null: nullpx
Coronavirus

Juez federal ordena examinar de coronavirus a todos los reclusos y personal de un centro de detención de ICE en Bakersfield, California

La mitad de los internos en el centro dieron positivo por coronavirus. Los abogados que los representan alegan que el brote "podía haberse evitado".
17 Ago 2020 – 10:14 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El juez de la corte federal de distrito, Vince Chhabria, ordenó a la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y al grupo GEO, que tiene la administración privada del Centro de Detención Mesa Verde, en Bakersfield, California, que realicen de inmediato pruebas de coronavirus a todos los reclusos y al personal, luego de que se reportaron 52 reos contagiados de un total de 104 internos.

Uno de los infectados por el coronavirus fue Christian Orellana, de 22 años, quien sufre de esquizofrenia, y a quien un juez de inmigración le había aprobado su caso de asilo el 30 de junio y debería haber sido liberado.

Sin embargo, ICE apeló la decisión el 24 de julio y cinco días más tarde fue diagnosticado con el covid-19 en dicho centro de detención.


“Mi cliente fue uno de los primeros enfermos; él comenzó a sentir náusea y vómitos y no lo atendieron en Mesa Verde”, dijo a Univision Noticias, la abogada Ámbar Tovar, de la Fundación Unión de Campesinos de California (UFW).

Añadió que otra abogada con quien ella trabaja llamó a una ambulancia al 911 para que fueran a recogerlo “y en Mesa Verde no le permitieron el ingreso”.

El brote de coronavirus podría haberse evitado

Después de conocer que 54 de 104 reclusos en Mesa Verde que fueron examinados a principios de la semana pasada dieron positivo a la enfermedad, el juez Vince Chhabria ordenó que se realizaran pruebas a todos los internos.

“Estoy ordenando que se haga de inmediato (la aplicación de las pruebas) y que nadie deje de trabajar hasta que esté terminado”, dijo el juez a los abogados de ICE y al contratista privado, el grupo GEO, que administra la instalación, según la defensora pública adjunta EmiMcLean, de Public Defender de San Francisco. La oficina representa a los reclusos en las instalaciones de Mesa Verde, ante el Tribunal de Inmigración de San Francisco.


MacLean dijo que el juez citó la “indiferencia deliberada” de ICE y del grupo GEO, y dijo: “No hay duda de que este brote (de coronavirus) podría haberse evitado”.

Los resultados iniciales de las pruebas rápidas efectuadas el sábado pasado resultaron en 11 casos positivos más, dijo la abogada MacLean.


La abogada McLean, sus homólogos de la Fundación para la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en el norte de California y de la Defensoría Pública en San Francisco entablaron una demanda colectiva el 5 de agosto contra David Jennings, director interino de la oficina de ICE, en San Francisco, Matthew T. Albence, subdirector y quien desempeña las funciones de Director del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EEUU, y Nathan Allen, director del Centro de Detención de Mesa Verde.

Sin embargo, desde marzo la ACLU ya había alertado al gobierno federal del temor de los reclusos a contagiarse del coronavirus, porque, aseguraban que les resulta imposible mantener el distanciamiento social en el interior del centro de detención o porque no podían tener acceso a lavarse las manos de manera constante, como medidas de prevención para la propagación del coronavirus.


“El temor latente de los reclusos con condiciones médicas frágiles es el riesgo a enfermarse”, dijo a Univision Noticias la abogada de ACLU, Adriana Salceda. “La posibilidad de que mueran ahí está, aunque ellos saben que en estos tiempos de coronavirus esas personas están más seguras y protegidas con sus familiares que en esos centros de detención”.

La abogada señaló que si alguien fallece en el Centro de Detención de Mesa Verde, la responsabilidad correspondería al gobierno federal y a la Corporación GEO que tiene el contrato privado, hace dinero y se beneficia de la detención de los inmigrantes".

"Eso lo hemos repetido siempre al juez y realmente no hemos visto verdaderos cambios en Mesa Verde, pero sabíamos lo que iba a suceder, y después del brote ya era demasiado tarde querer arreglar el problema”.

Gabriel Archer, portavoz de ICE en San Francisco, no respondió a Univision Noticias si existe alguna razón en particular por la que los detenidos en el centro de detención de inmigrantes de Mesa Verde en Bakersfield, California, no fueron sometidos a pruebas de covid-19, antes del brote.


Sin embargo, refirió a información oficial sobre detenidos de ICE que dan positivo al COVID-19, que está publicada en este enlace, e indica que “ICE transporta a personas con síntomas graves o aquellas que requieren niveles altos de atención o monitoreo a hospitales especializados en cuidado de alto riesgo”.

En su respuesta por escrito, Archer indicó: “ICE no puede comentar más debido a un litigio pendiente”.

Al 14 de agosto, la población en custodia de ICE en centros de detención en EEUU incluye a 21,402 personas, de las cuales 1,124 han dado positivo al covid-19 y dos son mantenidas en aislamiento.

“Mi cliente (Christian Orellana) se ha recuperado del coronavirus, pero teme volver a contagiarse”, dijo la abogada Ámbar Tovar. “Cuando se enfermó tuvo fiebre alta, dolores musculares, hasta colapsó, y cayó al piso, pero cuando sus compañeros intentaron pedir ayuda, un guardia de Mesa Verde les dijo que le pidieran que levantara por su propio pie y se fuera caminando a la celda; a raíz del covid-19 la condición mental de Christian se ha agravado y hasta tiene pensamientos suicidas, a pesar de que me ha dicho por teléfono que tiene miedo de morir en ese lugar”.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés