null: nullpx
Tormentas y Huracanes

Nueva Orleans enfrenta doble amenaza con la llegada de Barry a Louisiana

La ciudad de Louisiana está desde el miércoles azotada por fuertes lluvias y en estado de emergencia. El Centro Nacional de Huracanes anticipa que la tormenta se convierta en huracán en las próximas horas. Sigue aquí los datos, imágenes de satélite y probabilidad de vientos con la información oficial más reciente.
Publicado 10 Jul 2019 – 11:46 AM EDT | Actualizado 12 Jul 2019 – 5:25 PM EDT

La tormenta tropical Barry se formó en el Golfo de México en la tarde de este jueves y su presencia frente a las costas de Louisiana representa un nuevo reto para las autoridades debido a una situación que podría no tener precedentes a pesar de que esa región ya ha sido devastada en el pasado por estos fenómenos naturales.

El Servicio Nacional de Meteorología está advirtiendo que la confluencia de dos problemas -la crecida del río Mississippi y las marejadas en el Golfo de México a causa de la tormenta- podrían traer graves inconvenientes para los habitantes de Nueva Orleans, ya golpeados por inundaciones en las últimas horas.

La cota del nivel de las aguas en el río se encuentra en 16 pies y si para el sábado se eleva otros tres, esto significa que la zona estaría experimentando una crecida no vista desde 1950.

A esto se agregan las marejadas de dos a tres pies para el mismo día en la desembocadura del Mississippi, cuando Barry toque tierra en algún punto de la costa de Louisiana probablemente este sábado.

En declaraciones a CNN el hidrólogo Jeffrey Graschel, quien trabaja en el Centro de Predicciones del Bajo Mississippi, indicó que "esta es la primera vez que tendríamos un sistema tropical con niveles de las aguas tan altos en el río".


En el más reciente reporte del Centro Nacional de Huracanes (CNH) se indicaba que Barry se movía lentamente hacia el Norte, con vientos de hasta 50 millas por horas, y que es muy probable que se convierta en huracán entre el viernes en la tarde y la madrugada del sábado, por lo que han sido emitidas advertencias de huracán para los habitantes de Louisiana.

Más de dos millones de personas están bajo aviso o advertencia de huracán en la medida en que Barry se acerca a la costa. En algunos puntos se unirán tres factores: además de la crecida del Mississippi y las marejadas ciclónicas, se unirán las fuertes lluvias.

Al sureste de Nueva Orleans muchos residentes están protegiendo sus viviendas con los tradicionales sacos de arena y en zonas más peligrosas ya han sido evacuadas unas 10,000 personas en porciones de la ribera este de la parroquia de Plaquemines donde fluyen las últimas 70 millas del río Mississippi antes de desembocar en el Golfo.
También ha habido evacuaciones en la parroquia Lafourche Jefferson.

Distintos modelos estiman que será el sábado cuando toque tierra en ese estado con fuertes vientos y precipitaciones. Aunque todavía no ha sido reportado por el CNH, no se descarta que Texas escape a los efectos de este sistema. De hecho uno de los modelos (el UKMET) estima que la tormenta se mueva más hacia el oeste y entre a la costa central de Texas.

El meteorólogo de Univision, Albert Martínez, escribió en su cuenta de Twitter que podría convertirse en huracán de categoría uno incluso antes de tocar tierra este sábado.

En fotos: Nueva Orleans inundada y en 'estado de emergencia' por fuertes tormentas

Loading
Cargando galería

El gobernador del estado de Louisiana, John Bel Edwards, y la alcaldesa de Nueva Orleans, LaToya Cantrell, declararon este miércoles la emergencia en el estado y la ciudad.

Edwards pidió a los residentes prepararse para la tormenta, y algunas imágenes en redes sociales ya muestran estanterías de alimentos y agua que quedaron vacías.

"Esto va a ser un suceso en Louisiana con inundaciones en la costa y fuertes lluvias que potencialmente pueden impactar en todo el estado. Nadie debería tomarse esta tormenta a la ligera. Como todos sabemos demasiado bien en Louisiana, baja intensidad no significa necesariamente bajo impacto", alertó el gobernador Edwards.

Por su parte, la alcaldesa Cantrell informó que ya activó el plan de contingencia y que las cortes municipales están cerradas.

"Debido a las intensas tormentas eléctricas y al potencial adicional de vientos con fuerza de tormenta tropical o de huracán y de tormentas eléctricas adicionales, Nueva Orleans puede experimentar severas inundaciones localizadas y vientos de gran intensidad que podrían poner en peligro la vida, causar lesiones y posibles daños materiales", dijo Cantrell en el comunicado que compartió en sus redes sociales.

"El lento movimiento de este sistema resultará en la larga duración (del fenómeno) con amenaza de fuertes lluvias a lo largo de la costa central del Golfo y tierra adentro en el Valle del Bajo Mississippi este fin de semana y potencialmente la semana próxima", indico el Servicio Nacional de Meteorología.


Publicidad