null: nullpx
Incendios

Más de un millón de personas siguen sin luz en Puerto Rico tras un incendio en una central eléctrica

Solo 130,000 abonados recuperaron el servicio este jueves por la mañana. Se espera que la totalidad del servicio quede reestablecida durante la tarde. El gobernador Alejandro García Padilla indicó que los empleados públicos que brindan servicios no esenciales están convocados a reportarse a sus trabajos al mediodía.
22 Sep 2016 – 7:03 AM EDT

Más de un millón de personas siguen sin corriente eléctrica este jueves después de un apagón masivo por un incendio en una planta de electricidad que abastece a la mayor parte de Puerto Rico, dejando sin energía eléctrica a un millón y medio de personas.

El jueves por la mañana, 17 de los 72 municipios de la isla volvieron a tener servicio, según informó la Autoridad de Energía Eléctrica, lo que significa que 130,000 abonados volvieron a tener corriente eléctrica. El resto del servicio se espera que se reestablezca durante la tarde del jueves.

El gobierno de la isla decidió cancelar las clases en el sistema de educación pública para este jueves como consecuencia del apagón masivo, indicó García Padilla citado por el diario El Nuevo Día.

En una conferencia de prensa la noche del miércoles, García Padilla indicó que los empleados públicos que brindan servicios no esenciales están convocados a reportarse a sus trabajos al mediodía, incluyendo a los maestros. Los servidores públicos que brindan servicios esenciales continúan con sus horarios regulares.

El departamento de bomberos informó que ya extinguió las llamas en la planta eléctrica del sur de la isla, que da servicio a la mayoría de los consumidores.

El gobernador Alejandro García Padilla declaró a los reporteros que el incendio comenzó en un interruptor y en un principio destruyó un sistema que proporciona el 30% de la electricidad de Puerto Rico.

"Esto es un evento serio", afirmó. "El diseño del sistema no está hecho para soportar una falla de esta magnitud".

No respondió directamente una pregunta sobre si la compañía eléctrica tiene alguna especie de respaldo en caso de que ocurra una situación similar, o si la isla es golpeada por un huracán.

"Yo asumo toda la responsabilidad", señaló García con respecto al apagón. "Todo el mundo sabe que el problema de mantenimiento es de décadas".


Los hospitales públicos siguen funcionando –excepto por las intervenciones electivas- al igual que el servicio de lanchas y el sistema de transportación pública, excepto el Tren Urbano, que depende del servicio de energía eléctrica, indicó El Nuevo Día.

"Prudencia, esto es un asunto que va a tardar horas", agregó el gobernador, quien también afirmó que "no hay razón para pensar que haya algún tipo de sabotaje interno de la AEE".

La compañía de electricidad sobrelleva una deuda de 9,000 millones de dólares que espera reestructurar, al tiempo que enfrenta numerosas acusaciones de corrupción. Las autoridades de la empresa han dicho que buscan más ingresos para actualizar equipo que, afirman, es obsoleto.

Sin embargo, García dijo que ninguna cantidad de dinero ni de mantenimiento habría evitado el incendio.

El apagón provocó 15 incendios en todo Puerto Rico como resultado del mal funcionamiento de generadores, incluido uno en el lujoso hotel Vanderbilt, ubicado en la popular zona turística de Condado, y otro en la alcaldía del pueblo de Cataño, en la costa norte, indicaron las autoridades. Todos esos incendios ya fueron apagados y nadie resultó herido.

Además generó fallas en el servicio de agua en toda la isla, y las autoridades exhortaron a la población a utilizarla con prudencia.

La falta de electricidad provocó congestionamientos de tránsito en todo Puerto Rico y el gobierno se vio obligado a cancelar el servicio de tren en la capital, además de cerrar un túnel muy utilizado en la región sur. Los comercios, las universidades y las oficinas gubernamentales cerraron temprano, lo que provocó mayor caos en los caminos.

Un policía de tránsito que coordinaba el paso de vehículos fue atropellado y trasladado a un hospital.

"Hago un llamado a las personas para que cooperen y respeten a los conductores, así como a los oficiales gubernamentales... para evitar situaciones lamentables", dijo Miguel Torres, secretario de Transporte.

El apagón irritó a muchos de los puertorriqueños que pasan apuros para pagar las cuentas de luz que, en general, son más costosas que en Estados Unidos. Las personas recurrieron a las redes sociales para exigir saber a dónde va exactamente su dinero.

Puerto Rico está sumido en una crisis económica desde hace una década, y su gobierno trabaja para reestructurar una deuda pública de casi 70,000 millones de dólares que el gobernador ha dicho que es impagable.

Lea también:


Publicidad