
7/11
Comparte
El dibujo de un niño migrante que quedó sobre una de las mesas del salón de arte. Crédito: Anna Clare Spelman/Univision
8/11
Comparte
En el albergue, dice Villa, brindan a los niños atención psicológica y jurídica, de salud primaria, alimentación y descanso. Crédito: Anna Clare Spelman/Univision
9/11
Comparte
El tiempo promedio que los menores duran en este albergue es variable. Si son mexicanos, sus casos pueden resolverse entre uno y siete días. Los extranjeros pueden pasar hasta tres semanas. Quienes quieren pedir refugio en México permanecen allí hasta que cumplen los 18 años. Todos los casos son evaluados individualmente. Crédito: Anna Clare Spelman/Univision
10/11
Comparte
Carla y Jimena Márquez son dos hermanas hondureñas de 14 y 9 años que fueron detenidas por las autoridades mexicanas cuando intentaban llegar a Estados Unidos para reunirse con su mamá. El albergue está facilitando este proceso, incluso en el aspecto jurídico. Casos como el de ellas representan apenas entre 1 y 5%. La mayoría de los niños que reciben, buscan emigrar para mejorar su situación económica y la de su familia, pero no porque iban a reencontrarse con algún familiar. Otro tanto lo hace huyendo de la violencia en sus países. Crédito: Anna Clare Spelman/Univision
11/11
Comparte
Los jóvenes se encargan de asear sus habitaciones, lavar la ropa y mantener limpias las entradas de los dormitorios. También hay grupos que atienden la cocina. Carla dice que juega al fútbol y con las niñas del albergue para que así pase rápido el tiempo y pueda estar con su mamá. Crédito: Anna Clare Spelman/Univision
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés