null: nullpx
Muro Fronterizo

El sube y baja que atravesó el muro fronterizo: así se unieron varios niños para jugar en EEUU y México

El arquitecto Ronald Rael colocó tres balancines rosas en la valla fronteriza entre Ciudad Juárez y El Paso para mostrar el equilibrio que hay entre Estados Unidos y México aunque los pueblos estén separados por un muro.
30 Jul 2019 – 2:45 PM EDT

Cuando a Ronald Rael se le ocurrió la idea de crear unos subibajas en la valla que divide Estados Unidos y México, la situación en esa frontera era bastante diferente: la mayoría de quienes trataban cruzarla eran hombres mexicanos solos. Este lunes, cuando finalmente su proyecto se hizo realidad, la mayoría de quienes intentan traspasarla son familias centroamericanas, pero la idea de este arquitecto se sigue manteniendo vigente.

"Se nos ocurrió hace casi 10 años e hicimos unos dibujos y maquetas para mostrar que hay un equilibrio entre EEUU y México económicamente y políticamente, pero queríamos usarlo para demostrar que también hay un equilibrio humano", le dijo Rael a Univision Noticias.

Junto con la arquitecta Virginia San Fratello, el artista y profesor de arquitectura de la universidad californiana de Berkeley aprovechó la estructura de la valla fronteriza que separa Estados Unidos y México para instalar tres balancines rosados para que mexicanos y estadounidenses pudieran jugar juntos en el tramo de la valla próximo al municipio de Sunland Park, Nuevo México, en un punto limítrofe entre Ciudad Juárez (Chihuahua) y El Paso (Texas).

"El muro se convirtió literalmente en un punto de apoyo para las relaciones entre niños y adultos de EEUU y México que se vieron conectados de forma significativa al reconocer que las acciones que tienen lugar en un lado tienen una consecuencia directa en el otro", señaló el arquitecto en un mensaje divulgado a través de Instagram el lunes junto con unos videos y fotos de la instalación que se volvieron virales.

Según le dijo Rael a Univision Noticias, la instalación solo estuvo durante media hora y llegaron familias de El Paso, Ciudad Juárez y la colonia Anapra para jugar con los balancines.

"Estaban muy emocionados y felices. Hasta la Patrulla Fronteriza vino y no participó, pero nos dejaron hacerlo y también creo que ellos estaban un poquito felices mirando", afirma el arquitecto.

Y, aunque asegura que ya tienen muchas solicitudes para replicarlo en otros lugares, dice que por el momento no sabe si podrán hacerlo.


"Usar un subibaja muestra que somos iguales, que podemos estar juntos jugando, divirtiéndonos y el muro corta estas relaciones que tenemos", afirma el arquitecto. "También lo que hace uno en un lado tiene impacto en el otro y eso es lo que es un subibaja exactamente".

Pero el balancín no es el único proyecto de Rael inspirado en el muro. El arquitecto ha creado una serie de instalaciones tomando como punto de referencia la valla fronteriza, uno de sus objetos de estudio.

"El simple hecho de trazar una línea cambia cómo vemos y experimentamos el mundo", explica. "La realidad es que el muro divide vidas, no solo divide lugares sino gente y familias".

📷Los rostros de Améxica: la vida en el límite entre México y Estados Unidos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés