null: nullpx
Coronavirus

"El hogar no es un lugar seguro para muchas mujeres": qué significa el covid-19 en casos de violencia doméstica

Para muchas víctimas de violencia doméstica, el tiempo en aislamiento puede agravar los peligros de vivir con un abusador. Los tribunales de todo el país han tomado disposiciones especiales para que las víctimas de abuso mitiguen las consecuencias de la propagación del virus. Algunos jueces hacen audiencias por videoconferencias para evitar demasiados retrasos.
Por: Alana Wise,Emily Alfin JohnsonyHady Mawajdeh,
29 Mar 2020 – 01:09 PM EDT

Mientras los funcionarios de salud luchan por detener la propagación de covid-19, muchas personas enredadas en el sistema de justicia de Estados Unidos, incluyendo quienes han denunciado violencia doméstica y aquellos con audiencias judiciales pendientes, se quedan con la difícil pregunta de lo que vendrá después.

Varias agencias han optado por incorporar llamadas en teleconferencia y otras soluciones remotas para apoyar mejor a quienes lo necesitan, pero para muchas víctimas de violencia doméstica el tiempo en aislamiento puede agravar los peligros de vivir con un abusador.

“Se insta a las personas a quedarse en casa y practicar el distanciamiento social para protegerse y proteger a otros de la exposición al covid-19. Desafortunadamente, el hogar no es un lugar seguro para muchas mujeres”, dijo Susan B. Sorenson, profesora de la Universidad de Pensilvania y directora del Centro Ortner sobre Violencia y Abuso.

Read this article in English

Sorenson recordó el reciente aumento en las verificaciones de antecedentes para la compra de armas de fuego a través del Sistema Nacional de Verificación Instantánea del gobierno federal. Estas verificaciones suelen aumentar luego de eventos masivos en los medios de comunicación, como elecciones, crímenes importantes y catástrofes naturales, como pandemias mundiales. Aunque imperfectas, las verificaciones de antecedentes pueden ser un indicativo de la venta de armas.

“Tengo curiosidad por ver si aumentan los homicidios entre parejas. Es probable, porque es con ellas con quienes las personas se están aislando: con sus familias”, dijo Sorenson.

Se estima que 900,000 mujeres que aún están vivas hoy han disparado o recibido disparos de una pareja. Entre 2010 y 2017, los homicidios entre parejas que involucraron armas aumentaron en un 26% según un estudio de 2019 publicado en la revista Violencia y Género.

“Cuando las sobrevivientes se ven obligadas a permanecer en el hogar o cerca de su abusador por períodos más largos, este último puede usar cualquier herramienta para ejercer control sobre su víctima, incluida una preocupación nacional de salud como el covid-19”, escribió en un post en su sitio web la Línea Nacional de Violencia Doméstica.

“Un abusador puede aprovechar una situación ya estresante para obtener más control”.

Casos en el sistema de tribunales

Los tribunales de todo el país, incluidos Washington, D.C. y Carolina del Norte, han tomado disposiciones especiales para que las víctimas de abuso mitiguen las consecuencias de la propagación del virus.


El Tribunal Superior del Distrito de Columbia está limitando los casos que escuchará hasta el 1 de mayo, de acuerdo con la orientación de los funcionarios de salud para evitar espacios públicos. Para los casos de violencia doméstica, esto significa que todas las órdenes de restricción y protección, también conocidas como órdenes de protección temporal y de emergencia, se extienden hasta entonces.

En Carolina del Norte, los tribunales están trabajando para mantener los casos en movimiento.

“A la violencia doméstica no le preocupa en absoluto el coronavirus”, dijo Stephanie Satkowiak, especialista en violencia doméstica del Poder Judicial de Carolina del Norte. “Mi directriz en este momento es que el trabajo es como siempre. Los juzgados y las oficinas permanecen abiertos”.

Eso significa que los tribunales de violencia doméstica de Carolina del Norte siguen funcionando, aunque retrasan la programación de las audiencias.

Las víctimas de abuso aún pueden solicitar ex parte —una audiencia de solo una de las partes en la disputa— u órdenes de emergencia.

En los tribunales estatales en todo el noreste de Ohio, las comparecencias se están convirtiendo en la prioridad para que se pueda establecer una fianza, incluso para casos de violencia doméstica. Esto se produce en respuesta a la creciente presión sobre los funcionarios de la corte y la cárcel para limitar el número de confinamientos y hacer espacio para poner en cuarentena a los presos enfermos.

En el lado federal, las personas siguen siendo detenidas cuando se les acusa de delitos —y comparecen ante un juez antes de ser recluidos.

La jueza Barbara Lynn, jefe del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Norte de Texas, dice que los tribunales federales de todo el país están tomando algunos de los pasos más serios que ella haya visto.

Para proteger al personal de la corte y al público, cada distrito y circuito decide las adaptaciones apropiadas en concierto con los funcionarios locales. Puede encontrar lo último para cada distrito aquí.

En el norte de Texas significa que los casos civiles federales y los juicios por jurado penal se posponen hasta el 1 de mayo.

“En realidad no fue justo exigirles que cumplieran con ese deber dadas las circunstancias”, dijo Lynn. “Operan en condiciones muy cerradas”.

Mientras tanto, los jueces se apoyan en videoconferencias para algunas audiencias para evitar demasiados retrasos mientras el sistema opera a una capacidad reducida.

Lynn dijo que planea continuar con sus obligaciones en la corte, incluso si tiene que hacerlo desde casa. Y cree que otros jueces en su distrito están sopesando las posibles sentencias para los delincuentes, para poder avanzar con los procedimientos de sentencia.

“Eso significa que si la sentencia de alguien ya ha sido cumplida, tendríamos una audiencia para que la persona no tenga que pasar más tiempo tras las rejas”, explicó.

Cárceles y prisiones

Los expertos han expresado su preocupación por la propagación del coronavirus en las cárceles y prisiones, tanto entre la población aún no condenada como entre los ocupantes más permanentes, a través de instalaciones abarrotadas y mal ventiladas, entre los reclusos y más allá, hasta quienes no están encarcelados.

Según lo informado por WAMU en un relato de primera mano, la semana pasada el personal de una cárcel de Washington, D.C. usó máscaras y guantes protectores, mientras que recordatorios frecuentes para lavarse o desinfectarse las manos sonaron en el sistema de anuncios públicos.

La Oficina Federal de Prisiones, que administra 122 prisiones en todo el país, suspendió las visitas sociales a sus instalaciones hasta mediados de abril, y las visitas legales durante el mismo período, excepto por algunas excepciones hechas caso por caso.

Sin embargo, todavía se produce movimiento dentro y fuera de los edificios correccionales, particularmente entre los empleados.

“Dado que el personal de la cárcel y los prisioneros tienden a ser más jóvenes, uno piensa inicialmente que no va a ser un gran problema”, dijo el médico Robert Greifinger en una entrevista con NPR la semana pasada.

“Pero recuerda que el personal trabaja por turnos, entran y salen de las instalaciones, y pueden estar llevando esa infección a las personas que tienen sistemas inmunes comprometidos”.

Mantenerse seguro

Más de la mitad de las mujeres víctimas de violencia de pareja en Estados Unidos son asesinadas por un arma de fuego, y un estudio de julio de 2019 encontró que una mayor tasa de posesión de armas se asocia con una mayor tasa de homicidios de violencia doméstica.

A nivel nacional, se han realizado esfuerzos para fortalecer la protección a las víctimas de la violencia de pareja, incluida la legislación que limitaría el acceso de los abusadores a las armas.

Maryland es uno de los 13 estados, así como el Distrito de Columbia, que ha promulgado órdenes de protección contra riesgos extremos, que autorizan a las fuerzas del orden público a retirar armas de las casas de personas peligrosas, incluidos presuntos abusadores. En 2015, casi 2000 mujeres fueron asesinadas por sus parejas.

Para las personas aisladas en el hogar en una situación insegura durante el brote de covid-19, la línea directa nacional de violencia doméstica ha sugerido lo siguiente:

Crear un “plan de seguridad”. Aquí se muestra cómo.
Practica el autocuidado.
Busca ayuda. Ponte en contacto con familiares, amigos o comunícate con la línea directa nacional de violencia doméstica.

Si necesitas ayuda, para ti o para un amigo, llama a la Línea Directa Nacional para la Violencia Doméstica

:

1-800-799-SAFE (7233)

1-800-787-7224

Si tienes problemas de audición, puede enviar un correo electrónico:

deafhelp@thehotline.org o videollamada 855-812-1001

Jason deBruyn y Matthew Richmond contribuyeron a este informe. Guns & America es un proyecto de informes de los medios públicos sobre el papel de las armas en la vida estadounidense.


📷Colas en supermercados pero también en tiendas de armas: el coronavirus desata compras nerviosas

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés